Your address will show here +12 34 56 78
Estudiantes de tercer año de la carrera participaron en simbólico evento.
 
Usando por primera vez y de manera formal el icónico uniforme de colores blanco y morado, 38 alumnos que cursan tercer año de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso fueron los protagonistas de la ceremonia de Investidura 2018.

El evento, organizado por la Escuela de Nutrición, fue liderado por su directora, Marcela Alviña, quien estuvo acompañada por el jefe de carrera, profesor Rafael Jiménez, junto a académicos, funcionarios y familiares de los estudiantes que se invistieron.

Tal como lo expresaron las autoridades, esta ceremonia constituye un hito en la formación de los estudiantes, dado que marca el comienzo del uso del uniforme que los distingue como estudiantes de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso.

La directora Marcela Alviña y luego la profesora Silvia Sepúlveda dirigieron unas palabras a los alumnos y asistentes del evento. Ambas destacaron el simbolismo del momento que compartieron con los estudiantes, que sella el paso desde los primeros años de formación general al comienzo de las prácticas más cercanas al quehacer del nutricionista, por lo que se configura como un reconocimiento de dicha transición de los estudiantes en formación.

Siguiendo con la ceremonia, cada uno de los estudiantes fue llamado al estrado y las profesoras Carolina Henríquez, Paola Vera y Daniela Pincheira fueron las encargadas de entregar las respectivas piochas institucionales a los alumnos.

Matizó el evento el estudiante Renzo Rodríguez, quien realizó una interpretación musical en charango.

Alumnos investidos
Leslie Aroca Muñoz, María José Pizarro Salinas, Carlos Rivacoba Estay, Melissa Cortés González, Daniel Rojas Ayala, Valentina Villegas Westwood, Melanie Cáceres Osores, Mauro Acevedo Faúndez, Fernanda Figueroa Ajraz, Javiera Carvajal Cabrera, Fernanda Martínez Villaseca, Nadia Pavez Lizana, Camila Aguayo Villarroel, Gabriel Parra Navarrete, Valeria Olivares Osorio, Jemmilin Henríquez Cádiz, Yeily Saavedra Leiva, Catalina Lara Villalón, Sayen Sobarzo Loo, Lena Rodríguez Salamanca, Edith Arancibia Villalón, Savka Álvarez Segovia,Vanesa Olea Donoso, Viviana Saldívar Ávila, Fernanda Ávila Torrecilla, Kamila Díaz Muñoz, Geraldine Oyaneder Montano, Daniela Jara Pérez, Romina Corrotea Vergara, Paula Gajardo Fernández, Camila Parada Valenzuela, Angie Pintado Sánchez, Renzo Rodríguez Pesenti, Karen Alarcón Assadi, Asiney Pavez Leiva, Bastián Vilches Valenzuela, Valentina Mena Gil, Jimena Ríos Muñoz.







0

La actividad la llevaron a cabo estudiantes de cuarto año de la carrera de Nutrición y Dietética.
 
Con una divertida pero también educativa jornada finalizaron la semana los alumnos del Colegio Saint André de Playa Ancha. La comunidad escolar participó en la Feria de Alimentación Saludable, que organizaron estudiantes de cuarto año de la Carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso.

La actividad se enmarcó en el curso de Intervención Nutricional Comunitaria, que dicta la doctora Catalina González.

Los cerca de cincuenta estudiantes en formación planificaron, diseñaron y llevaron a cabo un modelo de trabajo y desarrollo de producto (material didáctico) basado en el marketing social. A esto se suman una serie de dinámicas lúdicas y educativas, orientadas a fomentar la alimentación sana en la comunidad escolar. Fue así que en el patio del establecimiento levantaron seis stands temáticos y vinculantes, donde los jóvenes universitarios promocionaron el consumo de colaciones saludables para el recreo, alimentos altos en fibras, preparación de desayunos nutritivos, ingesta de frutos secos, un mayor consumo de frutas y verduras y, por supuesto, fomentar el beber agua saludable.

“El desafío de esta actividad, con la cual finaliza el curso, es que los niños participen de una jornada atractiva para ellos y además que relacionen el pasarlo bien con la alimentación saludable. Porque para pasarlo bien no necesitan tomar Coca Cola o comprar la Cajita Feliz en el McDonald’s, puede pasarlo bien bebiendo una agüita de manzana con canela o ingiriendo una colación saludable”, afirmó la académica.

Los estudiantes evaluaron positivamente la jornada. Así lo avala el testimonio de la alumna de Nutrición Sofía Bichara, quien estuvo a cargo del stand que vinculaba el consumo de frutos secos y su potencial energético.

“El stand de nosotros se llama ‘Siente el rayo de energía’. En el fondo la feria saludable busca enseñarles a los niños a que existen buenas opciones de comer sano. El objetivo es motivarlos con distintas estrategias e hicimos hasta un video que promociona el consumo de frutos secos para tener más energía. Además si bien aquí tenemos maní y almendras, que los niños suelen conocer, también les dimos a degustar plátanos y berries deshidratados para que vayan innovando, variando y ampliando el abanico de alimentos sanos a los que pueden optar“, afirmó.

Su compañero Ignacio González también estuvo con los escolares en el aula, indagando sobre sus hábitos alimenticios y detectaron un bajo consumo de frutas y verduras en menores de 3º y 4º año básico. “Y quisimos incentivar el consumo de frutas y verduras creando juegos para los escolares y premiándolos con una brocheta de frutas. Es muy gratificante ver que los niños están aprendiendo lo que se preparó para los diferentes stands sobre educación alimentaria“, aseguró.

La jornada, que se realiza por segundo año consecutivo en el establecimiento educativo, fue evaluada positivamente y ya se observan los beneficios de la intervención en la comunidad escolar. Así lo comentó la directora del colegio, la profesora Giselle Escarpenter Feliú. “Los niños han empezado a tomar conciencia. En el fondo son ellos los que han empezado a llevar al hogar ciertas sugerencias o indicaciones que han aprendido acá. Te doy un ejemplo: actualmente los niños ya no beben jugos envasados o procesados para los recreos, la gran mayoría trae una botella con agua, Y este nuevo hábito ha sido producto de la intervención que hicieron los estudiantes de Nutrición el año pasado. Por eso estamos muy agradecidos con la Universidad de Valparaíso. Creo que la vinculación con nuestro colegio es de un tremendo valor”, destacó la directora.






0

Se trata de los profesores Samanta Thomas, doctora en Ciencias, mención Investigación y Desarrollo de Productos Bioactivos y Fernando Rojas, PhD en Management.
 
Una buena noticia recibió la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso y por partida doble, dado que dos de sus académicos cursaron exitosamente sus respectivos programas de doctorado y obtuvieron su nuevo grado académico.

Se trata de los profesores Samanta Thomas, actualmente doctora en Ciencias, mención Investigación y Desarrollo de Productos Bioactivos y Fernando Rojas, hoy PhD en Management.

