Your address will show here +12 34 56 78

El estudiante Daniel Rebolledo aprobó con distinción su defensa de Tesis.




El Programa de Magíster en Toxicología de la Universidad de Valparaíso marcó un nuevo hito, al graduar a su primer egresado. Se trata del estudiante Daniel Rebolledo Fuentes, quien se convirtió en el primer magíster en Toxicología formado en Chile, tras aprobar con distinción su trabajo de investigación de tesis.

El año 2019 la Universidad de Valparaíso dio inicio oficial al primer y único Magíster en Toxicología que se dicta en el país. El programa de postgrado lo imparte la Facultad de Farmacia y se orienta a formar especialistas capaces de identificar peligros y evaluar riesgos toxicológicos para el ser humano, principalmente en las áreas de toxicología fundamental y experimental, analítica, clínica o laboral. Así lo señaló la directora del programa, doctora Fernanda Cavieres, quien se mostró muy orgullosa de este hito, dado el aporte que hace la UV en la formación de nuevos especialistas y al desarrollo de la disciplina en el país.

“Todas las tesis en las que están trabajando los estudiantes del programa abordan temáticas que contribuyen al desarrollo de la toxicología de Chile”, adelantó la directora, destacando la relevancia de las investigaciones que realizan los tesistas del magíster.

Daniel Rebolledo, químico laboratorista y magíster en Medio Ambiente mención en Gestión y Ordenamiento Ambiental, defendió su tesis titulada “Efectos de la pandemia en relación con la exposición a productos de limpieza o de desinfección”, cuyo profesor guía fue el doctor Reynaldo Concha.

El estudio observó un aumento importante en la demanda de productos de limpieza y de desinfección de parte de la comunidad, derivado de la presencia en Chile del nuevo virus Sars-CoV-2, que produce Covid -19, y que en esa etapa se caracterizó por una rápida propagación en la población. Cabe consignar que nuestro país registró el primer caso detectado de coronavirus el 2 de marzo de 2020.

“De acuerdo a la información disponible, en ese momento la sobrevivencia del virus podía ser de horas o incluso días, por lo cual todo indicaba que tanto las instalaciones como las superficies deberían ser limpiadas periódicamente con algún tipo de agente que tuviera característica antimicrobiana y que fuera efectivo contra el coronavirus. Además, el Ministerio de Salud implementó y desarrolló una serie de protocolos de limpieza y desinfección de ambientes, lo que provocó un aumento en la demanda de este tipo de productos”, contextualizó Daniel Rebolledo.

El esfuerzo por sanitizar las superficies y ambientes provocó un incremento de casos de exposición a productos de limpieza y de desinfección. Tal como lo aclara el autor, el estudio se basó en datos proporcionados por el CITUC (centro que ofrece información a la población en casos de emergencias toxicológicas y químicas), dado que en Chile no existe la obligatoriedad de notificar o reportar todos los eventos de intoxicación ocurridos en el país.

“No se encontró información del número total de intoxicaciones a nivel país. Por lo tanto, una limitante del estudio es que el comportamiento de los casos de exposición, con relación a los productos evaluados, refleja solamente la dinámica de casos reportados en el CITUC y no representa la realidad nacional”, advirtió.

El estudio también reveló un alza en la exposición a estos productos desde marzo en adelante, que coincide con el incremento significativo en la demanda. “Claramente los datos del CITUC no nos brindan información que pueda demostrar un vínculo entre la exposición y los esfuerzos de limpieza, pero parece haber una clara asociación temporal por el mayor uso de estos productos”, aseguró Rebolledo.

Entre las conclusiones de la investigación destacan que los productos de mayor incidencia en los reportes de casos analizados en ocho meses de estudio fueron el cloro doméstico y el amonio cuaternario. Respecto a las circunstancias de la exposición, en la mayoría de los casos fue accidental y producto del mal uso. Los grupos etarios más expuestos en ese periodo de tiempo fueron los adultos, en mayor proporción, seguido de los lactantes.


“Se observó que el grupo adulto fue el que más aumentó la frecuencia de casos de exposición y podría tener algún tipo de relación con los esfuerzos de limpieza para Covid-19, que realizó este grupo etario”, explicó Rebolledo.

En tanto, la Región Metropolitana concentró la mayor proporción de casos. También se detectó bajo grado de severidad y ningún caso de gravedad máxima. En relación a las vías de exposición, la de mayor frecuencia fue la ingestión y mucho más bajo la inhalación.

“El aumento de casos a la exposición a productos de limpieza o de desinfección evidenció que parte de la población no cuenta con el conocimiento para el uso seguro de dichos productos. Esto pone de manifiesto que los esfuerzos de limpieza para Covid-19 en el hogar deben ir acompañados de campañas informativas sobre el uso adecuado de los productos. Además, los factores de riesgo de los cuales depende que exista la posibilidad de que los daños a la salud derivados de la exposición a productos de limpieza y de desinfección se materialice se encuentran asociados a las características del producto, los modos de aplicación y a la ausencia de medidas de prevención”, concluyó.

