Your address will show here +12 34 56 78

Los trabajos ejecutados representaron una inversión de 375 millones de pesos.

prorrector rector decana.jpg

 

En una de sus primeras actividades como nuevo rector de la Universidad de Valparaíso, Osvaldo Corrales visitó las obras de remodelación de la Facultad de Farmacia. El recorrido lo realizó junto a la decana de la Facultad, Marcela Alviña, quien guió la visita, en la que también participaron el prorrector Christian Corvalán, y el secretario General, Carlos Lara, junto a otras autoridades universitarias.

Entre las obras ejecutadas destacan los proyectos de remodelación del Edificio A y la recuperación de la Casa Errázuriz, lo cual permitió ampliar los metros cuadrados de ocupación y optimizar el uso útil de los espacios. La inversión alcanzó los 375 millones de pesos.

Durante el trayecto se pudo observar los significativos avances en infraestructura y habilitación de los edificios en que funcionan las carreras de Química y Farmacia y Nutrición y Dietética.

La decana destacó la relevancia de las obras: “El edificio A se construyó el año 1981 y no se le habían hecho mejoras en su infraestructura, por lo tanto, esta fue una gran inversión y consistió –básicamente- en modificar todo el piso, el cielo y la pintura de muros de todo el edifico”.

También relevó la remodelación absoluta de los laboratorios: “Gracias a ello ahora contamos con tres laboratorios de una gran envergadura y de muy alto estándar. Además, se acondicionaron algunos laboratorios de investigación, junto a todas las oficinas de los profesores y espacios para los estudiantes, como las salas de clases, que quedaron totalmente renovadas”.

Marcela Alviña añadió, con relación a la restauración de la Casa Errázuriz, que colinda con los edificios de la Facultad: “Es un patrimonio de la ciudad de Valparaíso, por lo tanto, aquí hubo una recuperación tangible y simbólica. Es necesario recordar que esta casa fue desmantelada totalmente, por lo tanto el trabajo realizado fue muy importante. Ha quedado magnífica y nos ha permitido trasladar el decanato del Edificio A, a este otro nuevo espacio, por lo tanto, liberará una superficie importante de metros cuadrados, que van a ser ocupados por las direcciones de las escuelas de Química y Farmacia y Nutrición y Dietética”.

El rector Corrales se mostró muy satisfecho con las obras y sostuvo que “la Universidad está haciendo un esfuerzo sistemático no solo por ampliar la cantidad de metros cuadrados de los que disponemos para el ejercicio de nuestras actividades de docencia de pre y postgrado, investigación y vinculación con el medio; también hemos hecho un esfuerzo por mejorar los estándares de habilitación de los edificios que ya tenemos. Y en ese contexto se enmarca la recuperación de los edificios de la Facultad de Farmacia, la inversión que se ha hecho para que se trate de espacios de mucha mejor calidad y también lo que se ha hecho en esta casa, que es la casa Errázuriz”.

Osvaldo Corrales agregó que “estamos tratando de ocupar los espacios de un modo óptimo, y por eso hemos separado las dependencias administrativas, especialmente las del decanato, de otros espacios, que van a ser prioritariamente dedicados a la docencia, o bien, a la habilitación de laboratorios. Y en ese sentido aquí se hizo una inversión bastante importante, que de alguna manera pone a punto estos edificios, tanto para nuestras y nuestros estudiantes como también para nuestros académicos y académicas y funcionarios y funcionarias de la institución”.

Junto a lo anterior, el rector se sumó a los positivos comentarios en torno a la restauración de la casa Errázuriz y afirmó que “la Universidad también hace un aporte a la ciudad cuando recupera un inmueble como este, que tiene interés patrimonial, que forma parte del entorno de Playa Ancha en este caso, y eso es lo que estamos tratando de hacer con muchos de nuestros edificios”.

Las obras de remodelación también incluyeron la implementación de salas de estudio apropiadas a las metodologías de enseñanza-aprendizaje, propias de la innovación curricular que aplican ambas carreras.

La nota audiovisual se puede ver en el siguiente link: https://www.uv.cl/pdn/?id=11956.

0

Es una de las dos en el país cuyos titulados registran una tasa de ocupación del 100% al primer año de egreso.



De acuerdo al sitio www.mifuturo.cl de la Subsecretaría de Educación Superior, unidad perteneciente al Ministerio de Educación y que entrega datos oficiales, la carrera de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso registra cien por ciento de empleabilidad al primer año de titulación. Sólo dos programas de Química y Farmacia en el país alcanzan esta cifra y la de la UV es la única de una universidad estatal.

El mismo estudio revela que el ingreso promedio al cuarto año de egresado fluctúa entre un millón 600 mil y un millón 700 mil pesos.

El sólido posicionamiento que registra el programa académico fue destacado por la directora de la Escuela de Química y Farmacia de la UV, Yanneth Moya, quien explicó que estos resultados responden a la alta demanda que presenta el mercado por estos profesionales.

“En estos momentos existe una alta demanda de los profesionales químicos farmacéuticos en el país, en especial asociados a la Atención Primaria en Salud. Además, en nuestra región existe una brecha importante de químicos farmacéuticos, tanto en el sector hospitalario como en atención primaria. La carrera de Química y Farmacia de nuestra universidad mantiene una estrecha relación con estos sectores profesionales, de manera que nos preocupamos de entregar los conocimientos y desarrollar las habilidades necesarias para el óptimo desempeño en esas áreas”, sostuvo.

La académica también agregó que el campo laboral que ofrece esta carrera es amplio y variado: “En la actualidad las principales áreas son las farmacias comunitarias, tanto farmacias de cadena como farmacias independientes, en el área de atención primaria y en el área de farmacia hospitalaria, donde se desarrollan tanto funciones clínicas como de gestión”.

Finalmente, y respecto a las áreas de interés y habilidades que debe desarrollar un estudiante de Química y Farmacia, la directora señaló que “debe manifestar interés por el área de la salud y contar con conocimientos generales de química, biología y matemáticas. Además, debe poseer habilidades en comunicación oral y escrita, capacidad de trabajo en equipo con inquietud científica, mentalidad innovadora, vocación de servicio y responsabilidad social”.

0


El evento contempló cuatro conferencias que abordaron temáticas diversas y contingentes.

Con la conferencia “La toxicología y el crimen perfecto”, culminará este viernes el exitoso ciclo de seminarios organizado por el Programa de Magíster en Toxicología, que imparte la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso.

El ciclo, que se inició el 25 de septiembre con la charla “Aspectos toxicológicos de los desinfectantes. Una mirada en tiempos de pandemia”, y que contó con un total de cuatro conferencias, finaliza este viernes 18 de diciembre con la exposición sobre toxicología forense, a cargo de la doctora Alejandra Moreira, quien se desempeña en el Servicio Médico Legal de Valparaíso.

María Fernanda Cavieres, directora del Programa de Magíster en Toxicología UV, quien además es académica de la Escuela de Química y Farmacia de la UV, evaluó positivamente los encuentros. “Estamos muy contentos, porque tuvimos muy buena recepción de la comunidad general. En cada una de las sesiones hemos tenido un buen número de inscritos, lo que ha posibilitado que al término de cada presentación hayamos podido tener una muy buena ronda de preguntas y respuestas, lo que también posibilita una discusión disciplinaria interesante. Pensamos que esta recepción nos compromete a continuar con estos seminarios en los próximos semestres”, sostuvo.

La doctora Cavieres agregó que “las temáticas fueron muy diversas pero todas contingentes. La primera sesión tuvo que ver con la toxicidad de productos sanitizantes, muy de acuerdo con la necesidad de conversar sobre estos temas en pandemia. Luego continuamos con dos expositores, jóvenes investigadores que están insertándose en la academia nacional y que nos presentaron sus estudios sobre toxicidad de contaminantes del aire y de moléculas disruptoras endocrinas”.

Finalmente, la académica adelantó que la toxicología forense será el tema que abordará la última conferencia del ciclo 2020. Un campo poco explorado en nuestro país, a pesar de que la literatura científica señala que esta especialidad es tan antigua como la propia medicina legal. De hecho, en un principio surgieron como ciencias indistintas, siendo la toxicología parte de la experticia del médico legista. No obstante, la toxicología forense en la actualidad tiene un rol relevante en la investigación médico legal y tiene como función principal aislar e identificar drogas, venenos y otros compuestos químicos en fluidos y tejidos humanos, relacionados con hechos que son objeto de la investigación criminal.

“Este viernes 18 de diciembre, a las 12:00 horas, tenemos una presentación muy entretenida sobre toxicología forense. Este es un tema que resulta siempre atractivo y seguramente podremos conversar si en la realidad de los procesos forenses se trabaja como en la serie de televisión CSI”, afirmó.

 

0



Con la autorización del ISP se espera la llegada al país de 20 mil vacunas.


Una destacada participación tuvo la doctora en Microbiología e Inmunología de la Universidad de Valparaíso Caroline Weinstein como parte del equipo de 22 especialistas externos que revisó los antecedentes y asesoró al Instituto de Salud Pública (ISP) para dar curso a la autorización del uso de emergencia en Chile de la vacuna contra el Covid -19 desarrollada por el laboratorio Pfizer y su socio alemán BionTech.

En una reunión virtual con el ISP, la doctora Weinstein, quien además es académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, llevó a cabo una detallada exposición sobre el mecanismo de acción, la seguridad y la eficacia de la vacuna, además de entregar recomendaciones para su uso en Chile.