Para ambos el realizar un programa de doctorado fue un desafío importante.
“El doctorado es un proceso intenso y muy demandante, en donde el estrés emocional muchas veces es superior al intelectual. Pero cuando uno cuenta con el apoyo familiar incondicional todo este largo y tortuoso proceso se ablanda”, sostuvo la doctora Thomas.

En la misma línea, Fernando Rojas expresó que “la experiencia fue muy interesante, dada la posibilidad de conocer múltiples áreas de desarrollo de mi interés, la posibilidad de generar colaboraciones y redes de trabajo. También el haber sido becario CONICYT me dio la chance de realizar una pasantía en el extranjero, la cual realicé durante seis meses en el Instituto de pos graduados de administración (COPPEAD) perteneciente a la Universidad  Federal de Rio de Janeiro.

El área de especialización de la doctora Thomas se orienta al estudio de polifenoles en alimentos y su relación con la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas no transmisibles. Por su parte, el doctor Rojas explicó que el programa de  doctorado en Management tiene cuatro líneas de desarrollo: Estrategia, Finanzas, Operaciones y Marketing., pero su especialización es la investigación de Operaciones, vale decir el uso de modelos matemáticos, estadística y algoritmos con el objeto de realizar un proceso de toma de decisiones.

“En lo particular, es de mi interés transferir el conocimiento generado a las instituciones que he abordado en mi trabajo. Para esto deberé ir en busca de fondos públicos o privados que me permitan proteger en primer término las soluciones concebidas y posteriormente empaquetarlas para una transferencia a los sectores productivos que puedan escalarla. También pretendo colaborar en las líneas de investigación que se llevan a cabo en mi facultad y en la UV, mediante el uso de la investigación de operaciones aplicada a distintos procesos de toma de decisiones que la puedan requerir”, señaló el doctor Rojas.

Finalmente, Samanta  Thomas afirmó que continuará trabajando con polifenoles de frutos nativos chilenos y su uso potencial en la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles, pero ahora en modelos experimentales pre-clínicos y estudios celulares.




0

El evento reunió a autoridades universitarias, académicos y funcionarios, junto a familiares y amigos de los jóvenes titulados.


Acompañados por sus padres y familiares cercanos, 52 egresados de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso recibieron su título profesional, en una solemne ceremonia realizada en el auditorio de la Facultad de Arquitectura.

Al evento concurrieron autoridades universitarias y de campos clínicos; profesores y funcionarios; así como también profesionales del área; representantes de empresas del área de Alimentos y Nutrición, estudiantes en formación y egresados.

Lideró la ceremonia la decana de la Facultad de Farmacia, María Soledad Lobos. La acompañaron la secretaria de Facultad de Farmacia, Cecilia Rubio Lagos; la directora de Escuela de Nutrición y Dietética, Marcela Alviña Walker y el jefe de Carrera de Nutrición y Dietética, Rafael Jiménez Lira.

Durante la jornada el profesor Jiménez pronunció cálidas palabras de despedida a los nuevos profesionales, instándolos a servir con pasión y responsabilidad.

Luego los jóvenes uno a uno fueron llamados para subir al estrado para recibir de manos de sus familiares el diploma que los titula como nuevos nutricionistas.

Matizó la ceremonia la Agrupación Musical de Cámara Universidad de Valparaíso.

A continuación, la directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, Marcela Alviña Walker, les tomó juramento a los nuevos profesionales.

Durante la ceremonia se distinguieron a los siguientes estudiantes: Carla Escobar Pizarro; Cinthya Hernández Velis; Paulina Novoa Vergara; Bárbara Saure Jara; Silvina Villegas Arias; Samantha Gallero San Martín; Diego López Gutiérrez y Gilena Ceballo Gajardo.

Titulados
Daniela Allendes González; María Elena Álvarez Molina; María Paz Ávila Sánchez; Tamara Bahamondes Cifuentes; Giannella Barisione Biso; Gabriela Barrera Mulatero; Leonor Brieba Montero; Bárbara Cabanilla Cortés; Macarena Carrasco Valdebenito; Yaritza Castillo Serey; Gilena Ceballo Gajardo; Valeria Celedón Vidal; Bárbara Córdoba Figueroa;  Carla Escobar Pizarro;  Samantha Gallero San Martín;  Javiera González Bustos; Jeanette González Sánchez; Macarena Henríquez Bustamante;  Paula Hernández González; Cinthya Hernández Velis; Dennis Hodge Alvarado; Karen Mallea Céspedes;  Camila Martínez Chávez; Camila Martínez Machuca; Bastián Martínez Mondaca; Paulina Novoa Vergara; Bárbara Páez Rebusnante; Renato Ramírez Reyes; Luciana Rodríguez Araya; Valentina Rodríguez Leiva; Bárbara Saure Jara; Karla Spencer Flores; Camila Stagnaro Bustamante;  Arlette Troncoso Contreras;  Viviana Valero Jara;  Silvina Villegas Arias; Daniela Vivanco Gatica y Jesse Zambra Urbina.


0

Se trata de la nutricionista Ximena Palma, quien se certificó para llevar a cabo un estudio nutricional en latinos.

 
Durante tres meses la nutricionista Ximena Palma, magíster en Ciencias Biológicas mención Nutrición y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso, realizó una pasantía en el Departamento de Nutrición de Harvard TH Chan School of Public School, junto a la doctora Josiemer Mattei.


Tal como lo relata la nutricionista, esta oportunidad surge como una inquietud personal, con el objetivo de mejorar sus habilidades en el ámbito de la investigación, y se concreta porque en el 2016, durante su participación en un Congreso en Massachusetts, tras visitar el Departamento de Nutrición de Harvard, conoció a la doctora Mattei, con quien mantuvo contacto todo este tiempo y quien finalmente la recibió como parte de su grupo de investigación, aportando a los proyectos vigentes y desarrollando un estudio personal.


“De manera específica, realicé trabajo de campo en un proyecto sobre características de la alimentación en latinos que viven en Massachusetts y para el cual tuve que realizar previamente el curso Biomedical Research Investigators y así obtener mi certificación para trabajar con seres humanos, cosa que es obligatoria en Estados Unidos. Lo bueno de esta certificación es que fue bajo los requerimientos de la Universidad de Harvard y dura tres años, por lo puedo seguir trabajando con ellos sin problemas durante este tiempo y luego recertificarme”, advierte.


Ximena Palma agrega con respecto a su proyecto: “Realicé un estudio transversal para evaluar la asociación entre el consumo de grupos de alimentos de distinta calidad nutricional y saludable y la región de residencia en Chile, con el foco del análisis en el acceso a estos alimentos, y en este momento nos encontramos en proceso de redacción del paper. Y como bono, participé como oyente en una asignatura que coordinaba el director del departamento, doctor Walter Willet, y participar en algunos seminarios y conferencias durante el tiempo que estuve ahí, porque la oferta es tremenda, en la Universidad y en Estados Unidos”.