Finalmente, la doctora Cavieres adelantó que Daniel Rebolledo será el conferencista invitado del próximo encuentro del ciclo de seminarios del Magíster de Toxicología UV, donde presentará públicamente los resultados del estudio. La cita es el viernes 29 de octubre, a las 12 horas. Quienes deseen asistir deben inscribirse previamente en: https://reuna.zoom.us/meeting/register/tZUpcuCprzIjHNf_p2ydBZaIodhU-c_VhXYv.

 
0

Académicos de la Escuela de Química y Farmacia, en alianza con la multinacional BASF, impartirán el programa que comienza el próximo 14 de octubre.



“De la digitalización a la práctica: enfoques innovadores para el diseño de productos farmacéuticos” es el nombre del curso online que realizará la Universidad de Valparaíso en alianza con la compañía BASF, de manera gratuita y con cupos limitados, a profesionales de la industria farmacéutica y estudiantes del área.

El programa, creado por profesionales de ambas entidades, cuenta con un equipo de profesores que está conformado por los doctores Tania Bahamondez y Daniel Moraga, ambos académicos de la Escuela de Química y Farmacia de la UV e impulsores de la iniciativa, junto a los colaboradores de la multinacional: Vinicius Steffen, Martín Pitowski y Cristián Farías, quienes serán los encargados de impartir el curso que se llevará a cabo desde el 14 de octubre al 16 de diciembre de 2021.

El doctor Moraga explicó los nuevos desafíos que presentan la formulación de productos farmacéuticos y cómo el curso aborda esta necesidad.

“Tradicionalmente, el diseño de formas farmacéuticas ha basado su desarrollo en la experiencia de las y los formuladores, aprovechando el crecimiento adquirido durante años de transición entre un proyecto y otro. Sin embargo, la sistematización del proceso de aprendizaje no suele estar asociado al uso de las tecnologías digitales y de gestión de información técnica. Lo que faltaba era un punto de encuentro donde la pedagogía moderna y la industria pudiesen hacerse cargo de este vacío, construyendo soluciones diseñadas por y para los usuarios. Después de todo, son las y los formuladores quienes tienen la difícil misión de conducir a la industria hacia la innovación. Necesitábamos apoyarlos”.

Agregó que “con el problema definido y el objetivo claro, junto con la profesora Tania Bahamondez buscamos entre la industria un socio estratégico que compartiera nuestra visión de modernizar el proceso de capacitación de un formulador. En ese proceso conocimos a Cristian Farías, representante de la multinacional BASF, quien nos trajo la respuesta que buscábamos. Una plataforma digital con base de datos impresionante que podía ayudar a los equipos de I+D a reducir los tiempos de formulación. Tras un proceso de meses de reuniones, propusimos la creación de este curso, donde acoplamos la gestión de la información de propiedad intelectual, y la estrategia del biodiseño para proyectos de innovación aprendida durante nuestros doctorados y dimos forma y acogida a un programa que aprovecha la plataforma de BASF”.

El doctor Daniel Moraga también destacó lo que hace único al curso es su diseño integrador y metodologías de enseñanza, lo que puede dividirse en tres aspectos: es el primer curso enfocado en sistematizar el proceso de formulación de productos innovadores; utiliza ZoomLab, herramienta digital única para la optimización de formulaciones farmacéuticas y está diseñado para que profesionales de industria y estudiantes resuelvan casos estudio en equipo.

“Es común estos días escuchar sobre la innovación, pero llevarla a cabo requiere de una estructura para gestionar la gran información que se encuentra disponible online. El curso que ofrecemos sistematiza el proceso de diseño de productos innovadores al entregar un módulo sobre gestión de la innovación y el uso de la propiedad intelectual como base para el diseño racional de productos farmacéuticos. También entregamos la estrategia de la ingeniería inversa para productos farmacéuticos donde utilizamos como insumo la propiedad intelectual para diseñar productos innovadores”.

En la misma línea añadió que “nuestros colaboradores de BASF han puesto a disposición ZoomLab, una herramienta digital con una estructura que facilita la predicción de procesos como la compresión, el recubrimiento, y la solubilidad de activos (entre otros) que buscan llegar al mercado. El alcance de la herramienta es increíble y puede ayudar a reducir los tiempos y recursos que se invierten en los laboratorios de Investigación y desarrollo de cualquier industria. Sin embargo, una herramienta como ZoomLab requiere de práctica para ser dominada. Es por esto que hemos implementado clases mixtas donde la teoría y la práctica se mezclan a través de estudio de casos donde los participantes pueden interactuar, aprender, y resolver situaciones ficticias que se asemejan a lo que viven en el día a día”.