De acuerdo a lo señalado por la investigadora, la evidencia disponible sobre la inmunidad que ofrece la vacuna de Pfizer -también llamada BNT 162 b2- garantiza una protección por un lapso de tiempo definido.

“Los anticuerpos neutralizantes se han detectado hasta el día 52, por lo tanto, esto va a ser bien importante en la educación a los pacientes vacunados. Es lo que tenemos a la vista y de lo que estamos seguros en este momento, por lo tanto, ese es el tiempo en que tenemos certeza de que va haber protección y pasado este tiempo las personas van a tener que seguir teniendo las precauciones sanitarias”, explicó Caroline Weinstein.

La académica también aclaró que los estudios continuarán, por lo que no se descarta que la evidencia científica futura pueda revelar otros aspectos relevantes de la vacuna.

La doctora Weinstein concluyó en su presentación que “la comisión de expertos se pronunció favorablemente a la solicitud de autorización de uso excepcional por urgencia sanitaria solicitada para la vacuna BNT 162 b2 presentada por el laboratorio Pfizer”.

Con la autorización en marcha, 20 mil vacunas llegarán a Chile para iniciar el proceso de inmunidad de la población, que podría comenzar la próxima semana.

0

La investigación analizará la presencia del virus Sars-CoV-2 en aguas no tratadas de ciudades de Chile y Perú.


Estudios realizados a nivel global han reportado que el SARS-CoV-2 está presente en heces de pacientes, con y sin síntomas gastrointestinales, hasta por más de tres semanas desde el inicio de la infección y su presencia en aguas residuales urbanas no tratadas ha sido detectada en etapas tempranas de la epidemia.

La evaluación de la carga viral del coronavirus en aguas servidas ha surgido como una alternativa para el seguimiento epidemiológico a nivel comunitario de la pandemia, dada la experiencia de países como Australia, Países Bajos y China, por ejemplo.

El Centro de Micro Bioinnovación (CMBi) de la Universidad de Valparaíso ha sido uno de los primeros en llevar a cabo el seguimiento del COVID-19 a través de las aguas no tratadas en Chile. A mediados de este año lideró el estudio de SARS-CoV-2 en aguas residuales en cuatro ciudades de la Región de Valparaíso.

Esta experiencia permitió al equipo de científicos de la UV, liderado por la doctora Claudia Ibacache, directora del CMBi y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética, adjudicarse un proyecto binacional, junto a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú), que permitirá identificar y analizar la carga viral del Sars-CoV-2 en aguas residuales de ciudades de Chile y Perú, desarrollando un modelo estadístico de alerta temprana para predecir eventuales brotes infecciosos en la población.

“El proyecto realizará una evaluación espacio-temporal de la concentración de Sars-Cov-2 en muestras de aguas residuales urbanas y su relación con la población de infectados. La propuesta tiene por objetivo el desarrollo de una metodología estandarizada para la detección y cuantificación de SARS-CoV-2 en aguas residuales y el seguimiento epidemiológico de este patógeno en paralelo en dos países latinoamericanos con altos índices de incidencia y mortalidad, así como también el desarrollo de un modelo predictivo que permita generar la alerta temprana de posibles brotes epidémicos, tanto de COVID-19 como de otras futuras epidemias que puedan ser detectadas en aguas residuales”, adelantó la doctora Ibacache.

El proyecto fue financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC), su homólogo peruano.

El equipo de investigadores nacionales, que encabeza la doctora Ibacache, como investigadora responsable del proyecto, está conformado por Alejandro Dinamarca, doctor en Biología Molecular y académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia UV, y el doctor Milan Stehlik del Instituto de Estadísticas de la Facultad de Ciencias UV.

Respecto al proyecto, la investigadora destacó que se trata del primer estudio de evaluación de SARS-CoV-2 en aguas residuales que se llevará a cabo de manera paralela en Chile y en el extranjero. En ese marco, el análisis abarcará la Región de Valparaíso y el Departamento de Junín, ubicado en la zona centro de la República del Perú.

Entre las ventajas del proyecto, Ibacache explicó: “Una de las principales limitantes del seguimiento epidemiológico de COVID-19 es el alto porcentaje de casos asintomáticos que no se detectan por las pruebas clínicas. En este sentido, la implementación del análisis de SARS-CoV-2 permitirá complementar la estrategia actual mediante el seguimiento comunitario de la pandemia”.

La investigadora agregó que “se espera que los resultados obtenidos a través del proyecto sean transferidos tanto a la comunidad científica, empresas sanitarias y la autoridad de salud, con el objetivo de establecer las bases para la realización del seguimiento epidemiológico de esta pandemia a través del análisis de aguas servidas, implementar un sistema de alerta temprana y ser incorporado como un método en las futuras normativas y políticas sanitarias para la alerta temprana de brotes producidos por agentes patógenos virales”.

Finalmente, la doctora Claudia Ibacache sostuvo que “con la adjudicación de este proyecto el CMBi se posiciona como líder en esta área, específicamente, en el desarrollo e implementación de nuevas estrategias para el seguimiento epidemiológico a nivel comunitario, que no solo permitirán contribuir en esta emergencia sanitaria, sino que también, en futuros brotes epidémicos de origen viral”.

0


La unidad académica conmemoró 47 años de tradición.


La Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso conmemoró un nuevo año de existencia, que se suma a su larga tradición académica, iniciada el año 1973.

Durante cuatro días se llevó a cabo la semana de aniversario, con una atractiva parrilla de actividades de manera virtual, convocando, en total, a 150 asistentes, entre estudiantes, académicos, exalumnos, profesionales del área y funcionarios.

La directora de la Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya, señaló que “este año cumplimos 47 años y el conmemorarlo de manera online significó todo un reto. Afortunadamente, entre los académicos de la Escuela formamos un equipo con el cual pudimos cubrir nuestras expectativas y organizar una semana de actividades que abarcó temas en los cuales creíamos que la Escuela debía tener una posición, como lo son los avances en vacunas Covid-19 y la educación farmacéutica virtual”.

Respecto a las jornadas, que incluyó simposios sobre Covid-19 y educación farmacéutica virtual, junto al concurso para estudiantes “Elevator Pitch”, la directora afirmó que “discutimos temas contingentes con una mirada multidisciplinaria y para ello fue fundamental el apoyo prestado por académicos de otras unidades UV, por ejemplo, los profesores Rodrigo Cruz y Cindy Peña, de la Facultad de Medicina; y Sebastián Lepe, de Creatic, ya que a partir de sus brillantes presentaciones se facilitó la conversación de estos tópicos y nos han dejado con nuevas tareas que deberemos evaluar”.

Respecto al concurso “Elevator Pitch”, actividad que se realiza por segundo año consecutivo, la profesora Moya advirtió que “a pesar de que el contexto era difícil, los estudiantes se motivaron y nos presentaron novedosas propuestas. Tal vez lo más lindo de esta actividad es ver cómo, a partir de sus inquietudes, los académicos pueden canalizar sus dudas para que desarrollen propuestas creativas”.

La académica también relevó que en la ceremonia de clausura se realizó un reconocimiento a académicos de la Escuela, estudiantes, exalumnos y funcionarios que destacaron durante el año 2020.

“Reconocimos a las académicas Carolina Campos y Natalia Quiñonez, por la adjudicación de un Fondecyt de Inicio; a la profesora Tania Bahamondez, por la adjudicación del Proyecto Global Virtual Exchange de la Universidad de Texas; y a la profesora Patricia Acuña, por el proyecto Erasmus plus Cophela y su nombramiento como miembro del Consejo Consultivo GES. Junto a ellas, distinguimos a la profesora Mariane Lutz, quien tuvo una productiva vida académica ligada a nuestra Escuela y actualmente está adscrita a la Escuela de Medicina, así como a los profesores Juan Collao y Marcela Goddard, quienes ya no están contractualmente ligados a nuestra universidad, pero continúan siempre dispuestos a colaborar con nosotros”.

También fueron distinguidos los estudiantes Matías Latorre, Bastián Hernández y Sebastián Tobar, quienes se adjudicaron el Concurso del Fondo de Desarrollo Institucional de Emprendimiento Estudiantil del Ministerio de Educación. Además, recibieron el reconocimiento los alumnos que realizaron intercambios internacionales: Felipe Carrasco, quien viajó a la Universidad de Pavia (Italia) y Karela Carrasco, quien hizo lo propio en la Universidad Federal de Santa María (Brasil).

A ellos se sumaron Beatriz Berehnd, ganadora del concurso “Elevator Pitch”, y las estudiantes Vania Acuña, Alejandra Méndez y Almendra Castro. Por su parte, los estudiantes Rubén Acuña, Constanza Maldonado y Katherine Araya fueron reconocidos por su participaron en las Jornadas de Especialidades Farmacéuticas, en las cuales fueron premiados sus trabajos.

Adicionalmente, se reconoció la desinteresada colaboración de los exalumnos en la Expo UV 2020. Se trata de los químicos farmacéuticos Gina Lagomarsino, Patricia Khlan, Angélica Villagra, Marcela Morales, Marcelo Castillo, Víctor Gómez, Pamela Morales, Enrique Gaete, Ann Loren Smith, Alexis Aceituno, Cynthia Acevedo, Lucila Espíndola, Katherine Álvarez, Ana Nieto, Andrea Arias, José Martin, Mauricio Velásquez, Mauricio Reyna, Sergio Guerrero, Bárbara Díaz, Paola Leiva, Laura Carvacho, Camilo Fuentes, Patricia Muquillaza, Rodrigo Niño y Humberto Zaldívar.

