Noticias

UV lidera primer estudio binacional para detección temprana de COVID-19 en aguas residuales

La investigación analizará la presencia del virus Sars-CoV-2 en aguas no tratadas de ciudades de Chile y Perú.


Estudios realizados a nivel global han reportado que el SARS-CoV-2 está presente en heces de pacientes, con y sin síntomas gastrointestinales, hasta por más de tres semanas desde el inicio de la infección y su presencia en aguas residuales urbanas no tratadas ha sido detectada en etapas tempranas de la epidemia.

La evaluación de la carga viral del coronavirus en aguas servidas ha surgido como una alternativa para el seguimiento epidemiológico a nivel comunitario de la pandemia, dada la experiencia de países como Australia, Países Bajos y China, por ejemplo.

El Centro de Micro Bioinnovación (CMBi) de la Universidad de Valparaíso ha sido uno de los primeros en llevar a cabo el seguimiento del COVID-19 a través de las aguas no tratadas en Chile. A mediados de este año lideró el estudio de SARS-CoV-2 en aguas residuales en cuatro ciudades de la Región de Valparaíso.

Esta experiencia permitió al equipo de científicos de la UV, liderado por la doctora Claudia Ibacache, directora del CMBi y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética, adjudicarse un proyecto binacional, junto a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú), que permitirá identificar y analizar la carga viral del Sars-CoV-2 en aguas residuales de ciudades de Chile y Perú, desarrollando un modelo estadístico de alerta temprana para predecir eventuales brotes infecciosos en la población.

“El proyecto realizará una evaluación espacio-temporal de la concentración de Sars-Cov-2 en muestras de aguas residuales urbanas y su relación con la población de infectados. La propuesta tiene por objetivo el desarrollo de una metodología estandarizada para la detección y cuantificación de SARS-CoV-2 en aguas residuales y el seguimiento epidemiológico de este patógeno en paralelo en dos países latinoamericanos con altos índices de incidencia y mortalidad, así como también el desarrollo de un modelo predictivo que permita generar la alerta temprana de posibles brotes epidémicos, tanto de COVID-19 como de otras futuras epidemias que puedan ser detectadas en aguas residuales”, adelantó la doctora Ibacache.

El proyecto fue financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC), su homólogo peruano.

El equipo de investigadores nacionales, que encabeza la doctora Ibacache, como investigadora responsable del proyecto, está conformado por Alejandro Dinamarca, doctor en Biología Molecular y académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia UV, y el doctor Milan Stehlik del Instituto de Estadísticas de la Facultad de Ciencias UV.

Respecto al proyecto, la investigadora destacó que se trata del primer estudio de evaluación de SARS-CoV-2 en aguas residuales que se llevará a cabo de manera paralela en Chile y en el extranjero. En ese marco, el análisis abarcará la Región de Valparaíso y el Departamento de Junín, ubicado en la zona centro de la República del Perú.

Entre las ventajas del proyecto, Ibacache explicó: “Una de las principales limitantes del seguimiento epidemiológico de COVID-19 es el alto porcentaje de casos asintomáticos que no se detectan por las pruebas clínicas. En este sentido, la implementación del análisis de SARS-CoV-2 permitirá complementar la estrategia actual mediante el seguimiento comunitario de la pandemia”.

La investigadora agregó que “se espera que los resultados obtenidos a través del proyecto sean transferidos tanto a la comunidad científica, empresas sanitarias y la autoridad de salud, con el objetivo de establecer las bases para la realización del seguimiento epidemiológico de esta pandemia a través del análisis de aguas servidas, implementar un sistema de alerta temprana y ser incorporado como un método en las futuras normativas y políticas sanitarias para la alerta temprana de brotes producidos por agentes patógenos virales”.

Finalmente, la doctora Claudia Ibacache sostuvo que “con la adjudicación de este proyecto el CMBi se posiciona como líder en esta área, específicamente, en el desarrollo e implementación de nuevas estrategias para el seguimiento epidemiológico a nivel comunitario, que no solo permitirán contribuir en esta emergencia sanitaria, sino que también, en futuros brotes epidémicos de origen viral”.