Además el doctor Moraga subrayó que el curso es parte de un convenio que denominaron como “Academia Industrial” y fue pensado para crear espacios de interacción entre estudiantes y profesionales de industria.

“El objetivo de estas actividades es que los estudiantes puedan relacionarse con futuros empleadores, mostrando sus habilidades para resolver problemas de tecnología farmacéutica aplicada poniendo en práctica su experiencia en el uso de herramientas digitales. A su vez, los profesionales de industria pueden compartir con nuevas generaciones y actualizar sus estrategias de trabajo un ambiente de sinergismo con los estudiantes y sus pares de otras empresas.  Al fin de cuentas, ¿te imaginas aprender haciendo pero en el computador? ¿Con expertos de la industria que han vivido el proceso? La “Academia Industrial” abre esa puerta y se convierte en una oportunidad única para nuestros estudiantes, lo que nos permite validar nuestra constante misión de innovar en educación”, concluyó.

Los interesados pueden solicitar más información al correo: daniel.moraga@uv.cl.


0

El CEIC-Alimentario lo conforman trece investigadores de la Escuela de Nutrición y Dietética.




Con el lema “La investigación científica para el desarrollo sustentable”, y recalcando que dicho desarrollo debe estar centrado en el bienestar de las personas, la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso, llevó a cabo la ceremonia de lanzamiento del nuevo Centro de Investigación del Comportamiento Alimentario (CEIC-Alimentario), unidad que realizará estudios en torno a las conductas alimenticias de la población para entender los graves problemas de salud pública que enfrenta hoy el país.

El CEIC-Alimentario está conformado por un equipo multidisciplinario de trece investigadoras e investigadores de la Escuela de Nutrición UV y es dirigido por la doctora en Salud Pública Catalina González.

Rafael Jiménez, director de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso, destacó la creación del CEIC-Alimentario y puso énfasis en su importancia. “De acuerdo con las cifras publicadas por el Ministerio de Salud, como resultado de la Encuesta Nacional de Salud en Chile un 72 por ciento de la población adulta presenta sobrepeso u obesidad y este drama se extiende a la población escolar y preescolar. Hoy el país figura entre las poblaciones de mayor obesidad de los países de la OCDE y también de nuestro continente. Hay que recordar que además de aquí se derivan un abanico de patologías conocidas como enfermedades crónicas no transmisibles, que en algunos casos provocan postración y mortalidad”, advirtió.

En la misma línea, el profesor Jiménez añadió que “patologías de origen alimentario en que las conductas de los individuos, motivadas por los ambientes alimentarios instalados en nuestras comunidades, juegan un rol central en esta realidad epidemiológica y que nuestros investigadores tengan la oportunidad de profundizar en los elementos que impactan en determinados comportamientos permitirá contribuir con las necesarias soluciones que urgen para mejorar la calidad de vida de las personas”.

Catalina González aclaró que tras un año y medio de trabajo el equipo logró establecer las bases del centro y explicó que el comportamiento alimentario se refiere a todo lo relativo a la alimentación de las poblaciones. “Nuestra visión y misión apunta a generar, transferir y difundir conocimiento sobre el consumo alimentario humano desde la perspectiva de la nutrición en salud pública, los estudios dietéticos, el efecto de los nutrientes, la dieta, los alimentos en la salud humana y el marketing de alimentos”, expresó.

Además, relevó que las líneas de investigación que desarrollará el equipo de investigadores se orientarán a los estudios dietéticos, los efectos de la dieta en la salud y las enfermedades de las personas, y salud pública, entre otros.

Con relación a los objetivos, la doctora González subrayó el establecer una línea base de investigación, así como “brindar una hoja de ruta que guíe la investigación en torno a un tema común y necesario a nivel regional, nacional e internacional, impulsar el desarrollo y consolidación de la investigación en torno al estudio del comportamiento alimentario y vincular al CEIC con otros centros o equipos de investigación que tengan líneas de estudio afines o complementarias”.

La ceremonia continuó con las exposiciones de los conferencistas invitados “Investigación traslacional en Nutrición y Salud”, a cargo del doctor Francisco Pérez, director Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), y “Contribución del CEIC a las políticas públicas y los objetivos del desarrollo sostenible 2030”, que ofreció Daniela Godoy, oficial superior de Política de FAO América Latina y el Caribe.

Quienes deseen revisar las conferencias pueden hacerlo en https://www.youtube.com/watch?v=CjaYx4ciWeU.

0

La académica de la Facultad de Farmacia está siendo velada en la capilla del Cementerio Parque del Mar de Concón.



Con enorme tristeza la comunidad universitaria recibió la noticia del fallecimiento de la académica e investigadora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso Patricia Carreño González, cuyo deceso se produjo este martes 5 de octubre.

Numerosos mensajes de condolencias para sus familiares y amigos se han hecho llegar, destacando la calidad humana de la académica y el comprometido trabajo que desarrolló por la Escuela de Química y Farmacia.