Finalmente, también se despidió a la secretaria de Estudios Cristina Pedraza, tras finalizar una larga y destacada trayectoria en la Escuela.



0

Box de producción y sala de masoterapia serán emplazados en la isla el primer semestre del 2021.
 
Una fructífera reunión remota realizó el equipo del proyecto Etnofarmacia, liderado por la profesora Cecilia Rubio, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, con el director del hospital Hanga Roa de Rapa Nui, Juan Pakomio, para definir la próxima instalación de dos contenedores a un costado del centro de salud de la isla.

La iniciativa, financiada con aportes del FIC-R, integra a académicos de las facultades de Farmacia, Medicina y Arquitectura de la UV. Una de sus acciones a desarrollar es el emplazamiento de dos contenedores, uno destinado a masoterapia y el segundo como sala de producción de extractos de plantas de acuerdo a fórmulas de medicina ancestral isleña.

Junto a Pakomio, titulado de Obstetricia y Puericultura en la UV, participó de la jornada como representante del hospital la asistente social Yolanda Nahoe, mientras que del equipo UV lo hicieron las académicas Marcela Escobar y Patricia Carreño, junto a los profesores Omar Acevedo y Alan Muñoz.

Durante la sesión se discutieron aspectos relevantes a los elementos externos que deben incorporarse en los contenedores, considerando las condiciones climáticas de la isla. Ambos de 20 pies, estarán totalmente habilitados, con dimensiones de 6 x 2,4 x 2,5 metros.

El box destinado a aplicar masajes terapéuticos por parte de las sanadoras de la agrupación Papa Ra’au, contará con camilla convencional y camilla de jade, lavamanos y mobiliario. Mientras, el segundo contenedor está diseñado como una zona de producción de preparados tradicionales de la medicina ancestral de Rapa Nui, tendrá una fuente de calor eléctrica, mesones de acero inoxidable, estante tipo rack, vestidor y lavadero de tipo industrial.

Esta sala de producción debe cumplir con las normas sanitarias, es decir, debe contar con zonas diferenciadas de ingreso a través de un vestidor. En el exterior, ambos contenedores tendrán accesibilidad para personas con movilidad reducida incluso en silla de ruedas y su diseño será armónico con el hospital Hanga Roa.

Al respecto, la directora del proyecto, profesora Cecilia Rubio, señaló que “el diseño de ambos contenedores y su funcionalidad fue consensuado en conjunto con la agrupación Papa Ra’au, integrada por mujeres sanadoras de la isla, poseedoras de conocimiento ancestral en el uso de las plantas endémicas e introducidas, y quienes actualmente aún realizan extractos, tanto en sus casas como en el box intercultural del hospital”.

La directora comentó que “entre los objetivos del proyecto se cuentan modernizar la práctica sostenible de la etnofarmacia Rapa Nui a partir del mejoramiento de la infraestructura disponible, junto con validar la calidad y bioactividad de sus productos. Las actuales condiciones sanitarias provocadas por la pandemia del Covid 19 nos han impuesto la necesidad de reprogramar las actividades, ya que en la actualidad la isla permanece cerrada a los visitantes, por lo que estamos organizando la instalación de los contenedores en conjunto con la dirección del hospital Hanga Roa”.

La fotografía que complementa esta información corresponde a uno de los viajes realizados en 2019 a Rapa Nui, cuando el equipo Etnofarmacia exploró en terreno junto a la dirección del hospital el lugar donde serán emplazados los contenedores.


0

La académica de la Escuela de Química y Farmacia expuso en el Diplomado Derecho, Salud e Innovación Farmacéutica del plantel mexicano.
 
La doctora Caroline Weinstein, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso, ofreció la conferencia “Medicamentos biotecnológicos. Concepto de biosimilaridad”, a los estudiantes del diplomado Derecho, Salud e Innovación Farmacéutica de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.

La exposición se llevó a cabo ante una audiencia compuesta principalmente por abogados y otros profesionales que se desempeñan en el ámbito regulatorio.

“El objetivo de la clase fue transmitirles por qué los medicamentos biotecnológicos son tan diferentes de los medicamentos de síntesis, y deducir de estas diferencias que no corresponde, para este grupo de fármacos, aplicar el concepto de bioequivalencia, siendo la biosimilaridad el concepto que los expertos han acuñado para referirse a los productos que imitan a un producto biotecnológico, cuya patente ha caducado. Al tratarse de medicamentos de naturaleza proteica, es necesario estar atento a las reacciones inmunológicas, y que en consecuencia la farmacovigilancia cobra vital importancia en estos medicamentos”, sostuvo la investigadora.

La Universidad de Valparaíso mantiene un convenio vigente de colaboración con la UNAM. “A través de la docencia, en este diplomado se hace un aporte a mantener activo dicho convenio. Es probable que la colaboración se mantenga, a través de futuras versiones de este diplomado y de algún tipo de publicación, que compare el marco normativo de los países participantes de Latinoamérica y Brasil”, afirmó.

La doctora Weinstein valoró su participación de la siguiente manera: “Una gran experiencia poder divulgar los mismos conceptos que hace más de cinco años venimos entregando, a través del curso taller (de profundización profesional) ‘Medicamentos biotecnológicos: una visión global’, que este año debió ser suspendido debido a la pandemia. Pude visualizar que las preocupaciones que tenemos en Chile son comunes a países de Latinoamérica y Brasil. También sirvió de preludio a un módulo de enseñanza virtual denominado ‘Terapias biológicas y avanzadas’, que estamos preparando con las colegas Patricia Carreño, Carolina Campos, Silvia Bonilla y Patricia Acuña de la Facultad de Farmacia, en el marco del proyecto Cophela, dirigido por esta última”.




0

​Nutricionista de la Universidad de Valparaíso advierte sobre los efectos negativos para la salud, en especial en niños, si sobrepasa la ingesta diaria admitida.


Por su bajo o nulo aporte calórico, los edulcorantes se han convertido para muchas personas en los sustitutos ideales del azúcar y en la alternativa para quienes deseen bajar de peso sin disminuir el sabor. Sin embargo, nuevos estudios han puesto en cuestionamiento la inocuidad de estos productos en la dieta.

La nutricionista Claudia Vega, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso, explicó el comportamiento de los edulcorantes en el organismo.

“Se ha descubierto que los edulcorantes podrían tener efectos sobre receptores de sabor dulce a nivel intestinal y desencadenar respuestas metabólicas, alterando la glicemia o insulinemia postprandial (es decir, cuánta insulina tiene en la sangre después de comer) y el apetito”, advirtió la académica.

En la misma línea, un artículo publicado en la prestigiosa revista Nature demostró que la ingesta crónica de edulcorantes no nutritivos tiene un efecto sobre la microbiota intestinal, aumentando factores pro-inflamatorios en el eje intestino-hígado, provocando intolerancia a la glucosa, comentó la nutricionista.

En relación al consumo abusivo de edulcorantes, para Claudia Vega el mayor riesgo de esta situación se daría principalmente en los niños, porque podrían alcanzar rápidamente la ingesta diaria admitida.

“Por ejemplo, un niño que pesa 18 kilos alcanzaría la ingesta diaria admitida de aspartamo y acesulfamo consumiendo ocho vasos de bebida light al día. A su vez, el mismo menor podría alcanzar el límite diario de la ingesta consumiendo dos unidades de yogurt light de 125 gramos. Es por eso que en niños menores no sería recomendable el uso de alimentos con edulcorantes. Además, el abuso de consumo de edulcorantes no nutritivos aumentaría el umbral de dulzor y con ello se podría estimular la necesidad de consumir alimentos dulces”, aseguró la nutricionista.

La académica UV también se refirió a los efectos metabólicos que no están considerados en la ingesta diaria admitida y podrían ser provocados incluso con un consumo menor al recomendado de cada edulcorante.

“Por eso es relevante continuar investigando esos efectos que podrían modular el apetito y la respuesta glicémica e insulinémica tras la ingesta de edulcorantes no nutritivos” señaló.

Tal como lo menciona Claudia Vega, un reciente meta-análisis concluyó que para el caso de la ingesta aguda de sucralosa, L-arabinosa, aspartamo, acesulfamo y sacarina no se observa un efecto metabólico relevante sobre glicemia e insulinemia en sujetos sanos y que podría tener un efecto positivo controlando la glicemia postprandial (nivel de glucosa en sangre tras las comidas) en pacientes con Diabetes Mellitus Tipo 2 (DM 2).

Otro ensayo clínico de hace un año encontró que efectivamente los adultos disminuyen la ingesta energética total incorporando edulcorantes no nutritivos en la dieta.

“También hay estudios, por ejemplo el de la profesora Verónica Sambra, egresada de la Universidad de Valparaíso, que detectó aumento de apetito tras la ingesta de edulcorantes no nutritivos. Al parecer, compensaríamos la falta de ingesta energética en un siguiente tiempo de comida y existen algunos ensayos clínicos que así lo han detectado. Sin embargo, un ensayo clínico en pacientes con obesidad, que incluyó 200 personas durante un año, demostró que la inclusión de edulcorante en la dieta promueve la baja de peso, disminuyendo la ingesta total de energía en el día”.
Tal como lo afirmó la académica, en relación al efecto en el colon, el riesgo estaría dado principalmente con aquellos edulcorantes que no se absorben a nivel intestinal (estevia, sacarina o sucralosa) y que podrían alterar los factores pro-inflamatorios, como lo reportó un artículo de Nature hace un tiempo.

