Noticias

Grupo multidisciplinario UV se adjudica proyecto que pone en valor conocimiento etnofarmacéutico de la comunidad Rapa Nui.

Los académicos participantes pertenecen a las Facultades de Farmacia, Medicina y Arquitectura.
 
“Innovavión social y tecnológica para potenciar unidades de negocios asociadas a la etnofarmacia de Rapa Nui”, es el nombre del proyecto FIC que fue recientemente adjudicado a un grupo interdisciplinario de académicos de la Universidad de Valparaíso.
 
El proyecto está centrado en el rescate y puesta en valor del conocimiento etnofarmacéutico patrimonial transmitido de generación en generación, respetando el medio natural, cultural y social y trabajando en forma colaborativa con la comunidad Rapa Nui para generar la innovación.
 
La directora del proyecto Cecilia Rubio, investigadora de la Facultad de Farmacia, señala que el equipo trabajará con un grupo de isleñas que se dedican a la sanación colaborando con el Hospital Hanga Roa dentro del box intercultural habilitado especialmente para ello.
 
“Además, se trabajará en paralelo con las sanadoras que aplican su sabiduría en forma de micro emprendimiento. Las mejoras a la calidad de las prestaciones, a través de un incremento de habilidades y competencias de las sanadoras, la incorporación del concepto sistema producto orientado a la puesta en valor de su patrimonio intangible y productivo, mejoras en la infraestructura, autentificación de calidad y comprobación de actividad biológica de los productos que utilizan, manejo de unidades de negocios y consolidación de una ruta turística que garantice la perdurabilidad del patrimonio cultural, son parte de las actividades de este proyecto”, detalla.
 
Etnofarmacia
Tal como lo explica la profesora Rubio la etnofarmacia es el conocimiento relacionado a la preparación y uso de plantas con fines medicinales, que se trasmite de generación en generación.
 
“Esta iniciativa contribuye a mejorar la calidad de vida de los habitantes de Rapa Nui al generar una unidad de negocio a partir de su sabiduría ancestral en etnofarmacia y a la vez contribuye a complementar y armonizar las acciones de salud ejercidas al alero del box intercultural del Hospital Hanga Roa”, afirma la investigadora.

Turismo
Respecto a las beneficiarias indican que son poseedoras de un patrimonio cultural viviente, “a través de la innovación en sus productos que se relacionan con la  etnofarmacia, mantendrán la tradición, contribuirán a mejorar la calidad de vida de la población y generarán una nueva forma de hacer turismo en la región. Esta última sustentada sobre la ruta de etnofarmacia, que vinculada con los operadores turísticos y agencias de viaje, permitirá promover el intercambio de experiencias entre los visitantes y los residentes, en un ambiente respetuoso con el medio natural, cultural y social”.

Impronta patrimonial
El concepto producto-comunicación-servicio que se desarrollará en el proyecto—continua la químico famacéutico- tiene el mérito de abordar de forma participativa, armonizando ciencia, tecnología y tradición, valorizando las características esenciales de los productos, como así también su impronta patrimonial, desde una perspectiva de sostenibilidad, plasmando en el imaginario del visitante de la isla y de los propios isleños, todo el valor cultural vinculado a esta actividad ancestral.
 
“Los beneficiarios son los integrantes de la población de Rapa Nui, principalmente del Grupo Papa Ra`au, constituido por mujeres de diversas edades, con conocimientos en salud tradicional. Además será beneficiara toda la población que actualmente es atendida en el Box intercultural del Hospital Hanga Roa. Igualmente es interesante destacar que forma parte de los asociados que se beneficiarán del proyecto el Liceo Aldea Educativa Isla de Pascua ente educativo intercultural, que tiene como misión trabajar en pos de la cultura Rapa Nui. También este proyecto permitirá a nuestra universidad vincularse con una parte importante de la región de Valparaíso y contribuir a mantener una articulación permanente especialmente con el entorno regional”, sostiene.
 

El proyecto tiene una duración de 18 meses.
 
Participantes
Patricia Carreño, Marcela Escobar, Caroline Weinstein y Cecilia Rubio de la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Farmacia; Carolyn Howard Gavilan de la Escuela de Kinesiología de la Facultad de Medicina, Alan Muñoz de la Escuela de Gestión en Turismo y Cultura y Álvaro Huirimilla y Omar Acevedo de Diseño de la Facultad de Arquitectura.