Además, sus colegas entregaron emotivas palabras por su partida. La recuerdan como una gran amiga y una excelente académica, que se entregó cien por ciento a la formación de sus estudiantes.

La profesora Silvia Bonilla, académica de la Escuela de Química y Farmacia, destacó las cualidades personales y dedicación por su trabajo de una gran amiga. “Patricia Carreño González, Paty, fue por sobre todas las cosas una gran amiga, una gran persona, sincera, honesta que siempre decía lo que sentía, con convicciones claras. Siempre estaba dispuesta a dar un consejo a sus estudiantes, a tender su mano para ayudar, a sacar lo mejor de cada uno de ellos, valorando a cada uno y haciéndolos que se valoraran a sí mismos. Fue verdaderamente una maestra, no solo por sus logros académicos sino por su forma de ser como persona. Era una persona inspiradora para quienes buscaban su consejo, fueran estudiantes, colegas o amigos. Quería a su profesión, a la academia, a sus estudiantes y a sus amigos”.

La profesora Bonilla agregó que “la Escuela ya no será la misma, en la oficina su recuerdo estará siempre presente en el café de la mañana, entre conversaciones de lo humano y lo divino, de lo académico y lo mundano. Para mí, que tuve la dicha de tenerla como amiga, de contar con su apoyo en los momentos buenos y también en los no tanto, solo queda decirle gracias, por todo lo compartido, por haber hecho del mundo un lugar mejor. Atesoraré por siempre el café que me preparó el día que le llevé las cosas de su oficina a su casa, tal solo unas pocas semanas atrás. Enfrentó su última etapa con valentía, entereza y sin dejar de pensar en los demás. Hasta que nos volvamos a ver”.

También el profesor Daniel Moraga, del Laboratorio de Tecnología Farmacéutica de la Escuela de Química y Farmacia, dedicó unas palabras a su amiga, colega y mentora. “Patricia Carreño dedicaba su vida a educar buenas personas, para que el producto de su trabajo fuese siempre buenos farmacéuticos. Esto significó planificar, ejecutar y verificar una asignatura altamente técnica y convertirla en una herramienta de vida para aquellos que aspiran aportar a la salud pública desde los inicios, es decir, desde la creación de la forma farmacéutica. La convicción para cumplir esa visión fue el sello de Patricia. Al discutir sobre cómo abordar a cada nueva generación, no tengo recuerdos en los que no se haya puesto al estudiante primero. Y la pandemia fue el escenario donde Patricia y su pasión por enseñar ciertamente alcanzaron su máximo punto, como una vela que arde con mayor intensidad antes de apagarse. Durante el comienzo de la pandemia, su enfermedad se revelaba y su vida dio un giro inesperado. Pero no importa cuánto le sacudía la vida una y otra vez, su norte nunca cambió. Desde su primera enfermedad el 2010 hasta el día de hoy, los estudiantes lo eran todo. Como una obsesión por servirles y dar hasta la última onza de su alma a ellos. Querida Patricia, subiste y bajaste de sus trenes de la vida y muchos te recuerdan con cariño por el equipaje que dejaste en sus vagones”.

El profesor Moraga añadió que “durante el 2020 Patricia miró a la izquierda cuando todos lo hacían a la derecha: imponiendo su dogma más importante, se atrevió a creer en los estudiantes. Esto último lo hizo con el fin de atravesar lo árido de las cámaras apagadas y remover el desánimo de sus pupilos. Implementó integrales grupales y con tiempo extenso para reflexionar las preguntas en equipo, tal como ocurre en la vida profesional de un farmacéutico. Se enfocó en el objetivo de la formación por sobre la tentación de castigar la deshonestidad. Tomó las unidades de las asignaturas y las movió como piezas de un tablero, ordenándolas con la lógica del retorno al laboratorio. Pero su visión nunca fue la de la negación ante la adversidad de la pandemia. Ella siempre lo hizo pensando en que todo estudiante merece las mismas oportunidades de aprender. En esta larga batalla para mantener la educación de calidad que tanto se le exige a nuestro equipo académico, apostaste una vez más por los estudiantes y no creo que te hayas equivocado”.