Finalmente, la nutricionista aseguró que si se respeta la ingesta diaria admitida de cada edulcorante sería seguro su consumo y no habría toxicidad. Respecto a las respuestas metabólicas agudas, al parecer no serían significativas en sujetos sanos y resultaría beneficioso en DM2 (esto para sucralosa, L-arabinosa, aspartamo, acesulfamo y sacarina), según un reciente meta-análisis.

“Para el caso de los otros edulcorantes no nutritivos, como estevia y D-tagatosa, es necesario más investigación para determinar efectos agudos. Respecto a efectos crónicos dados, principalmente por el cambio o alteración de microbiota, los que podrían generar este problema serían sucralosa, estevia, sacarina y D-tagatosa, porque no son absorbidos a nivel intestinal y llegan al colon”, concluyó.



0

El doctor en Biología Molecular de la UV Alejandro Dinamarca advierte que los estándares de bioseguridad deben considerar aspectos específicos y diferentes a los de vacunas clásicas.
 
En la carrera por convertirse en la primera vacuna segura y efectiva contra el Covid-19, diez candidatas se encuentran en la fase 3, es decir, con estudios clínicos en personas. De ellas, ocho utilizan la técnica clásica para el desarrollo de vacunas y dos apuestan por un método completamente diferente, que de ser aprobado inaugurará una nueva etapa en la generación de las vacunas para la humanidad.

En efecto, las empresas de biotecnología Moderna y BioNtech se basan en el uso de ARN para producir los antígenos en los individuos vacunados. Es decir, introducen información genética específica del virus (ARN) que codifica para un componente del virus que servirá de antígeno para activar al sistema inmunológico.

En el caso de las propuestas para Sars CoV 2, ambas empresas utilizan ARN del virus que codifica para producir un componente específico de la estructura viral.

En otras palabras, mientras las vacunas tradicionales inoculan virus inactivos o partes de su estructura para desencadenar una respuesta inmune en el organismo y, de paso, entrenan al cuerpo para futuros contagios, las farmacéuticas estadounidenses Moderna y Pfizer (junto a su socio alemán BioNtech) buscan introducir el uso de este nuevo tipo de vacunas cuyos resultados de efectividad según lo anunciado por ellas mismas son muy esperanzadores.

Para muchos es un método prometedor hasta ahora y de aprobarse marcaría el inicio de una nueva generación de vacunas.

El microbiólogo de la Universidad de Valparaíso y doctor en Biología Molecular Alejandro Dinamarca afirmó que “las vacunas de ARN hasta ahora nunca habían sido probadas para uso en humanos y sería la primera vez en que se autorizara su uso, por lo que los aspectos de bioseguridad, trazabilidad, eficacia y calidad debiesen considerar estándares distintos a las de las vacunas conocidas a la fecha”.

Dinamarca, quien también es investigador del Centro de Micro Bioinnovación (CMBi) de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la UV, explicó que “el ARN es la información contenida en el ADN, que se traduce en proteínas, por lo que la biología evolucionó a tener controlada la presencia y actividad de esta molécula (ARN). De hecho, el ARN se caracteriza por ser extremadamente inestable y ser destruido por la presencia habitual de enzimas RNAsas”.

Desde un punto de vista biológico, el profesor Dinamarca señala que “no puede ocurrir que una célula (incluyendo las de nuestro cuerpo) procese cualquier molécula de ARN foránea presente para producir proteínas que no son parte del funcionamiento o estructura celular. De hecho, eso es lo que diferencia o identifica a una célula de otra, por lo que el control por eliminación de ARN foráneo es natural”.
En este sentido, para que estas prometedoras innovaciones puedan lograr su objetivo, deben asegurar la presencia, estabilidad y actividad del ARN viral introducido.

Asimismo, existe la necesidad de asegurar la bioseguridad con estándares diferentes, “en los que se establezca que la molécula quimérica (proteína producida a partir del ARN introducido), no genere directa o indirectamente efectos genéticos, celulares, fisiológicos, inmunológicos o metabólicos, que a corto, mediano o largo plazo nos induzcan procesos inmunológicos o inflamatorios no deseados. Esto es fundamental”, explicó.

Si bien en vacunas clásicas estos aspectos están muy bien controlados, este nuevo escenario planteado por las farmacéuticas hace necesaria la revisión de los criterios de evaluación y aprobación.

Bajo ese horizonte, el microbiólogo de la UV dijo que “también se debe contemplar que la molécula quimérica, producida a partir del ARN introducido, no tenga similitud con moléculas propias de nuestro organismo, de manera que se generen respuestas de inmunidad cruzada, en donde nuestro propio sistema inmunológico pueda empezar a atacar, al igual que las enfermedades autoinmunes, nuestro propio sistema”, sostiene el doctor.

En la actualidad, continúa Dinamarca, afortunadamente se cuenta con la ciencia y herramientas que permiten establecer estos asuntos, por lo que “estudios de este nuevo tipo de vacunas debiese considerar a la biología computacional, la bioinformática y la biología molecular, de manera tal que el producto farmacéutico final sea adecuado”.

Finalmente, el investigador señaló que “es importante que, de pasar todos las etapas de estudio clínico, de bioseguridad, de estabilidad y trazabilidad de vacunas de ARN, finalmente se asegure a los países y personas que las empresas farmacéuticas producirán una dosis conocida de ARN inocua y con una acción molecular específica destinada a generar una inmunidad contra Sars CoV 2. Las vacunas han sido una de las herramientas biotecnológicas que más han contribuido a la salud de la humanidad y hoy vemos que empieza una nueva era de la mano de la evolución del conocimiento científico y especialmente de la microbiología, bioinformática, genómica y biotecnología”.



 
0

Participan equipos de investigadores de las Escuelas de Nutrición y Dietética, Psicología y Medicina.
 
Dos proyectos en el que participan académicas y académicos pertenecientes a tres escuelas de la Universidad de Valparaíso resultaron ganadores en el XVII Concurso Nacional de Proyectos de Investigación y Desarrollo en Salud FONIS 2020, perteneciente a la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID).

Se trata de las propuestas “Efecto de la ingesta diaria de una crema de legumbres con bioaccesibilidad controlada de nutrientes y adecuada aceptabilidad sensorial sobre la inflamación, parámetros metabólicos, masa, fuerza y función muscular en adultos mayores”, proyecto en el que participan las investigadoras Marcela Alviña, decana de la Facultad de Farmacia, y Claudia Vega, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética, y en el que la UV actúa como entidad asociada; y “Diseño y aplicación de un ensayo piloto de un programa de atención psicológica para estudiantes secundarios víctimas de violencia policial tras el Estallido Social del 18 de octubre de 2019, en la ciudad de Valparaíso”, cuya directora es la profesora Ximena Faúndez, académica de la Escuela de Psicología, y en el que la UV tiene un rol de institución principal.

La nutricionista Claudia Vega señaló que “el proyecto consiste en formular una crema de legumbres rica en Omega-3, resveratrol, Leucina y de moderado-bajo Índice Glicémico que, además de solventar deficiencias nutricionales, sea de buena aceptabilidad y tenga características saludables que le permitan contribuir a controlar el riesgo de desarrollar eventos propios del envejecimiento como la inflamación, la pérdida de masa muscular y las enfermedades crónicas de índole nutricional presentes en los adultos mayores“.

Asimismo, la profesora afirmó que una de las motivaciones para realizar el proyecto fue la necesidad de actualizar las características nutricionales de los alimentos ofertados en el Programa de Alimentación Complementaria del Adulto Mayor, de modo que “estos productos, además de solventar deficiencias nutricionales, sean un agente protector frente a enfermedades crónicas altamente prevalentes y asociadas al envejecimiento (hipertensión, diabetes, dislipidemia y sarcopenia)”.

Claudia Vega destacó que la investigación traslacional tiene la característica de aumentar el radio de alcance e impacto de un proyecto y “este sería el caso. Desde una problemática de salud pública (envejecimiento y enfermedades crónicas no transmisibles), se plantea una solución a través del diseño de un alimento, que luego es sometido a un ensayo clínico para evaluar su efectividad y real impacto en salud; si la evaluación es positiva, entonces la solución regresa y se instala para impactar en salud pública”, proyectó.

 Por su parte, la profesora Ximena Faúndez explicó que su proyecto de investigación y desarrollo en salud tiene por finalidad dar respuesta a una situación emergente y particular, caracterizada por las consecuencias en la salud mental de estudiantes secundarios víctimas de violencia policial en el contexto de las manifestaciones populares ocurridas en Chile a partir del 18 de octubre del 2019.

“Específicamente se pretende evaluar la factibilidad y aceptabilidad de una intervención psicoterapéutica para disminuir la sintomatología de estrés post-traumático en adolescentes que han sufrido violencia policial en el contexto de movilizaciones”, sostuvo la académica. La doctora Faúndez también precisó que las consecuencias en la salud mental derivadas de la violencia de Estado difieren de otras situaciones traumáticas y que escapan por tanto a intervenciones de tipo genéricas. “La violencia de Estado tiene un origen social e intencional, siempre es cometida por un ser humano contra otro de manera deliberada”, aclaró.