La académica señala que el departamento de Nutrición de Harvard es muy diverso, y en esa diversidad se sustenta su enorme productividad. “En el caso de la doctora Mattei, su línea de investigación está enfocada en los factores genéticos, dietarios y psicosociales de las enfermedades cardiometabólicas (obesidad, diabetes mellitus y enfermedades cardiovasculares), con énfasis en la población de hispanos/latinos en Estados Unidos y algunos países de Latinoamérica”, sostiene.


La nutricionista valoró positivamente la experiencia: “Fue increíble, en todo sentido. Desde el punto de vista profesional, ya el hecho de estar ahí y de convertirme momentáneamente en uno más del grupo para mí era una ganancia enorme. Si además sumo todo lo que aprendí, y la relación que se estableció con Josiemer y con una postdoc del grupo, con quienes seguiremos trabajando para terminar el paper y en otras ideas que quedaron planteadas, definitivamente cumplí con los objetivos planteados. Y desde el punto de vista personal, me encanta viajar y todo lo que eso implica, y fue especialmente rico porque esta vez viajé con mi familia, así es que disfrutamos mucho visitando lugares que no conocíamos y volviendo a otros que nos gustan, conociendo gente y comiendo rico”, reconoce.


La académica, además, destaca el trabajo en equipo que se desarrolla en Harvard. “Cada uno trabaja en su proyecto y cada dos semanas nos reuníamos para contar lo que estábamos haciendo y recibir retroalimentación, tanto en los aspectos conceptuales como metodológicos. Creo que esa es una clave para la tremenda productividad del grupo en donde estuve, porque publican varios papers al año y se adjudican proyectos grandes, fundamentalmente financiados por el National Institutes of Health (NIH). Hay mucha asociatividad también, tanto interna como con otras universidades o centros de investigación, lo que enriquece la discusión y las propuestas, cosa que a mi parecer es especialmente importante en alimentación y nutrición, pensando en la multifactoriedad de la obesidad y de las enfermedades crónicas no transmisibles, por ejemplo”.


0

Los académicos participantes pertenecen a las Facultades de Farmacia, Medicina y Arquitectura.
 
“Innovavión social y tecnológica para potenciar unidades de negocios asociadas a la etnofarmacia de Rapa Nui”, es el nombre del proyecto FIC que fue recientemente adjudicado a un grupo interdisciplinario de académicos de la Universidad de Valparaíso.
 
El proyecto está centrado en el rescate y puesta en valor del conocimiento etnofarmacéutico patrimonial transmitido de generación en generación, respetando el medio natural, cultural y social y trabajando en forma colaborativa con la comunidad Rapa Nui para generar la innovación.
 
La directora del proyecto Cecilia Rubio, investigadora de la Facultad de Farmacia, señala que el equipo trabajará con un grupo de isleñas que se dedican a la sanación colaborando con el Hospital Hanga Roa dentro del box intercultural habilitado especialmente para ello.
 
“Además, se trabajará en paralelo con las sanadoras que aplican su sabiduría en forma de micro emprendimiento. Las mejoras a la calidad de las prestaciones, a través de un incremento de habilidades y competencias de las sanadoras, la incorporación del concepto sistema producto orientado a la puesta en valor de su patrimonio intangible y productivo, mejoras en la infraestructura, autentificación de calidad y comprobación de actividad biológica de los productos que utilizan, manejo de unidades de negocios y consolidación de una ruta turística que garantice la perdurabilidad del patrimonio cultural, son parte de las actividades de este proyecto”, detalla.
 
Etnofarmacia
Tal como lo explica la profesora Rubio la etnofarmacia es el conocimiento relacionado a la preparación y uso de plantas con fines medicinales, que se trasmite de generación en generación.
 
“Esta iniciativa contribuye a mejorar la calidad de vida de los habitantes de Rapa Nui al generar una unidad de negocio a partir de su sabiduría ancestral en etnofarmacia y a la vez contribuye a complementar y armonizar las acciones de salud ejercidas al alero del box intercultural del Hospital Hanga Roa”, afirma la investigadora.

Turismo
Respecto a las beneficiarias indican que son poseedoras de un patrimonio cultural viviente, “a través de la innovación en sus productos que se relacionan con la  etnofarmacia, mantendrán la tradición, contribuirán a mejorar la calidad de vida de la población y generarán una nueva forma de hacer turismo en la región. Esta última sustentada sobre la ruta de etnofarmacia, que vinculada con los operadores turísticos y agencias de viaje, permitirá promover el intercambio de experiencias entre los visitantes y los residentes, en un ambiente respetuoso con el medio natural, cultural y social”.

Impronta patrimonial
El concepto producto-comunicación-servicio que se desarrollará en el proyecto—continua la químico famacéutico- tiene el mérito de abordar de forma participativa, armonizando ciencia, tecnología y tradición, valorizando las características esenciales de los productos, como así también su impronta patrimonial, desde una perspectiva de sostenibilidad, plasmando en el imaginario del visitante de la isla y de los propios isleños, todo el valor cultural vinculado a esta actividad ancestral.
 
“Los beneficiarios son los integrantes de la población de Rapa Nui, principalmente del Grupo Papa Ra`au, constituido por mujeres de diversas edades, con conocimientos en salud tradicional. Además será beneficiara toda la población que actualmente es atendida en el Box intercultural del Hospital Hanga Roa. Igualmente es interesante destacar que forma parte de los asociados que se beneficiarán del proyecto el Liceo Aldea Educativa Isla de Pascua ente educativo intercultural, que tiene como misión trabajar en pos de la cultura Rapa Nui. También este proyecto permitirá a nuestra universidad vincularse con una parte importante de la región de Valparaíso y contribuir a mantener una articulación permanente especialmente con el entorno regional”, sostiene.
 

El proyecto tiene una duración de 18 meses.
 
Participantes
Patricia Carreño, Marcela Escobar, Caroline Weinstein y Cecilia Rubio de la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Farmacia; Carolyn Howard Gavilan de la Escuela de Kinesiología de la Facultad de Medicina, Alan Muñoz de la Escuela de Gestión en Turismo y Cultura y Álvaro Huirimilla y Omar Acevedo de Diseño de la Facultad de Arquitectura.




0

Lo dijo la directora del Centro de Investigación y Desarrollo de Alimentos Funcionales (CIDAF),  Mariane Lutz, académica de la Facultad de Farmacia UV, en el programa Vive Saludable de Radio Viña FM. A continuación los invitamos a ver la entrevista completa, donde la profesora Lutz aporta interesantes contenidos.

www.facebook.com/matinalvivesaludable/videos/524313077970225/



0

Su especialización se orientó al diseño de inhaladores para administración de medicamentos en forma de aerosol.