Finalmente, el académico sostuvo que “Patricia fue una maestra en el arte de cultivar bondad en el corazón de un farmacéutico y buscó constantemente maneras enseñar algo que no aparece en libros de tecnología farmacéutica: los valores de la profesión. Las evaluaciones orales estaban diseñadas para dejar salir lo mejor de los estudiantes, asistiéndolos cuando se equivocaban y guiando con mano firme sus pasos hacia la respuesta correcta. Pero Dios sabe que te vi sufrir por cada uno de esos estudiantes que no pudieron pasar la valla. Fuiste firme en cada decisión cuando no lo lograban, pero, aunque ellos no lo supieran, para ti sus derrotas eran las tuyas. Para ti, su aprendizaje era algo que te tomabas de manera personal. Amiga, colega y maestra, gracias por pavimentar el camino de los que seguimos acá. No dejaste que fuesen tus enfermedades las que te definieran y nunca buscaste usarlas como excusas. Por el contrario, planificaste, ejecutaste y verificaste la historia de la asignatura con un patrón en mente, y aquí me encuentro hoy tomando el timón y avanzando con buen ritmo la ruta que dibujaste. Solo espero saber seguir el manual de Carreño para continuar tu legado de educar buenas personas para formar buenos farmacéuticos”.

0

​El equipo conformado por dos miembros del claustro académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia y un investigador perteneciente a la Facultad de Ciencias, se adjudicaron fondos de la Academia de la Ciencia estadounidense para avanzar en la investigación.




Un grupo transdiciplinario de investigadores de la Universidad de Valparaíso se adjudicó la segunda versión del Concurso NAM-Desafío Global de Longevidad Saludable de la Academia de Ciencia de Estados Unidos. Su propuesta apunta al estudio de un innovador tratamiento, que se sustenta en el trasplante de microbiota intestinal.

 
Entre 74 postulaciones, el proyecto dirigido por el doctor Gonzalo Cruz, académico del Instituto de Fisiología de la Facultad de Ciencias UV y de la Escuela de Nutrición y Dietética de la misma casa de estudios; quien junto a su colega, la doctora Claudia Ibacache, también académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UV y directora del Centro de Micro Bioinnovación (CMBi), y el doctor Gonzalo Jorquera, investigador del Centro de Neurobiología y Fisiopatología Integrativa (CENFI-UV), fue seleccionado en el primer lugar entre las seis propuestas elegidas.

 
“Para nosotros es una excelente oportunidad para realizar trabajo colaborativo y transdisciplinario, en que utilizaremos nuestras distintas experticias en fisiología, farmacología, biología molecular y microbiología para resolver el problema que planteamos. En definitiva, lo que buscamos es obtener resultados experimentales sólidos que sustenten intervenciones que mejoren la calidad de vida de los adultos mayores”, afirma el doctor Gonzalo Cruz, director del proyecto.

 
Tal como lo explican los investigadores, uno de los mayores problemas de las personas al envejecer es la pérdida de masa y fuerza muscular (sarcopenia), que repercute en su autonomía física y mental.

 
“Los adultos mayores con una sarcopenia importante pierden su autonomía y dependen de otras personas para realizar tareas cotidianas, de hecho hay encuestas que revelan que el miedo a perder su independencia es lo que más preocupa a la población mayor”, asegura el doctor Gonzalo Jorquera, investigador principal.

 
Ambos científicos explican que uno de los mejores tratamientos para esta patología es el ejercicio físico, pero como sabemos, es una actividad que no todos los adultos mayores pueden hacer con la intensidad y cantidad suficientes. En ese contexto, se ha descrito que la microbiota intestinal de sujetos entrenados físicamente produce una serie de metabolitos, que fortalecen la función y la fuerza muscular.

 
“Lo que proponemos es un estudio piloto en modelos experimentales, en que extraeremos las bacterias intestinales desde las heces de individuos jóvenes y entrenados físicamente y se las daremos por vía oral a modelos envejecidos, que ya no son capaces de hacer ejercicio. Esperamos que los individuos envejecidos mejoren su fuerza muscular e incluso sus capacidades cognitivas”, sostiene el doctor Cruz.

 
En esa misma línea, el doctor Jorquera agrega que desde hace algún tiempo que se ha propuesto que existe un eje microbiota intestinal-músculo esquelético, donde las bacterias del intestino pueden regular procesos fisiológicos en órganos distantes.

 
“Estas alteraciones en la microbiota intestinal, que en su conjunto se conocen como disbiosis intestinal, pueden afectar la producción de metabolitos claves para la función muscular y alterar por ejemplo la permeabilidad del intestino, permitiendo el paso a la sangre de sustancias inflamatorias, nocivas para varios órganos incluido el músculo. Finalmente el ejercicio ha demostrado tener una capacidad moduladora de la microbiota intestinal, promoviendo un perfil bacteriano saludable”, revela el científico.

 
En este contexto, el investigador complementa que “nuestra propuesta establece que a través de un trasplante de microbiota fecal de donadores jóvenes ejercitados, podamos recuperar el perfil normal de bacterias intestinales y con esto repercutir en la función muscular. Este tratamiento de trasplante de microbiota ya se utiliza de manera muy exitosa para tratar la diarrea crónica por clostridium difficile, donde la microbiota puede administrarse a través de una colonoscopía o incluso, a través, de cápsulas orales. Es importante mencionar que a los donadores se los somete a una serie de exámenes previos para asegurar que están en un perfecto estado de salud”.