Finalmente agregó que el estudio busca, en primera instancia, evaluar el impacto psicológico de este tipo de violencia y, en segundo lugar, diseñar un programa piloto de atención psicológica que responda a las necesidades específicas de este grupo. “La psicología basada en la evidencia es un modelo metodológico que pretende legitimar tratamientos y teorías que presenten pruebas empíricas de respaldo para su utilización clínica. Actualmente, los tratamientos psicológicos que cumplen los requisitos derivados de este sistema son admitidos como tratamientos de elección en la mayoría de los servicios públicos y privados de salud”

Equipo de investigadores Facultad de Farmacia
Director del proyecto: Francisco Pérez, INTA, U. de Chile.
Co-directora: Salomé Mariotti, U. Finis Terrae.
Co-investigadores: Cecilia Albala, INTA, U. de Chile; Marcela Alviña, Facultad de Farmacia–UV; Claudia Vega, Escuela de Nutrición y Dietética-Facultad de Farmacia-UV; y Oscar Castillo, U. Finis Terrae.

 Equipos de investigadores FACSO-Medicina
Directora del proyecto: Ximena Faúndez, Escuela de Psicología, FACSO-UV.
Director alterno: Javier Morán, Escuela de Psicología, FACSO-UV.
Investigadora: Dahiana Gamboa, Escuela de Psicología, FACSO-UV.
Investigadora Médico Psiquiatra: Fanny Leyton, Escuela de Medicina UV.
Psicólogo clínico e Investigador asociado: Diego Bravo, Escuela de Psicología, FACSO-UV.

0

Las clases se llevarán a cabo de manera virtual desde el 17 de noviembre al 3 de diciembre.
 
“La alimentación como herramienta clave en el desarrollo y la salud” es el nombre del I Curso de Actualización en Nutrición y Alimentos online, que se realizará entre el 17 de noviembre y el 3 de diciembre de este año, los días martes y jueves, bajo la coordinación de la doctora Claudia Ibacache, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia y directora del Centro de Microbioinnovación (CMBi).

La doctora Ibacache explica que el curso surge de la necesidad que tienen las nutricionistas y los profesionales del área de la salud y los alimentos de mantenerse actualizados en los diferentes temas de desarrollo profesional.

“En un mundo globalizado, donde el conocimiento avanza a pasos agigantados, es importante implementar estas instancias, tanto para nuestros egresados como para otros profesionales de áreas afines”, afirma.

La académica agrega que el curso incluirá temas como nutrición deportiva, alimentos funcionales y probióticos, nuevas estrategias para el desarrollo de alimentos sustentables, la importancia de la alimentación y nutrición en diferentes etapas de la vida y su impacto en el desarrollo de patologías crónicas.

Entre los expositores destacan los académicos de la Escuela de Nutrición y Dietética Rafael Jiménez, magíster en Nutrición y Dietética Internacional; Claudia Vega, máster en Ciencias Biológicas y Médicas, mención Nutrición; Carolina Henríquez, doctora en Nutrición y Alimentos; Samanta Thomas, doctora en Ciencias, mención Investigación y Desarrollo de Productos Bioactivos; Carina Valenzuela, doctora en Desarrollo Humano y Salud; y Claudia Ibacache, doctora en Microbiología. También participarán las doctoras Cristina Vergara, del INIA, y Natalia de la Horra, nutricionista de la Clínica Meds.

Los interesados se pueden inscribir en la página web de la Facultad de Farmacia, en el siguiente link: https://facultadfarmacia.uv.cl/?page_id=2870&mbuilder=true


0

Participarán la Escuela de Nutrición y Dietética, el centro Gerópolis, el Instituto de Física y Astronomía y el Instituto de Química y Bioquímica.
 
La Universidad de Valparaíso participará con cerca de diez actividades en la primera versión online del Festival de la Ciencia (FECI), que se desarrollará desde el 11 al 15 de noviembre en la Región.

La parrilla programática de la UV fue diseñada por investigadoras e investigadores de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia, del Centro Gerópolis, del Instituto de Física y Astronomía y del Instituto de Química y Bioquímica de la Facultad de Ciencias.

Tal como lo señalan los organizadores, el FECI reúne a diversas instituciones de la Región de Valparaíso y es una instancia creada por la División Ciencia y Sociedad del Ministerio de Ciencias.

El FECI, que también se extenderá por todo el país, busca celebrar la curiosidad, pero también la cultura científica y su influencia positiva en la vida de las personas a través de las múltiples áreas del conocimiento. Así, existirán instancias que van desde temáticas patrimoniales, culturales y artísticas hasta contenidos para saber más de los virus, la magia de las matemáticas o la astronomía.

En la Región de Valparaíso son más de cincuenta instituciones las que serán parte de FECI, coordinadas por Explora Valparaíso, entre las que se cuentan museos, universidades, centros culturales y un sinfín de organizaciones que han preparado decenas de atractivas e interesantes actividades, como conciertos, talleres, recorridos guiados, cápsulas audiovisuales, obras de teatro, exposiciones virtuales y mucho más.

Para conocer todos los detalles de estas y otras actividades que serán parte de FECI en la Región de Valparaíso, puede visitar www.fecivalparaiso.cl.


0

Esta red reúne a importantes equipos de investigación en marketing y turismo de las principales universidades iberoamericanas.
 
 
La Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso acaba de sumar una nueva alianza colaborativa, tras ingresar como miembro de la Red Internacional de Investigación en Marketing y Turismo (Redimarkt), organismo que reúne a grupos de investigadores de alta calidad de reconocidas universidades de Iberoamérica.

El académico Fernando Rojas, doctor en Administración y Gestión e impulsor del convenio, explicó que “para la Escuela de Nutrición y Dietética ser miembro de esta red es una gran oportunidad para generar vinculaciones de tipo académico en el área de Marketing,  a través de nuestro Programa de Magíster en Gestión de Servicios de Alimentación y Nutrición y también del nuevo Centro del Comportamiento Alimentario, que dirige la doctora Catalina González, donde el Marketing de los Alimentos es un área relevante”.

La incorporación a Redimarkt se gestionó durante la realización del “V Congreso Internacional On / Off  sobre Toma de Decisiones de Marketing” (“5th MDM ON/OFF International Conference in Marketing Decision Making”, su nombre en inglés), evento multinacional organizado por las universidades de Barcelona y de Medellín, que contó con la presentación de dos  trabajos finales de grado del Magister en Gestión y Servicios de Alimentación y Nutrición UV, programa cuyo director es el doctor Rojas.

De acuerdo a lo informado por el académico, esta semana recibió el certificado que acredita la membresía: “Esperamos generar investigación en estas áreas y además tener la posibilidad de publicar en la revista de esta prestigiosa red, como también llevar a cabo proyectos de investigación conjunta, con el resto de las universidades que forman parte de Redimarkt, junto a la participación en seminarios, congresos y generar instancias de intercambio académico y estudiantil”.

El profesor agregó que es importante visibilizar el quehacer de la Escuela de Nutrición UV en el contexto iberoamericano y también “explotar nuestras potencialidades,  a través de nuestros programas de postgrado y centros de investigación”.

Finalmente, el doctor Rojas adelantó que por las características del convenio también está abierto a distintos grupos de investigación de la UV, por lo tanto extendió la invitación, para participar de esta alianza, a la carrera de Gestión en Turismo y Cultura de la Facultad de Arquitectura, a través de su director, el profesor Claudio Rojas.




0

La invención previene las infecciones intrahospitalarias y obtuvo su patente de innovación nacional en julio pasado.

Esta semana la Fundación Copec-UC destacó tres invenciones que obtuvieron su patente de innovación nacional durante el 2020 y una de ellas fue “Prevención de infecciones intrahospitalarias mediante el uso de biosurfactantes de origen marino”, desarrollada y liderada por académicos e investigadores de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso y del Centro de Microbioinnovación (CMBi).

En el proyecto, que fue seleccionado y recibió financiamiento por Copec-UC el año 2012, participaron los doctores Alejandro Dinamarca, Claudia Ibacache y Juan Ojeda, quienes, junto a la egresada de la Escuela de Química y Farmacia y estudiante de doctorado en la Universidad de Nottingham (Reino Unido) Natalia Romo, lograron obtener la concesión de la patente de invención en Chile del “Extracto de origen bacteriano producido por la bacteria marina Kocuria sp y su uso para generar estructuras poliméricas con superficies bioactivas capaces de inhibir la formación de biopelículas microbianas”, la cual fue registrada bajo el número 60064, con fecha 20 de Julio de 2020.

Esta patente es la tercera que obtiene la Facultad de Farmacia y la novena de la Universidad de Valparaíso.

Para el doctor Dinamarca, este nuevo reconocimiento de parte de Copec UC es “una muestra de éxito en la ejecución y finalización de proyectos de innovación desarrollados en la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso”.

Tal como lo explicó en su oportunidad el microbiólogo, la invención apunta a un método para obtener una síntesis de compuestos (extracto) que se encuentran en la bacteria Kocuria y que evitan la formación, adhesión y proliferación de agentes patógenos a dicho extracto.

“El producto de la bacteria se puede integrar en diversos polímeros usados para fabricar desde pinturas a dispositivos como catéteres, por ejemplo. Así las superficies quedan activadas e inhiben que los patógenos proliferen. El uso de las superficies y estructuras 3D es tanto para aplicaciones biomédicas, incluyendo usos clínicos, como para aplicaciones industriales o incluso aplicaciones domésticas”, detalló.

Dinamarca, quien actualmente es director general de Postgrado y Postítulo UV, al momento de obtener la patente afirmó: “Estamos trabajando en hacer ciencia que derive en aplicaciones que sean de utilidad y puedan generar una diversificación de la matriz productiva del país, potenciando a su vez la formación de nuestros y nuestras estudiantes de postgrado”.