 

Daniel Moraga es académico de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso y recientemente se graduó de doctor en la prestigiosa Universidad de Texas, en Austin, Estados Unidos, en la división de Molecular Pharmaceutics and Drug Delivery.

Tal como lo explica el profesor Moraga, esta unidad se enfoca en el diseño de sistema de liberación de medicamentos. De ahí que su especialización la desarrollara en la caracterización y diseño de inhaladores para administración de medicamentos en formato de aerosol.

El doctor Moraga adelanta que su proyecto de tesis abarcó el desarrollo de una nueva herramienta de caracterización de aerosoles de uso médico. En la práctica, esta herramienta puede ser utilizada por la industria farmacéutica para evaluar bioequivalencia de inhaladores (aerosoles).

Más detalles de su investigación y de su experiencia en Estados Unidos en la siguiente entrevista.

¿Cómo fue la experiencia de estudiar un doctorado en la Universidad de Texas?

“El programa de doctorado de la Universidad de Texas fue una combinación de trabajo académico, experiencia directa con la industria farmacéutica, y un punto intermedio entre ambos a través del proceso de patentes. El primer año del doctorado fue desafiante, pero también tuve la oportunidad de comprobar el buen nivel preparación que obtuve como Químico Farmacéutico de la Universidad de Valparaíso. Desde preformulación de semisólidos, como cremas y geles, hasta el escalamiento del producto final, el alcance de los proyectos involucró un gran número aspectos tanto en lo científico como en lo regulatorio. Adicionalmente, el programa me permitió participar en diversos internados incluyendo la posición de asistente de investigación en la compañía farmacéutica Pearl Therapeutics en California, así como la posición de agente de licenciamiento de patentes en la oficina de transferencia tecnológica de la Universidad de Texas. Estas experiencias fueron clave en mi formación, ya que consolidaron la postura de emprendimiento que la Universidad de Texas promueve. Así, el programa superó mis expectativas, con su visión clara de la función de una universidad pública como centro de avance tecnológico y su rápida transferencia al mercado”.

¿En qué consistió su estudio de tesis?

“El proyecto abarcó el desarrollo de una nueva herramienta de caracterización de aerosoles de uso médico, que permite medir sus características macroscópicas durante la simulación de la inhalación del paciente. En la práctica, esta herramienta puede ser utilizada por la industria farmacéutica para evaluar bioequivalencia de aerosoles lo que es actualmente el mayor interés de las agencias regulatorias para asegurar el acceso a medicamentos alternativos seguros y eficaces”.

¿Cuándo retornará y a qué unidad de la Facultad se reintegra?

“Espero estar de vuelta a finales de junio para reintegrarme a la Escuela de Química y Farmacia. En el intertanto, estaré trabajando en los proyectos vinculados a mi trabajo doctoral. En específico, una serie de publicaciones aún están en preparación, al igual que una lista de experimentos pendientes. Esto conllevará el consolidar la siguiente fase de trabajo conjunto con la Universidad de Texas, durante el año 2019”.

¿Podría adelantar los proyectos que le gustaría desarrollar en la Facultad?

“En lo personal, uno de los proyectos que realmente me apasiona está relacionado con la intervención en la interfase entre el paciente y el dispositivo de inhalación para el control del asma y el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Actualmente, la forma en que el paciente interactúa con sus inhaladores genera que más de un 70% de las dosis emitidas no llegan a las zonas más profundas del pulmón, aún si están hospitalizados y bajo supervisión. Esto se traduce en cambios en los tratamientos debido a que la eficacia del medicamento queda en duda, sin considerar el factor humano. En gran medida, esto se atribuye a la poca educación que se le da al paciente sobre su uso, pero también a la falta de entrenamiento a los diversos participantes del equipo de salud. Por lo tanto, el desarrollo de estrategias y tecnologías de bajo costo es necesario para disminuir esta brecha en un ámbito que afecta directamente al sistema de salud. Es aquí donde me gustaría llevar mi investigación, donde la transferencia tecnológica pueda ser implementada directamente”.

Finalmente, ¿Cuáles son las fortalezas de la Facultad de Farmacia UV y qué propondría mejorar tras su experiencia académica en Estados Unidos?

“Como exalumno y actual miembro del cuerpo docente de la Escuela de Farmacia, puedo decir que los últimos 15 años han sido de una transformación considerable en la visión de la Facultad. La constante adjudicación de proyectos y el desarrollo de nuevos centros de investigación como el Centro de Investigación Farmacopea Chilena, son una claro ejemplo de las fortalezas de la nuestra comunidad científica y de que vamos en la dirección correcta. Estos proyectos han nacido respondiendo a las necesidades de un país en crecimiento como es Chile. Por lo tanto, y dentro de mis capacidades, me gustaría poner a disposición mi experiencia tanto en la industria como en la academia, para acercar la visión de ambas partes y consolidar nuestro objetivo como universidad. Es el capital humano lo que nos da valor en la sociedad, y la creatividad es la herramienta clave para llevar nuestra visión a la práctica. Creo que nuestros alumnos se beneficiaran en gran medida si se convierten en eje central de este proceso”.

 

Día de la defensa de tesis; de izquierda a derecha: Robert O. Williams III (Jefe de la división Molecular Pharmaceutics and Drug Delivery) , Zachary Warnken (compañero de programa) , Daniel Moraga Espinoza, Hugh D.C. Smyth ( Supervisori doctorado).
 
 
0

El proyecto promueve la vinculación de la Universidad con su entorno.


El Centro Agroecológico El Vergel, ubicado al interior del centro turístico El Edén, en Quillota, actualmente depende de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio de la UV y se proyecta como un área de desarrollo estratégico de alto impacto tanto para la Universidad como para la comuna de Quillota.

Con la firma de un convenio específico de colaboración entre el municipio de esa comuna y la Universidad de Valparaíso, se dio el vamos oficial a la implementación de un innovador modelo de educación interactiva y multidisciplinaria en el Centro Agroecológico El Vergel, ubicado en el sector de El Boco.

Encabezó la ceremonia el rector Aldo Valle; junto al alcalde Quillota, Luis Mella, y la vicerrectora de Vinculación con el Medio UV, doctora Eva Madrid. Los acompañaron el director de Vínculos Institucionales UV, Alejandro Rodríguez; la coordinadora del Centro Agroecológico El Vergel e impulsora del proyecto, María Carolina Henríquez; concejales de la comuna, académicos, estudiantes, directoras de establecimientos educacionales y jardines infantiles de la comuna, junto a directores y funcionarios municipales.

El centro agroecológico se creó el año 2007 gracias a un proyecto Corfo, que permitió la entrega en comodato a la UV de un terreno de 11,5 hectáreas hasta el año 2022.