 
Finalmente, el doctor Cruz advierte que el trasplante de microbiota fecal es algo muy nuevo y lo innovador de su propuesta apunta a que “proponemos esta estrategia terapéutica para una condición cada vez más prevalente (el envejecimiento) y que tiene pocas alternativas de tratamiento. Hasta ahora hay pocas evidencias a nivel mundial de este enfoque para tratar la sarcopenia. Nuestra proyección, en una siguiente etapa, es diseñar la tecnología para entregar la microbiota en una cápsula que se pueda tomar como cualquier medicamento. Un aspecto importante sería que tuviera liberación controlada y que la microbiota se libere desde cápsulas o microcápsulas dentro del intestino”.

0

La ceremonia del Medio Farmacéutico se llevó a cabo de manera remota e incluyó la entrega simbólica de la piocha institucional.



Desde la próxima semana, 65 estudiantes de la Carrera de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso iniciarán su primera práctica profesional en distintas ciudades del país. Este hito se celebra con la ceremonia del Medio Farmacéutico, que organiza la Escuela de Química y Farmacia y en la que participan los alumnos y sus familias.

Dadas las condiciones sanitarias que vive el país, el evento se llevó a cabo de manera remota, sin embargo, no perdió el simbolismo y la relevancia que ha adquirido con el tiempo en la formación de los estudiantes.

Asistieron a la ceremonia autoridades de la Facultad de Farmacia, académicos, funcionarios y estudiantes junto a sus familiares.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la jefa de Carrera Química y Farmacia, Marcela Escobar, quien además es representante de la Junta Directiva UV. “La ceremonia del Medio Farmacéutico es un hito importante para los estudiantes de Química y Farmacia, abre el camino hacia la farmacia comunitaria, en un centro de salud, donde realizan su primera práctica profesional, enfrentando con responsabilidad, proactividad y profesionalismo las experiencias que llegaran a sus vidas”, señaló.

La charla magistral de la ceremonia estuvo a cargo de la química farmacéutica Katherine Farías, quien expuso “Conociendo nuestra profesión desde la farmacia comunitaria”.

Posteriormente, se dio paso a la entrega simbólica de las piochas institucionales, que distinguen a los estudiantes de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso durante su proceso de práctica profesional.

Medios Farmacéuticos

Francisco Andaur; Constanza Araos, Ignacio Araya; Benjamín Astudillo, Escarlett Avendaño; Marlene Casas, Paula Chamorro, Carolina Cofré, Deborah Cordovez; Nicolás Cortés, Roció Dávila, Carolina Delgado, Aracely Díaz, Natalia Díaz, Madeline Díaz, Michelle Donoso, María Paz Escobar, Javiera Espinoza, Eileen Fernández, Benjamín Figueroa, Tomás Figueroa, Fabiola Figueroa, Gabriela Gajardo, Javiera Gallardo, Gonzalo Gallegos, Iván García, Henry Garrido, Andrea González, Damari Gutiérrez, Bastián Hernández, Andrea Illanes, Matías Latorre, Martín Leiva, Valentina Martínez, Paulina Medina , Javiera Menares, Daniela Molina, Benjamín Morales, Maira Munizaga, Rafaela Ojeda, Tomás Oyarzo, Juliana Parraguez, Manuela Pizarro, Alejandra Rivera, Gloria Rojas, Carolina Román, Camila Ruiz, Luis Saavedra, Rocío Salazar, Ariel Sandoval, Amanda Sepúlveda, Catalina Pailamilla, Leandro Soto, Diego Tapia, Sebastián Tobar, Agustín Toro, Angely Troncoso, Jorge Urzúa, Nicole Valdés, Camila Vásquez , Camilo Veragua, Sofía Vergara, Kevin Viancos, Claudia Vivallo y Bryan Arias.

 
 
0


El software será clave para la investigación en salud y en estudios de vigilancia alimentaria.




Un equipo multidisciplinario de investigadores en el que participa la doctora en Nutrición y Salud Pública Ángela Martínez, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso, está desarrollando un nuevo instrumento de análisis que permitirá recolectar y procesar información sobre el consumo alimenticio de la población chilena.


El programa informático se utilizará en investigaciones de salud y estudios de vigilancia alimentaria. Así lo adelantó la doctora Martínez, quien además explicó que la dieta es uno de los principales factores de riesgo relacionados con la aparición de enfermedades no trasmisibles y obesidad.


“Sin embargo, a diferencia de otros factores de riesgo, como el consumo de tabaco o alcohol, la medición de dieta es mucho más compleja, debido a la dificultad en capturar de forma objetiva el consumo de alimentos en condiciones de vida normal, porque depende del autorreporte del individuo, capacidad de memoria, nivel educativo, entre otros factores”, afirmó.