Fundación Copec-UC

Copec-UC es una fundación que tiene como principal objetivo fomentar e incentivar el desarrollo y la promoción de la investigación científica y tecnológica relacionada con los recursos naturales del país. Para el desarrollo de dichas investigaciones, la institución realiza concursos abiertos, a través de los cuales selecciona proyectos de investigación y desarrollo, buscando iniciativas que logren tener un potencial productivo o comercial que aporte al país. De esta manera, brinda el apoyo financiero, técnico y comercial, con el fin de que los investigadores materialicen sus ideas dentro de la sociedad.

Dinamarca Lab.jpg
 

 
0

Se trata de “Herbarium-UV: Un aporte a la valorización de la Biodiversidad”, propuesta que fue seleccionada en el concurso del FDI del Mineduc.
 
En el marco del Concurso del Fondo de Desarrollo Institucional (FDI) de Emprendimiento Estudiantil del Ministerio de Educación, la Universidad de Valparaíso se adjudicó siete de los ocho proyectos presentados, entre los cuales destaca “Herbarium-UV: Un aporte a la valorización de la Biodiversidad”, presentado por Matías Latorre, Bastián Hernández y Sebastián Tobar, estudiantes de la Escuela de Química y Farmacia de la UV.

Matías Latorre (20), quien cursa segundo año de carrera, explica que el proyecto consiste en contribuir a un mayor conocimiento de la biodiversidad, a través de la publicación del inventario del Herbarium UV, mediante una plataforma pública de libre acceso con el estándar Darwin Core (DwC) y en la plataforma institucional de recursos de aprendizaje (DIBRA-UV).

“Se basa en un trabajo en paralelo y simultáneo con una duración de dos años, que comprende las áreas de: Desarrollo registro digital de las muestras, curación de datos y la difusión del inventario del herbario. Estas áreas se irán desarrollando durante todo el proyecto”, agrega el estudiante.

El joven también señala que “la idea se venía pensando desde antes con el equipo, dado que era un sueño el digitalizar las muestras, proceso que modernizaría eventualmente al herbario. Cuando se dio la oportunidad de la postulación, sólo restaba la voluntad de querer hacer algo productivo para el futuro, dado que a la vuelta estaríamos donde quedamos”.

Los registros, que incluirán datos de especímenes y sus respectivas imágenes, estarán disponibles para toda la comunidad nacional y a lo menos en cien países más.



0

​La asistencia y participación fue positivamente calificada por las autoridades de la Universidad de Valparaíso.
 
Una importante participación registró la versión 2020 de la ExpoUV, el tradicional espacio de extensión en que la Universidad Valparaíso desde 2013 ha recibido anualmente a los postulantes a la educación superior para presentar su oferta académica. Dada la situación de pandemia, este año la feria se desarrolló completamente online, registrando la asistencia de miles de jóvenes que visitaron los stands digitales de las 42 carreras que imparte la casa de estudios.

La ExpoUV se desarrolló durante dos días, el miércoles 28 y jueves 29, de 10:30 a 17:30 horas, períodos en los que profesores de los programas académicos estuvieron conectados vía Zoom con los postulantes, para responder consultas y aclarar dudas.

David Carrillo, director de Extensión y Comunicaciones, señaló que “creo que ha sido una muy buena experiencia esta ExpoUV en versión digital. Tuvimos una muy buena asistencia de estudiantes que recorrieron el sitio especialmente diseñado para esta ocasión, visitaron todos los espacios de carreras, vieron los videos y conversaron a través de Zoom con algunos profesores”.

Indicó Carrillo que “en los próximos días vamos a tener los números finales, pero inicialmente vemos que son miles los chicos y chicas que accedieron en estos dos días al sitio web institucional para navegar por esta experiencia que fue la ExpoUV. Vamos a mantener, por lo mismo, todo el material que dispusimos, para que en las próximas semanas y meses que quedan de cara al proceso de admisión los futuros estudiantes puedan seguir accediendo a todo este conjunto de videos, charlas, conferencias y material audiovisual, que por lo que hemos visto ha sido muy bien recibido y ha generado gran interés”.

Finalmente, David Carrillo expresó su agradecimiento “a las unidades académicas, a todas las carreras, por el esfuerzo que hicieron para estar presentes en esta experiencia nueva que era hacer la ExpoUV digital. Espero que el próximo año nuevamente retomemos la tradición y nos encontremos en el Gimnasio Polideportivo, recibiendo a los futuros y futuras estudiantes con la ExpoUV presencial”.

Por su parte, Carlos Becerra, vicerrector académico de la UV, afirmó: “Me parece muy importante reconocer el esfuerzo que ha habido de parte de todas las unidades académicas y del nivel central para sacar adelante esta ExpoUV virtual. Efectivamente se trató de un gran esfuerzo, en el que hubo una muy buena colaboración entre todos y todas para que esto resultara tan bien como ha terminado el día de hoy”.

El vicerrector académico destacó que “este tipo de espacios son los que generan valor agregado y reconocimiento por parte de los futuros estudiantes, y esperamos que eso se plasme en tener una muy buena matrícula para el próximo proceso de admisión 2021”.
0

​En esta versión la Facultad de Farmacia destacó con dos propuestas lideradas por académicas de la Escuela de Química y Farmacia.

 
Un muy positivo resultado logró la Universidad de Valparaíso en el Concurso de Proyectos Fondecyt de Iniciación en Investigación 2020.

La UV adjudicó 13 proyectos, ubicándose como la octava universidad del país con más investigaciones ganadoras, logrando también un alto índice de aprobación de proyectos, ya que el 40,6 de los presentados fueron adjudicados.

La institución logró también un importante avance respecto a 2019, ya que el año pasado había adjudicado menos proyectos (once) y se había ubicado como la duodécima universidad con más investigaciones ganadores.

En cuanto a los montos asignados, también hubo un crecimiento, pasando de 838 millones 401 mil pesos en 2019 a 852 millones 816 mil pesos en la actual convocatoria.

Otro hecho destacable fue que los proyectos ganadores pertenecen a siete facultades distintas: Farmacia (dos), Ciencias (dos), Ciencias Sociales (dos), Derecho (dos), Humanidades y Educación (uno), Ingeniería (tres) y Odontología (uno).

Proyectos adjudicados
“Modulating the selective anticáncer activity of Lichen metabolites: synthesis of new derivatives of pulvinic acid with improved activity against breast cancer”. Natalia Quiñones, Facultad de Farmacia.

“Sequential and combined administration of specialized pro-resolving mediators: a novel therapeutic strategy in resolution of inflammation and vascular repair”. Carolina Campos. Facultad de Farmacia.

“Algebraic properties of zeta functions attached to narrow ray classes”. Milton Espinoza, Facultad de Ciencias.

“The influence of the Amundsen-Bellingshausen and Weddell low pressure centers on the recent and future climate variability of the Antarctic Penninsula”. Deniz Bozkurt, Facultad de Ciencias.

“Refundación de la Sociología en Chile: disputas ‘campales’, giros y continuidades de la producción y los usos del saber sociológico en la posdictadura (1990-2020)”. Juan Cárdenas, Facultad de Ciencias Sociales.

“Blocks. Emergencia, consolidación e impacto de un objeto de frontera en la comunidad de prácticas de la arquitectura chilena”. Jorge Vergara, Facultad de Ciencias Sociales.

“Nuevo paradigma de la filiación en Chile: hacia una integración de la voluntad procreacional y la socio-afectividad en perspectiva de infancia”. Rommy Álvarez, Facultad de Derecho.

“Las adolescentes privadas de libertad en Chile, género y derechos humanos: bases para la mejora de una política sectorial”. Marcela Aedo, Facultad de Derecho.

“La fenomenología histórica y la transformación de la fenomenología trascendental. Jacques Derrida y Marc Richir, lectores del origen de la geometría de Husserl”. Aquiles Trujillo, Facultad de Humanidades y Educación.
 
“Deep-learning-atlas-based method to optimize the postprocessing and evaluation of cardiovascular index and biomarkers from magnetic resonance imaging”. Julio Sotelo, Facultad de Ingeniería.

“Data-driven fuzzy hemodynamic response model for functional MRI”. Alejandro Veloz, Facultad de Ingeniería.

“The role of individual and group centrality in the influence spread process within social networks”. Fabián Riquelme, Facultad de Ingeniería.

“IL6 – STAT3 function in recurrence of Dormant cancer cells”. Matías Escobar, Facultad de Odontología.
0

Toma de muestras responde a un convenio entre ambas instituciones y se inició este viernes en la estación Puerto.



 
Como parte de un convenio marco de cooperación mutua, suscrito entre la Universidad de Valparaíso y Metro Valparaíso, el Centro de Micro Bioinnovación de la Facultad de Farmacia inició este viernes la toma de muestras que permitan evaluar la efectividad de los procesos de sanitización que se ha implementado en los trenes, para garantizar la máxima seguridad de los usuarios y trabajadores de la empresa.


Los estudios buscan descartar la presencia de agentes nocivos, en especial del Sars-CoV-2, en los vagones del Metro Valparaíso y por primera vez se analizará la calidad microbiológica del aire circulante al interior de los trenes, análisis que se sumará al muestreo de las superficies de mayor contacto de los viajeros.


La doctora Claudia Ibacache, directora del CMBi y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UV, explicó que “para la muestra de aire se utiliza un equipo que hace un ingreso forzado del aire, que al estar cuantificado permite conocer el volumen exacto de la muestra que estamos tomando. Luego hacemos la cuantificación de los microorganismos en el laboratorio. Por lo tanto, vamos a evaluar diferentes tipos de microorganismos para determinar el riesgo”.