En el terreno se han realizado varios proyectos que promueven modelos de vida saludable, orientados a jardines infantiles, centros de adultos mayores, como también desarrollo de nuevas tecnologías sustentables con el medio ambiente para agrupaciones y organizaciones vecinales y productivas de la zona. En ello se han vinculado principalmente las escuelas de Nutrición y Dietética y Educación Parvularia, pero también carreras como Ingeniería Civil Industrial, Diseño, Química y Farmacia, Ingeniería Comercial e Ingeniería Ambiental.

Tal como lo señaló la impulsora de la iniciativa, la profesora María Carolina Henríquez, El Vergel será una nueva aula de aprendizaje tanto para la comunidad quillotana y habitantes de ciudades aledañas como también para los estudiantes en formación.

“Acá se va a consolidar un espacio multidisciplinario. Donde no sólo vas a encontrar trabajando a un agrónomo, también lo hará una educadora de párvulos , un ingeniero ambiental, una diseñadora, un nutricionista, un químico farmacéutico o un ingeniero comercial, que son estudiantes de carreras que de a poco estamos integrando para que vengan a El Vergel y de esta manera van a enfrentar problemas y proveer soluciones que les serán útiles después en su vida profesional”, señaló la académica.

La profesora Henríquez afirmó que los estudiantes pueden participar de este proyecto a través de Proyectos DAE, Talleres de Integración del Perfil de Egreso Sello UV (TIPEs) y prácticas profesionales.

Por su parte, el rector Aldo Valle expresó gratitud por el fortalecimiento de la alianza entre el municipio de Quillota y su alcalde, quien además es un destacado ex alumno de la Universidad de Valparaíso, gracias a iniciativas tan innovadoras y con un enorme potencial de desarrollo para todos los participantes.

“Me parece un proyecto fascinante, de gran potencialidad para la misión educativa de la Universidad, porque veo una forma de educación distinta en este valioso proyecto que involucra a toda la institución. El modelo tendrá un impacto cultural, intelectual de consecuencias que hoy día no podemos predecir, pero que a mi juicio son muy promisorias”.

El alcalde Luis Mella, en tanto, celebró los avances presentados en el lugar y cómo este proyecto viene a fomentar el nuevo paradigma de bienestar y felicidad que trabaja la comuna para sus habitantes. “Este proyecto empalma perfecto con nuestro modelo de desarrollo, justamente lo que nosotros buscamos es construir una comuna saludable y humana, innovadora y de gente feliz. Para la municipalidad significa contar con el aporte de profesionales universitarios, de alumnos, junto con la comunidad, todos los que trabajan en un objetivo común”, dijo.


0

El Programa de Intervención Farmacéutica (PIF) es realizado por estudiantes en formación.
 
La directora de la Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya, fundadora del programa de intervención educativa, destaca el trabajo desarrollado por las distintas cohortes de estudiantes de la carrera de Química y Farmacia, durante sus diez años de trayectoria.

 
¿Cómo evalúa el trabajo del PIF en estos diez años?
“El trabajo ha sido arduo, especialmente porque no es usual el ver al químico farmacéutico integrado en el equipo de salud educando a diferentes comunidades, en torno al buen uso de los medicamentos. Sin embargo, y como cualquier trabajo que se realice en forma ordenada y con pasión, hemos tenido satisfacciones muy importantes”.

 
¿Qué hitos destacaría de la trayectoria del programa?
“En una primera etapa las intervenciones la realizaban los estudiantes de curso superior y eran principalmente en colegios (en temas como uso de métodos anticonceptivos, y abuso de alcohol y drogas). Posteriormente, y con la llegada de estudiantes de los primeros años de Química y Farmacia, hemos abarcado toda la comunidad llegando desde preescolares hasta adultos mayores”.

 
¿Quiénes participan y qué los motiva a ser parte del PIF?
“Es importante destacar de que el PIF está formado por estudiantes que en forma desinteresada deciden ocupar su tiempo libre para capacitarse en educación a pacientes e intervenir en diversas comunidades. Este no es un curso electivo, y no está asociada a ninguna retribución monetaria, ni académica. Es frecuente ver que nuestros estudiantes una vez que ingresan al PIF siguen año a año en él, sirviendo de monitores para compañeros que recién se integran. Incluso manteniéndose este vínculo después de titularse”.

 
¿Qué tipo de actividades desarrollan?
“Principalmente las actividades son las intervenciones educativas sistemáticas (donde se abordan temas en forma mensual a un grupo en especial), pero además están las participaciones en ferias de salud que son esporádicas (en esas instancias se entregan material escrito y asesorías en el buen uso de medicamentos).”
 

¿Qué les entrega el PIF a los alumnos y qué recibe el programa de las nuevas generaciones de estudiantes en formación?
“Les da a los estudiantes la oportunidad de desarrollar el rol comunitario del químico farmacéutico, aún en los primeros años de la carrera. También les da la oportunidad de vivir su futura profesión y de retribuir a la sociedad con consejos de cómo realizar un autocuidado seguro en torno a los medicamentos”.


0

Al evento asistieron cerca de 200 personas.
 
Con una alta convocatoria se realizó la tradicional jornada de conferencias y mesa redonda que organiza la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso para celebrar el Día Nacional del Nutricionista.

La efeméride oficial en nuestro país será este domingo 6 de mayo y recuerda la creación de la Escuela de Dietistas, el año 1939.

Al evento asistieron la decana de la Facultad de Farmacia, María Soledad Lobos; la directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, Marcela Alviña; la directora de la Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya; la secretaria de Facultad, Cecilia Rubio; el jefe de carrera de Nutrición, Rafael Jiménez, académicos, estudiantes y profesionales vinculados al área.

El programa contempló las conferencias “El nutricionista en el siglo XXI”, a cargo de la profesora Marcela Alviña; “Nutrición y cáncer y la Investigación en la Facultad de Farmacia”, ofrecida por la doctora Caroline Weisntein; “Una experiencia de práctica no tradicional. El proyecto FDI Centro Agroecológico El Vergel”, con Samantha Gallero; y “Nutrición deportiva, suplementos y ayuda ergogénica”, a cargo del nutricionista Cristián Fuentes.

Rafael Jiménez evaluó positivamente la actividad y el interés de los alumnos por asistir al evento.
“Particularmente este año fue una celebración bastante exitosa, dado que hubo una gran cantidad de alumnos que se convocaron y asistieron a la ceremonia”, afirmó.

El nutricionista destacó las temáticas abordadas. “Además, tuvimos temas muy atractivos en términos de presentación, como es la influencia de la nutrición en el cáncer, considerando que esta enfermedad es una de las patologías que se está posicionando en los primeros lugares como causa de muerte en nuestro país. Por otro lado, también hubo mucho interés por la conferencia que abordó el tema de la nutrición deportiva, que es un campo poco explorado por los nutricionistas, pero se están abriendo puertas con buenos resultados. Y conocer la experiencia de proyecto del Centro Agroecológico El Vergel, con los programas de promoción de alimentación saludable y huertos urbanos, que realizan estudiantes de Nutrición en Quillota, ha sido muy satisfactorio, por lo valorado que ha sido este proyecto tanto por la comunidad quillotana como por las autoridades de nuestra universidad”, aseguró.