Ángela Martínez advirtió que “habitualmente, los instrumentos tradicionales para evaluar dieta implican un alto costo, ya que requieren un extenso tiempo para recopilar y procesar los datos, y los softwares internacionales existentes no reflejan la composición nutricional de nuestros alimentos chilenos”.


La doctora Martínez agregó que junto con el Centro de Investigación en Ambientes Alimentarios y Prevención de Enfermedades Asociadas a la Nutrición (CIAPEC) del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos han trabajado desde hace un tiempo en el desarrollo de un prototipo de software para realizar la Encuesta Recordatorio 24 horas, llamada SER24H.


“El programa permitirá recolectar información alimentaria de manera estandarizada de alimentos y bebidas chilenas que han sido previamente vinculados a bases de datos con información nutricional. La finalidad de este proyecto es poner a disposición de los estudiantes, investigadores y profesionales un software de análisis de consumo alimentario para ser utilizado en investigación en salud y en estudios de vigilancia alimentaria”, explicó.


El proyecto de la doctora Martínez se adjudicó el Fondo Concursable de Investigación para académicos recientemente instalados (INICI-UV), iniciativa impulsada en el marco del Proyecto “Fortalecimiento del Sistema de Investigación e Innovación de la Universidad de Valparaíso”.


El financiamiento entregado por la UV le permitirá avanzar en la validación del programa. “En esta etapa vamos a comparar este software con un instrumento tradicional y evaluaremos su rendimiento, administrado presencialmente versus vía telefónica, pensando en las dificultades que tuvimos los investigadores durante la pandemia en la recolección de datos”.


Ángela Martínez agradeció el apoyo recibido para su línea de investigación. “Es trascendental, ya que tener datos objetivos, precisos y válidos, nos permiten realizar mejores intervenciones, generar y evaluar programas y políticas públicas. Estos fondos me permitirán tener una línea base para postular a futuros proyectos de financiamiento externo. Agradezco a la UV y a la Escuela de Nutrición y Dietética la oportunidad y la confianza en incentivar la investigación de académicos que recién han obtenido su grado de doctor porque, como bien sabemos, el camino de la investigación en Chile no es para nada fácil, pero aun así es muy gratificante”, concluyó.

0

​ADC Agencia de Calidad acreditó a la unidad académica por el período 2021-2027.



Una excelente noticia marcó el inicio del segundo semestre para la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso: ADC Agencia de Calidad certificó a la unidad académica por un período de seis años.

De esta manera, el programa académico, que imparte la Facultad de Farmacia desde el año 2001, estará acreditado hasta agosto de 2027.

Los saludos de felicitaciones se fueron sumando, destacando que, a pesar del contexto de pandemia que vive el país, el arduo trabajo realizado por las autoridades, junto a académicos y académicas de la carrera, dio sus frutos, logrando un alto reconocimiento de la calidad del programa.

“Este resultado es, sin duda, producto del enorme compromiso y gran trabajo desarrollado y la profunda vocación por el mejoramiento continuo de su quehacer”, señalaba el mensaje de Soledad Narea, directora general de Desarrollo Institucional y Aseguramiento de la Calidad, que además extendió sus felicitaciones a las autoridades de la Facultad de Farmacia, lideradas por su decana, Marcela Alviña; al director de Escuela, Rafael Jiménez; a las académicas Paola Vera y Ximena Ceballos, al profesor Juan Ojeda y a todas y todos quienes forman parte del claustro académico, funcionarios y funcionarias, y estudiantes que conforman la comunidad de la Escuela.

Rafael Jiménez, director de la Escuela de Nutrición y Dietética, relevó que “este ha sido un nuevo reconocimiento del importante impulso que la Escuela de Nutrición y Dietética ha tenido, en términos de calidad, durante los últimos años. Junto con la certificación de seis años conseguida en enero del 2015 y ratificada hoy, nuestra unidad se ha posicionado dentro de los primeros lugares del ranking de América Economía durante los años 2018, 2019 y 2020. Esta nueva certificación por seis años enorgullece a nuestro equipo, en tanto fortalece nuestra confianza de estar ofreciendo, a las familias de la región, un programa de pregrado de calidad. Del mismo modo, nos obliga a estar en la permanente alerta que impone la mejora contínua”.

Además acotó que “la reciente certificación obtenida en un ambiente de inesperadas condiciones de incertidumbre, deja de manifiesto la fortaleza del equipo de académicos y funcionarios de la Escuela, para sobreponerse a las dificultades que el ambiente de trabajo en casa significó y que corrió en forma paralela con la reconversión de la carrera, desde la presencialidad a una virtualidad desconocida, con el desafío de no afectar el aprendizaje de los estudiante. Un importante hito que contó con el incondicional apoyo de las profesionales de la Dirección General de Desarrollo Institucional y aseguramiento de la calidad y que deja de manifiesto un sentido del todo, donde las unidades cuentan con el potente entorno logístico que provee la institución desde cada una de sus áreas”.