El estudio, pionero en Chile, permitirá contar con la información precisa sobre la presencia o no de Covid-19 en la red de metro de la Región. La doctora Ibacache agrega que “este acuerdo de colaboración nos abre la puerta tanto para evaluar también cómo desarrollar nuevas metodologías que tengan un impacto directo en la comunidad, que es una de nuestras prioridades en el CMBi, y que contribuya a ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y de nuestro entorno”.


Esta viernes el rector subrogante de la Universidad de Valparaíso, Christian Corvalán; la decana de la Facultad de Farmacia, Marcela Alviña; el gerente de Metro Valparaíso, Víctor Marshall; y la directora del CMBi, Claudia Ibacache, dieron inicio oficial del convenio suscrito por ambas instituciones con la toma muestra que se realizó en el anduve 1 de la estación Puerto.


Christian Corvalán señaló que para la Universidad de Valparaíso es muy importante esta alianza de cooperación con Metro Valparaíso. “Creo que somos dos instituciones vertebrales de nuestra región y efectivamente estamos haciendo un esfuerzo importante por apoyarnos en esta etapa que tiene que ver con cómo desarrollamos estrategias para enfrentar la pandemia”, sostuvo.


“Hemos sido capaces de desarrollar algunos procesos de innovación en esta materia, que tiene que ver con medir cargas virales en espacios de aire, lo que ha comprobado el Centro de Micro Bioinnovación y la Facultad, por lo tanto, nos parece relevante aportarle a Metro Valparaíso desde nuestra experiencia en esa perspectiva”, agregó.


Víctor Marshall explicó que “lo que estamos haciendo ahora es dar un paso más en la estrategia de prevención que ha implementado Metro Valparaíso y hoy día, junto con la Universidad de Valparaíso, queremos poder medir la eficacia de nuestras medidas”.


También agregó que “estamos hace mucho tiempo trabajando en medidas de prevención. Seguimos estudiándolas y analizándolas. No se trata solo de medidas que hay que implementar en la cuarentena, sino también de manera permanente en el servicio. La participación de la Universidad de Valparaíso en esta estrategia es muy relevante para nosotros, porque nos permite trabajar con una institución de sólido prestigio en esta materia, para poder medir de manera innovadora y pionera cuál es la eficacia de la sanitización no sólo en las superficies táctiles, sino también en el aire”.


Finalmente, la decana de la Facultad de Farmacia, Marcela Alviña expresó que “creo que somos uno de los primeros que estamos tomando muestras de aire para ver la carga viral y analizando a través del material genético la presencia de este virus para poder hacer un estudio cualitativo, es decir, saber si está o no, y cuantitativo para poder determinar cuál es la magnitud de la carga viral”.
0

El webinar incluirá una presentación y tres conferencias sobre temas de seguridad y sostenibilidad alimentaria.



Cada 16 de octubre la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) celebra el Día Mundial de la Alimentación. Este año, la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso (UV) conmemorará la efeméride un día antes, con el webinar “Dietas sostenibles en tiempos de incertidumbre”.

El evento se realizará este jueves 15 de octubre, desde las 17 horas, y estará dirigido tanto a profesionales de las áreas de salud y alimentación como a la sociedad civil.

La organizadora del encuentro, la doctora en Nutrición Ángela Martínez, quien también es académica de la Escuela de Nutrición y Dietética UV, advierte sobre el contexto del seminario: “Actualmente, aunque producimos alimentos suficientes para todas las personas, nuestros sistemas alimentarios están desequilibrados. El hambre, la obesidad, la degradación ambiental, la merma en la diversidad agrobiológica, la pérdida y el desperdicio de alimentos y la falta de seguridad para los trabajadores de la cadena alimentaria son solo algunos de los problemas que estamos evidenciando”.

Bajo ese escenario, la doctora Martínez agrega que “hoy debemos sumar una nueva pandemia, la del COVID-19, que ha puesto a prueba nuestro sistema alimentario. El Día Mundial de la Alimentación hace un llamado a la solidaridad mundial para ayudar a las personas más vulnerables y contribuir a que los sistemas alimentarios sean más resilientes y robustos, con la finalidad de proporcionar dietas saludables, asequibles y sostenibles para todas y todos”.

La académica explica que por esa razón la FAO llamó a su evento “Cultivar, nutrir, preservar. Juntos”. Por su parte, la Escuela de Nutrición y Dietética UV invita a reflexionar con su webinar titulado “Dietas sostenibles en tiempos de incertidumbre”, pensando que además de la crisis por COVID-19, que ha provocado algún grado de inseguridad alimentaria, nuestro país también está atravesando una crisis social, “que no podemos pasar por alto”, asegura.

En la actividad participarán como conferencistas invitados Cristóbal Uauy, PhD, que lidera el proyecto de investigación sobre genética y genómica de trigo del Centro John Innes de Reino Unido; Rebecca Kanter, PhD en Salud Internacional y Nutrición Humana de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos y profesora asistente del Departamento de Nutrición de Facultad de Medicina de la Universidad de Chile; y Olga Gutiérrez, representante de la sociedad civil, campesina, directora nacional de la Corporación Observatorio del Mercado Alimentario (CODEMA) y presidenta de la Confederación Nacional Unidad Obrero Campesina.

La presentación del seminario “Dietas sostenibles en tiempos de incertidumbre” estará a cargo de Ximena Ceballos, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética UV, magister en Nutrición Pública.

Inscripciones en Google Form: https://n9.cl/81xa.

Transmisión por Livestream: https://youtu.be/TLHXgUh9axg.

Exposiciones:

-“Dietas sostenibles en tiempos de incertidumbre”, presenta Ximena Ceballos.

-“El rol del mejoramiento genético en la Nutrición Humana”, a cargo de Cristóbal Uauy.

-“Durante crisis concomitantes, la importancia de la resiliencia humana dentro de los sistemas alimentarios locales”, expone Rebecca Kanter.

-“Campesin@s, pescador@s artesanales y feriantes promoviendo el acceso equitativo al alimento saludable”, por Olga Gutiérrez.

0

Se trata de fondos concursables que entrega la Sociedad Chilena de Nutrición.

Por segundo año consecutivo la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso se adjudicó uno de los tres fondos concursables que entrega la Sociedad Chilena de Nutrición (SOCHINUT).

Se trata del Premio Henri Nestlé, que distinguió al proyecto titulado “Efecto de la suplementación con vitamina D sobre anticuerpos antitiroideos y TSH en sujetos con tiroiditis de Hashimoto con deficiencia de vitamina D. Ensayo clínico piloto”, cuya investigadora principal es la nutricionista Isabella Vicuña (egresada y docente UV). También participaron en el equipo de investigación Claudia Vega, Kathleen Priken, Cristina Saldías, María Campodónico y Gina Véliz.

El proyecto corresponde a un ensayo clínico piloto que tiene como objetivo principal evaluar el efecto de la suplementación con vitamina D sobre la función y autoinmunidad tiroidea y variables metabólicas en sujetos con tiroiditis de Hashimoto y déficit de vitamina D.

Isabella Vicuña explica que el proyecto de investigación aborda dos condiciones de alta prevalencia en Chile: la deficiencia de vitamina D y el hipotiroidismo, ambas un problema de salud nacional y mundial.

“Por otro lado, la evaluación de los efectos de la suplementación de vitamina D en trastornos tiroideos autoinmunes como tiroiditis de Hashimoto (hipotiroidismo de causa autoinmune) es un campo poco explorado. Asimismo, existen escasos ensayos clínicos publicados, la mayoría recientes y con metodología heterogénea. Nuestra investigación desea contribuir a solventar estas deficiencias, agregando a ella la evaluación del impacto de la suplementación de vitamina D en variables clínicas y metabólicas relacionadas a función tiroidea que son de relevancia en la cotidianidad de la consulta clínica y que no han sido evaluadas”.

Tal como lo explica la directora del proyecto, la deficiencia de vitamina D es un problema de salud pública a nivel mundial. En Chile, la última Encuesta Nacional de Salud (ENS) reportó resultados alarmantes con respecto al estado de vitamina D en la población. En el grupo de mujeres en edad fértil (15 a 49 años), el 53 por ciento presentó déficit de vitamina D y un 16 por ciento un déficit severo.

Por otro lado, la tiroiditis de Hashimoto es el trastorno tiroideo de mayor prevalencia, representando la gran mayoría de los casos de hipotiroidismo. En Chile, la prevalencia de hipotiroidismo clínico es del 2,2 por ciento, similar a lo reportado a nivel mundial, no obstante se observa una alta prevalencia de hipotiroidismo subclínico, que alcanza el 16,4 por ciento.

La investigadora reconoció que fue una sorpresa muy grata para el equipo de investigación ser uno de los proyectos ganadores, porque SOCHINUT-Nestlé recibe anualmente en su concurso un número alto de proyectos de investigación provenientes de diversas universidades e instituciones de Chile y de alta calidad.

“El proceso es muy competitivo, por lo tanto nos satisface saber que fue de interés y tenía la calidad suficiente para ser seleccionada por la comisión evaluadora. Asimismo, nuestro proyecto representa no solo a nuestro equipo, sino que también a la Escuela de Nutrición y Dietética y a nuestra universidad. Anteriormente nuestro grupo de investigación se adjudicó un proyecto en la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetología (SOCHED), finalizado en 2019 y actualmente en fase de publicación, por lo tanto, esperamos como equipo contribuir de forma continua a la investigación que surja desde la Escuela y la Universidad”, concluyó.