El profesor Jiménez agregó que el rol del nutricionista cada vez es más relevante, no solo en los campos tradicionales, sino que también están siendo requeridos en nuevas áreas, ampliando así su campo ocupacional.

“Lo tradicional es encontrarlo en áreas de nutrición comunitaria, clínica y de servicios de alimentación, pero ahora se están abriendo otros campos, como el trabajo en establecimientos educacionales, jardines infantiles y en centros de adultos mayores. Su presencia en el ámbito educacional es importante para orientar la alimentación en los escolares, entre los cuales existe un alto porcentaje de obesidad. De hecho, somos el primer país en Latinoamérica en obesidad infantil”, advirtió.

La ceremonia se llevó a cabo en el Auditorio B de la Facultad de Farmacia y asistieron cerca de 200 personas.

0

Los conferencistas invitados fueron John Hertig y Kyle Hultgren de la Universidad de Purdue de Estados Unidos.

 

Con las conferencias tituladas “Contemporary Leadership Skills in Patient Safety Programs” y “Training Medical Professionals Through Simulation”, los doctores John Hertig y Kyle Hultgren, representantes del Center for Medication Safety Advancement (CSMA), perteneciente a la Universidad de Purdue (Indiana, Estados Unidos), dieron inicio al Año Académico 2018 de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso.

El doctor Hertig es graduado de la Universidad Purdue en Indianápolis Estados Unidos, en donde obtuvo su PhD en Farmacia y actualmente se desempeña como director asociado del CSMA. Se ha destacado por liderar  iniciativas estratégicas con las instituciones asociadas al centro, educando y actuando como catalizador para mejorar la vida de los pacientes alrededor del mundo.  Por su parte el doctor Hultgren también titulado de la Universidad  Purdue, se desempeña como director  de CSMA, donde ha estado a cargo de  diseñar prácticas de uso de medicamentos, orientadas hacia la seguridad del paciente.

Ambos investigadores explicaron que  el CSMA  ha realizado mejoras a gran escala en la seguridad, calidad y mejora de procesos en todo Estados Unidos y globalmente a través de múltiples instituciones asociadas.

Lideró la ceremonia la directora de la Escuela de Química y Farmacia, profesora Yanneth Moya.  La acompañaron, la secretaria de Facultad de Farmacia, Cecilia Rubio Lagos; la directora de Escuela de Nutrición y Dietética, Marcela Alviña Walker; la jefa de Carrera de Química y Farmacia,  Marcela Escobar Peña; el jefe de carrera de Nutrición y Dietética, profesor Rafael Jiménez Lira; la Jefe de Distrito V Región Costa de Farmacias Salcobrand,  Paola Tapia; el representante del Colegio de Químicos Farmacéuticos,  Rodrigo Díaz Viciedo; alumnos del Centro de Estudiantes  de Química y Farmacia y del Centro de estudiantes de Nutrición y Dietética. Además de académicos, funcionarios y estudiantes de la carrera de Química y Farmacia.

La  directora Yanneth Moya  fue la encargada de dar la bienvenida a los nuevos  estudiantes y además destacó el simbolismo de la ceremonia que inicia una tradición.

“La inauguración de este año académico 2018 representa para los miembros de la escuela de Química y Farmacia un motivo de alegría debido a que es la primera vez que realizamos esta ceremonia”.

Matizó el evento la agrupación EncontrArte, conformada por Cristián Rodríguez, químico farmacéutico y ex- alumno de la Escuela; Emilio Rodríguez (su hijo) y Juan Carlos Herrera que interpretó “Recuerdos de la Alhambra”, de Francisco Tárrega; “Minueto en Sol Mayor”, de Johannes Sebastian Bach y “Il Dolce Tormento”, de Claudio Monteverdi.

El evento que se llevó a cabo en el Auditorio B de la Facultad contó con una alta convocatoria de asistentes.


0

El estudio evaluará el potencial efecto hipotensor del muérdago criollo.

 

 Durante el mes de abril Natasha Gherchcovsky, estudiante de sexto año de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) de Argentina, realizó una pasantía de investigación, en la Facultad de Farmacia, en virtud del convenio marco de Cooperación entre la UNR y la Universidad de Valparaíso.

 
La estudiante se incorporó al Laboratorio de Farmacología, bajo la tutela del doctor Raúl Vinet, académico de la Escuela de Química y Farmacia.
 
El profesor Vinet explicó que la pasantía contó con el apoyo de investigadores de la UNR, la Universidad de Buenos Aires y CONICET de Argentina. En este contexto el doctor Vinet indicó que esta instancia permitirá generar una colaboración entre los investigadores argentinos y chilenos, involucrados en el estudio.
 
“La pasantía de Natasha tiene por objetivo evaluar el potencial efecto hipotensor de proantocianidinas extraídas de Ligaria cuneifolia, utilizando para ello como modelo in vitro anillos de aorta aislada del modelo experimental. Este estudio se enmarca en nuestra línea de investigación orientada a apoyar el desarrollo de medicamentos de origen vegetal, en especial aquellos que cuentan con una base etnofarmacológica, es decir, aquellos que han sido utilizados por el ser humano para prevenir y aliviar dolencias comunes como son la inflamación, el dolor, la hipertensión e infecciones, entre otras”, afirmó el doctor Vinet. 
 
El académico agregó que “si los resultados son positivos, este extracto será patentado y formará parte del arsenal farmacéutico luego de cumplir con las exigencias de los organismos reguladores nacionales e internacionales. Se debe indicar que el proceso de patentamiento ha sido iniciado por los investigadores argentinos involucrados”.
 
Por su parte, Natasha Gherchcovsky señaló que “la Ligaria cuneifolia es el “muérdago criollo”, que se encuentra en la zona norte y centro de la República Argentina y en este laboratorio estudiamos cómo afectaría la presión arterial”.
 
La joven estudiante destacó el buen nivel del laboratorio y las excelentes condiciones de trabajo. “No me puedo quejar, la verdad es que me voy muy contenta. Como experiencia ha sido muy enriquecedora, estuve con un lindo grupo de trabajo, aprendí muchas cosas y pude también aportar. Así que fue muy gratificante”.
 
Natasha Gherchcovsky recomendó, a quienes están pensando en realizar una pasantía en el extranjero, que: “Primero no hay que bajar los brazos. Uno tiene que buscar. Siempre está la ayuda de las secretarias de Relaciones Internacionales. Tienen que dar el paso. Para mi tener esta experiencia era algo que tenía pensado hacer desde que estaba en secundaria. Me parece que ha sido muy bueno y enriquecedor, porque te abre la mirada sobre cómo se manejan las cosas en otras universidades, desde una perspectiva distinta y así poder evaluar si tu universidad está en un buen nivel”.

Luego de terminar sus prácticas propias de la carrera, Natasha realizará su residencia en alguna  especialidad médica y después reconoció que le gustaría abocarse a lo que es la investigación.

Fuente: http://www.floradecordoba.com.ar/ligaria-cuneifolia/  
foto



0

El acuerdo permitirá el intercambio de estudiantes, académicos e investigadores del área farmacéutica.
 
Un importante acuerdo de colaboración firmó el rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, con los representantes del Center for Medication Safety Advancement (CSMA), perteneciente a la Universidad de Purdue (Indiana, Estados Unidos).

Los doctores John Hertig y Kyle Hultgren, directores del CSMA de visita en la Facultad de Farmacia, concurrieron a la Rectoría de la UV para dejar su rúbrica en un acuerdo que permitirá el intercambio de estudiantes, académicos e investigadores del área farmacéutica.

Los acompañaron el vicerrector de Investigación e Innovación UV, doctor Adrian Palacios; la decana de la Facultad de Farmacia, María Soledad Lobos; el director de Vínculos Institucionales UV, Alejandro Rodríguez; la directora de la Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya; el coordinador de Extensión de la Facultad de Farmacia, doctor Juan Ojeda, y el académico de la Escuela de Química y Farmacia, doctor Juan Francisco Collao, impulsor de la iniciativa.

Tal como lo señaló el doctor Collao, este convenio es el primero que la institución norteamericana realiza en Sudamérica.

“Es una tremenda oportunidad para nuestra universidad, ya que estamos vinculándonos con uno de los centros más avanzados en la promoción de la seguridad de los medicamentos”, advirtió.
El doctor Collao contextualizó que esta firma se lleva a cabo mientras el Congreso se apresta a debatir (en mayo próximo) la Ley de Farmacias II, que incluiría nuevamente la discusión de la indicación sobre venta libre de medicamentos en los supermercados.

“En Estados Unidos el mal uso de los medicamentos causa más muertes que los accidentes de tránsito y las armas de fuego juntas. Esto a pesar de que en dicho país existen medidas de seguridad sobre el uso de fármacos y además educación a la población. En Chile no existen estadísticas al respecto y nuestro país carece de una política que permita cuantificar y controlar el riesgo del consumo masivo de fármacos. Este convenio nos permitirá conocer la larga experiencia (de décadas) que tienen ellos en esta área”, afirmó el químico farmacéutico.

El rector Valle dijo que este convenio se recibe con gratitud y aprecio. “Es un honor para la Universidad realizar esta alianza. En un momento en que el mundo vive días de tensión, firmar un convenio de cooperación es una iniciativa muy inteligente y pacífica, porque hoy la competencia solamente para obtener ventajas no es el camino. Además, realizar este acto frente al océano Pacífico (aludiendo a la vista a la bahía de Valparaíso que tiene el salón de reuniones de la Rectoría) lo hace mucho más simbólico”, aseguró.

Por su parte la directora de la Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya, coincidió en los beneficios del acuerdo. “Es una gran oportunidad que se le ofrece a la Escuela de Química y Farmacia específicamente para realizar el intercambio, tanto de conocimiento como de habilidades. Creo que ahí lo importante es desarrollar habilidades en nuestros estudiantes. En conocimientos estamos bien, pero debemos avanzar en el hacer y en ese sentido del hacer y ahí es donde ellos nos pueden aportar con su experiencia, con nuevas estrategias. Además, siempre es bueno una mirada ajena a la de uno y por lo tanto veo muy auspiciosamente este convenio, que nos permite tanto el intercambio de estudiantes como también de académicos y de investigación”, sostuvo.

Finalmente, el doctor Kyle Hultgren manifestó estar muy satisfecho con el acuerdo. “Para nosotros como profesores es muy importante enviar estudiantes a que aprendan acerca de la experiencia en Chile. La Universidad de Valparaíso trabaja el área clínica y hospitalaria, que es un campo que está creciendo rápido, desarrollando nuevos procesos e implementando mejores prácticas, y nosotros podemos compartir esa experiencia. Queremos realmente que los estudiantes tengan esta experiencia única y especial. Estamos muy contentos “.

Los doctores Hertig y Hultgren también participaron en la ceremonia de inauguración del año académico de la Escuela de Química y Farmacia ofreciendo la conferencia “Contemporary Leadership Skills in Patient Safety Programs”, a la que asistieron autoridades de la Facultad, académicos, estudiantes y funcionarios.



0

La académica ejercerá nuevamente el cargo hasta el año 2020.

A partir del 3 de marzo, la nutricionista Marcela Alviña Walker, magíster en Ciencias Biológicas, mención Nutrición, asumió por segundo período consecutivo como directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso. En la siguiente entrevista, la académica adelanta los desafíos que le plantea el cargo para esta nueva administración.

¿Por qué tomó la decisión de repostular al cargo?
Existen dos importantes razones: la primera es que me encanta este trabajo, lo hago con entusiasmo y por lo mismo me trae muchas satisfacciones. Más allá de las funciones de gestión en sí mismas, están las personas y ese es el verdadero motivo que fundamenta mi re-postulación. El equipo humano en Nutrición y Dietética es excepcional, existe calidad, compañerismo y compromiso. No hay nada mejor que trabajar en un ambiente grato, más que mal nos pasamos más de la mitad de la vida en este lugar. La otra razón por la que re-postulé es que siempre siento que falta mucho por hacer. La Escuela de Nutrición es muy joven y hay muchos proyectos que se pueden desarrollar”.


¿Hacia dónde se orientan sus propuestas en este nuevo período?
“Las principales propuestas por área de desarrollo de la Escuela son: En el ámbito del pregrado debemos iniciar la fase de retroalimentación del plan de estudio innovado. En enero 2018 ha egresado la primera cohorte que cursó la malla innovada y esto implica según nuestros indicadores de seguimiento, que entramos en una etapa de análisis profundo y exhaustivo a fin de optimizar el logro de resultados de aprendizaje según la progresión planificada y aumentar finalmente, la empleabilidad. En otro aspecto del pregrado, este año nos sumaremos a la iniciativa de la ex oficina OTL ,creando registros de diversos proyectos y productos elaborados por nuestros estudiantes, en diversas asignaturas del plan de estudio, con el objetivo de promover el emprendimiento los trabajos de mayor potencial. De esta manera nuestro norte será innovación y emprendimiento habilitante del desempeño profesional”.

“En el área de Postgrado, la tarea consiste en concretar un programa de magister articulado con el pregrado. Durante el año 2017 se trabajó en la articulación del Magister en Gestión de Servicios de Alimentación y Nutrición con el plan de estudios de pregrado. En este sentido el nuevo programa de magister, no solo estará articulado sino que también estará innovado por competencias, lo que nos dejará en mejor pie para presentarnos a la acreditación del magister”.