0


Directora del CMBi compartió la experiencia en seminario internacional sobre Covid-19 y aguas servidas.


Las aguas residuales se han convertido en una nueva vía de estudio de la trazabilidad del coronavirus y ofrecen la oportunidad de hacer un seguimiento fiable de su presencia en la población.

En la zona, el Centro de Micro Bioinnovación (CMBi) de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso ha llevado a cabo el pionero estudio, analizando desde el mes de junio la concentración de material genético del virus SARS-CoV-2 en aguas servidas en cuatro comunas de la Región: Valparaíso, Viña del Mar, San Felipe y Los Andes.

La directora del CMBi, Claudia Ibacahe, doctora en Microbiología y académica de la  Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia UV, afirmó que “con los resultados obtenidos hasta ahora hemos visto que aumentos en el número de casos se relacionan con la concentración del material genético del virus en las aguas servidas. Para confirmar esta relación es que actualmente nos encontramos analizando las muestras de julio, agosto y septiembre”.

La doctora Ibacache explicó que “en nuestro laboratorio implementamos la liofilización como método de concentración. Una de sus principales ventajas es que al trabajar a bajas temperaturas (-80º C) se protege al material genético presente en las muestras de aguas de la degradación, ya que el ARN es una molécula extremadamente lábil”.

También la académica destacó que “a través de este estudio la UV se ha posicionado como el líder en la Región en el análisis de SARS-CoV-2 en aguas servidas, para implementar así estrategias complementarias a los análisis clínicos para el seguimiento epidemiológico de esta pandemia”.

Agregó que la implementación de estas estrategias es fundamental para poder dilucidar el alcance real de la pandemia, debido a que “actualmente se sabe que un porcentaje importante de las personas infectadas no desarrollan síntomas y, por lo tanto, al no realizarse las pruebas diagnósticas no son registrados como Covid-19 positivo. En este sentido, y debido a que el virus se excreta por vía fecal, tanto en pacientes sintomáticos como asintomáticos, la evaluación de la concentración de SARS-CoV-2 en aguas servidas es una herramienta que permite realizar un seguimiento de la pandemia a nivel comunitario”.

La doctora Ibacache compartió el estudio en el Seminario Internacional “Covid-19 y aguas servidas”, organizado por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) y patrocinado por la Embajada del Reino de los Países Bajos.

Junto a la doctora Ibacache participaron como expositores en el encuentro el doctor Aldo Gaggero, el investigador Homero Urrutia y Gertjan Medema, profesor de la Universidad Tecnológica de Delft de los Países Bajos, pionero en las mediciones del virus SARS-CoV-2 en aguas servidas.

“Compartir en el seminario con el doctor Medema fue una gran experiencia debido a que él es un experto a nivel mundial en esta área. Adicionalmente, compartir con los investigadores chilenos que también están llevando a cabo estas iniciativas en otras regiones del país contribuye a la colaboración científica entre los grupos”, sostuvo.

0

Participó medio centenar de jóvenes interesados en las carreras de Química y Farmacia y Nutrición y Dietética.
 

Durante tres días la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso (UV) llevó a cabo su jornada de Puertas Abiertas 2020.

Este año la actividad, organizada por las Escuelas de Química y Farmacia y de Nutrición y Dietética, se realizó de manera inédita en modo online, dada la situación de confinamiento social que se vive en la zona.

El profesor Fernando Rojas, coordinador de Extensión y Vínculos de la Facultad de Farmacia UV, valoró positivamente el encuentro. “En general mi evaluación es positiva, ya que logramos llegar a más de cincuenta estudiantes del sistema escolar, con quienes interactuamos estos días, tanto en la Escuela de Química y Farmacia, como en la Escuela de Nutrición y Dietética”, afirmó.

El doctor Rojas agregó: “Creo que hemos cumplido el objetivo de vincularnos de buena forma con los colegios y preuniversitarios de la Región y visibilizarnos como una opción atractiva para sus estudios superiores. Decidimos tomar este desafío durante la pandemia y cuarentenas que tenemos en estos momentos para aprovechar muchos contactos previos que habíamos tenido en períodos de promoción anteriores, ya que luego del estallido social de octubre de 2019 tuvimos que suspender nuestras jornadas tradicionales de Puertas Abiertas y decidimos retomarlas durante este período para posicionarnos de mejor manera en nuestros futuros estudiantes, resolver sus dudas y conocernos de mejor manera, aprovechando la posibilidad que ofrecen las plataformas online de tener una comunicación más cercana”.

Respecto a las actividades que se desarrollaron, el académico sostuvo que se preparó un programa estructurado, en el que intervinieron directores de ambas escuelas, jefes de carrera, encargadas de Vinculación con el Medio, además de un equipo de profesores y estudiantes de los últimos años, quienes colaboraron en forma importante para dar a conocer las carreras, su perfil de egreso, conversar acerca de la vida universitaria, de los grupos de participación estudiantil, las líneas curriculares y temas contingentes, que fueron abordados por profesores especialistas en las áreas. También se presentaron cápsulas audiovisuales realizadas para la ocasión.

“Aunque pretendemos retomar actividades presenciales cuando esto sea posible, mientras no lo logremos pretendemos llegar al sistema escolar a través de cápsulas audiovisuales educativas, vía Instagram y otras redes sociales, invitando estudiantes a nuestras clases de primer año vía virtual, asistiendo y propiciando encuentros vocacionales de estudiantes escolares en forma online, invitaciones a seminarios web y webinars”, señaló el académico.






0

Se trata de la tercera, dos con extensión internacional, que ha obtenido la unidad académica hasta ahora. La UV suma nueve, en total.

La Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso obtuvo una nueva patente de invención nacional. La noticia fue recibida con orgullo por parte de la comunidad académica y no tardaron en llegar las felicitaciones a los investigadores involucrados.

Se trata de los doctores Claudia Ibacache, Alejandro Dinamarca y Juan Ojeda, investigadores y académicos de la Escuela de Nutrición y Dietética, quienes junto a la egresada de la Escuela de Química y Farmacia y hoy estudiante de doctorado en la Universidad de Nottingham (Reino Unido) Natalia Romo, lograron obtener la concesión de la patente de invención en Chile del “Extracto de origen bacteriano producido por la bacteria marina Kocuria sp y su uso para generar estructuras poliméricas con superficies bioactivas capaces de inhibir la formación de biopelículas microbianas”.

Tal como lo explicó el doctor Dinamarca, la invención apunta a un método para obtener una síntesis de compuestos (extracto) que se encuentran en la bacteria Kocuria y que evitan la formación, adhesión y proliferación de agentes patógenos a dicho extracto.

El investigador agrega que la versatilidad de esta innovación permite incorporarla en polímeros naturales o sintéticos, destinados a formar estructuras con superficies activas.

“El producto de la bacteria se puede integrar en diversos polímeros usados para fabricar desde pinturas a dispositivos como catéteres, por ejemplo. Así las superficies quedan activadas e inhiben que los patógenos proliferen. El uso de las superficies y estructuras 3D es tanto para aplicaciones biomédicas, incluyendo usos clínicos, como para aplicaciones industriales o incluso aplicaciones domésticas”, detalló Dinamarca.

La protagonista de la innovación es la bacteria marina Kocuria, que fue aislada de muestras de agua de mar en Montemar, a pasos del balneario de Reñaca, por los microbiólogos Claudia Ibacache y Alejandro Dinamarca, con la colaboración de Juan Ojeda.

“La bacteria degrada hidrocarburos del petróleo y produce biomoléculas que le permiten competir en ecosistemas microbianos marinos, a la vez que se pueden aplicar en el desarrollo de aplicaciones para la salud humana”, destacó el investigador.

Dinamarca, quien también lidera la Dirección General de Postgrado y Postítulo UV, señaló que “estamos trabajando en hacer ciencia que derive en aplicaciones que sean de utilidad y puedan generar una diversificación de la matriz productiva del país, potenciando a su vez la formación de nuestros y nuestras estudiantes de posgrado”.

El científico, además, agradeció la importante colaboración de “los estudiantes de la carrera de Química y Farmacia Gustavo Espinoza y Natalia Romo, quienes desarrollaron sus tesis de pregrado en esta área de trabajo de nuestro laboratorio de Biotecnología Microbiana”.

Por su parte, Cristián Oyanedel, director de Innovación y Transferencia Tecnológica (DITEC) de la Vicerrectoría de Investigación e Innovación, afirmó que una patente es un importante aporte para diversificar la economía e incrementar las capacidades de la industria, siendo un gran ejemplo de cómo avanzar hacia una sociedad del conocimiento.

“Para la DITEC es motivo de orgullo la concesión de una patente de invención, por lo que siempre es importante reconocer el arduo trabajo realizado por las y los inventores, quienes dedican mucho tiempo y esfuerzo en el desarrollo de una tecnología que no se encuentra en el estado del arte en el mundo. Asimismo, esta es una invitación para que otras y otros investigadores emprendan el camino de la innovación tecnológica, desarrollando soluciones a distintos problemas de la sociedad, como este caso de la tecnología derivada de Kocuria, que tiene un potencial de aplicación muy amplio, desde pinturas hasta polímeros de uso clínico, lo que permitiría mejorar la calidad de vida muchas personas en el mundo e incrementar la competitividad de la industria”, sostuvo el director.

Con esta nueva protección a la invención (Número de Registro 2017 – 003446 ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, INAPI), la Universidad de Valparaíso ya suma nueve patentes de invención de extensión nacional e internacional.


0