“En Investigación el año 2017 fue de excelente productividad científica: once publicaciones, diez proyectos vigentes y trece presentados a concurso, una patente otorgada y dos solicitadas y 28 ponencias en congresos. Este año nuestra meta es consolidar la participación de diversos académicos en el Centro de MicroBioinnovación y comenzar a concretar los requisitos para postular a un nuevo centro de investigación”.

“En el ámbito de la Vinculación con el Medio, hemos avanzado de manera significativa en lo que respecta a vínculos con fines docentes, especialmente en los vínculos establecidos para desarrollar prácticas profesionales en áreas no tradicionales, tales como: el Centro Ecológico El Vergel, jardines infantiles y centros de adulto mayor de Quillota, el Fosis y algunas empresas de alimentos de la Región de Valparaíso. Este año ampliaremos nuestros vínculos hacia colegios de la Región, otras empresas de producción de alimentos, el SERNAC y el club de fútbol San Luis de Quillota. Esperamos también realizar vínculos con organizaciones de la comunidad con fines de investigación”.

“Por último, en el área de Asistencia Técnica y Científica, este año 2018 la meta es echar a andar una de las tres partes aprobadas en uno de los últimos Consejos de Escuela del año pasado, cual es prestar servicios en análisis de propiedades nutricionales y saludables de alimentos. En los próximos años el plan aborda prestar servicios en capacitación y en atención nutricional”.


¿Qué otros proyectos se destacan en su programa?
“Seguir apoyando a los académicos para la obtención de grados. El año 2017 tres académicos (Ángela Martínez, Carina Valenzuela y Fernando Rojas) estuvieron en perfeccionamiento sistemático para la obtención del grado de Doctor, uno de ellos se reintegra este año a la Escuela y a su vez otro académico (Claudia Vega) inicia su doctorado en marzo 2018”.


¿Qué mensaje enviaría tanto a los académicos, funcionarios y alumnos de su Escuela?
“Les enviaría todo mi agradecimiento a su relevante contribución en el rol que cada cual desempeña. Agradecimiento por formar equipo y hacer las cosas privilegiando el bien común”.

0

La química farmacéutica, Yanneth Moya, cuenta con una vasta trayectoria académica y también un destacado desempeñado profesional en el servicio público.

 
A casi dos semanas de asumir como la nueva directora de la Escuela de Química y Farmacia, la profesora Yanneth Moya, trabaja en la implementación de su programa para el trienio 2018-2021.

Tal como lo explicó la farmacéutica su plan de trabajo apunta al desarrollo de las especialidades farmacéuticas, mejorar los indicadores de investigación, consolidar la acción a nivel de la comunidad y lograr una nueva acreditación para la Escuela de Química y Farmacia, entre los desafíos prioritarios.

La académica es farmacéutica clínica y posee el grado de Magister en Gestión Farmacéutica y Farmacia Asistencial. Además ha estado a cargo de la Coordinación de Farmacia Clínica (I, y II) y Farmacia Asistencial. También ha sido coordinadora de Prácticas y Campos Clínicos y del Programa de Intervención Farmacéutica (PIF). Asimismo, Moya ha participado en proyectos 1315 como profesora patrocinante.

La nueva directora reconoció que el hecho de pertenecer a la Escuela de Química y Farmacia (por más de 20 años) le permite asegurar que: “tenemos una gran oportunidad para posicionar a nuestra escuela en un lugar de privilegio. Nuestra principal fortaleza es el equipo humano, que cuenta con destacados académicos, estudiantes que poseen un buen nivel y funcionarios muy comprometidos con la gestión. Lo anterior, junto a las ideas y proyectos que he propuesto, y que aprobaron mis colegas al momento de su votación, nos permitirá avanzar llevando a nuestra escuela a un nivel destacado”.

La profesora Moya adelantó algunos detalles de su programa.
“El plan de trabajo está enfocado principalmente a mejorar la articulación entre el pre y el postgrado de la escuela. Además, potenciar la investigación como hilo conductor de las diferentes líneas curriculares del pregrado. Esto implica mejorar los indicadores de investigación, estimular el ingreso temprano de los estudiantes a actividades de investigación, apoyar a nuestros académicos investigadores, entre otras acciones. También sistematizar la oferta de postgrado de la escuela, a través del incremento de la oferta de cursos utilizando e-learning o b-learning, acreditando los programas existentes (tenemos un programa acreditado), dando respuesta a las necesidades actuales de nuestros profesionales (especialidades farmacéuticas)”, afirmó.

Agregó que, al mismo tiempo, trabajará en lograr una relación recíproca y sistemática entre la escuela y las diferentes organizaciones de la sociedad, “de manera de enriquecer y retroalimentar a nuestros académicos y estudiantes, como así mismo, contribuir a la mejora del entorno de nuestra escuela”, aseguró.

Fiel a su estilo, la nueva directora aprovechó el espacio para invitar a una participación activa y colaborativa.
“Tanto a los académicos como a los funcionarios y alumnos los llamo a que participen en las actividades que tenemos dentro y fuera de la escuela, necesitamos el apoyo de todos para lograr nuestros objetivos”, concluyó.

 

0

A la cita concurrieron los doce representantes de la corporación.

 

La Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Farmacéuticas (CONACEF), realizó su reunión mensual en la Universidad de Valparaíso (UV). A la cita, llevada a cabo en las dependencias de la Facultad de Farmacia, asistieron los doce representantes de la entidad integrada por la Sociedad de Farmacéuticos Asistenciales, la Sociedad de Laboratorio Clínico y Forense, la Academia Chilena de Ciencias Farmacéuticas, universidades que imparten la carrera de Química y Farmacia y el Colegio de Químicos Farmacéuticos y Bioquímicos de Chile.

La académica de la UV Georgina Sánchez, magister en Ciencias Farmacéuticas, comentó que “fue un trabajo muy provechoso, avanzamos en la presentación de los instrumentos para cada una de las especialidades, de modo de asegurar la pertinencia e idoneidad de los colegas que formen parte de los comités evaluadores colegiados. Es parte de los requerimientos para postular a nuestro reconocimiento por parte del Ministerio de Salud, el cual espero no sea un camino muy largo”.

La profesora Sánchez agregó: “Además, se habló de las recientes especialidades farmacéuticas reconocidas por el Ministerio de Salud y de nuestro rol como entidad certificadora. Ahora vamos a postular al reconocimiento por parte del ministerio, tal como lo tiene CONACEM”.

Tal como lo explicó la profesora Sánchez, la CONACEF es un organismo nacional sin fines de lucro, que tiene por objetivo certificar a los farmacéuticos especialistas en Chile.


0

PREVIOUS POSTSPage 1 of 2NO NEW POSTS