Asimismo el director de la Escuela de Nutrición y Dietética, hizo una mención especial para los integrantes del comité de autoevaluación de la unidad académica, “cuyo trabajo constante y comprometido consiguió los frutos que hoy todos degustamos”, sostuvo.

La secretaria de Facultad de Farmacia, doctora Jacqueline Concha, coincidió con el director en cuanto a que la certificación de la carrera de Nutrición y Dietética por seis años es el fruto del trabajo permanente.

“Validar de nuevo su proceso de innovación curricular demuestra que los integrantes del programa realizan docencia de excelencia, se tienen los objetivos claros, se desarrollan evaluaciones en concordancia con el resultado de los logros esperados para cada asignatura. De más está decir que en un periodo de alta incertidumbre por la crisis sanitaria que nos aqueja, han aflorado enormes fortalezas, y esto se evidencia en el hecho que todos los académicos y académicas fueron capaces de adaptarse al uso de metodologías de enseñanza-aprendizaje no tradicionales que para algunos era completamente desconocido y aun así se han enfrentado positivamente a este nuevo reto, sin perder de vista el centro de atención “los estudiantes”. En este escenario el alcanzar una nueva certificación tiene doble mérito, por un lado, fue posible traspasar a los pares evaluadores que el trabajo se hizo y se sigue haciendo con calidad educativa, y segundo asegurar la calidad del proceso formativo a estudiantes que han puesto su futuro en tus manos”, planteó.

Por su parte, el coordinador de Vinculación con el Medio de la carrera, doctor Fernando Rojas, destacó que “es una gran noticia. Es una forma de aseguramiento de la calidad del servicio educativo brindado ante los estudiantes y comunidad en general”.

También dijo que “es un sello a nuestro compromiso de salvaguardar la calidad en todas las áreas que la certificación contempla: calidad del personal docente, del plan de estudios y la infraestructura, entre otros elementos de contexto, tales como la administración de la carrera, la integridad, la participación estudiantil y la vinculación con el medio. Esto permite que el proceso formativo alcance los propósitos definidos para la carrera a través del logro del perfil de egreso en los estudiantes”.

La profesora Paola Vera, quien participó activamente en el proceso de autoevaluación, señaló que “para la Escuela de Nutrición y Dietética la certificación de la carrera por seis años constituye un hito muy relevante dentro de los procesos de mejoramiento continuo. Respecto a la excelencia académica, se reconoce el excelente trabajo que viene desarrollando la carrera y la Facultad de Farmacia en las áreas de Docencia, Investigación y Vinculación con el Medio. Esta certificación nos habla de una Escuela de Nutrición y Dietética en una etapa avanzada, en crecimiento e innovación permanente, con un currículo innovado en plena maduración y un avance en Investigación que nos posiciona en un lugar relevante dentro de la Región y el país”.

La académica complementó: “Esperamos en estos seis años seguir contribuyendo desde la Universidad de Valparaíso, posicionada en la Región de Valparaíso, a desarrollar, generar y transferir conocimientos básicos y aplicados en el área de la salud de la población mediante la contribución de propuestas y soluciones de mejora en los ámbitos de la nutrición y la alimentación”.

 

0

La distinción la lograron en el Congreso Nacional de Estudiantes de Química y Farmacia.




Una destacada participación tuvieron los estudiantes de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso en la competencia Premios Clinical Skills, que se llevó a cabo en el marco del XIX Congreso Nacional de Estudiantes de Química y Farmacia (CONEQYF), que se llevó a cabo en línea.


Dos equipos de la UV se quedaron con los dos primeros lugares de la competencia. Se trata de los equipos conformados por Pamela Hernández, Francisca Medina y David Meneses, quienes lideraron el podio, y Pía Aguilar, Rocío Alarcón y Laura Leiva, que obtuvieron la segunda posición.


El secretario general del Centro de Estudiantes de la carrera de Química y Farmacia UV, Fabián Tadres, explicó que el “Clinical Skills”, tal como lo señala su nombre en inglés, es una competencia de habilidades clínicas, que se desarrolló, en primera instancia, en el Congreso Mundial de la Federación Internacional de Estudiantes de Farmacia. Luego esta competencia se ha ido replicando en los distintos congresos de estudiantes de Farmacia desarrollados a nivel continental y nacional.


“El objetivo de esta competencia es brindar la oportunidad educativa para que los competidores demuestren sus conocimientos farmacéuticos clínicos, además de concientizar sobre la importancia del o la químico/a farmacéutico/a en la atención directa con el paciente”, sostuvo.


Tadres señaló que la competencia no fue fácil, dado que los estudiantes UV debieron competir con once equipos a nivel nacional.


“El trabajo consistía en que cada equipo tenía que resolver un caso clínico. Los trabajos que resultaron ganadores fueron aquellos que, luego de ser revisados por los jueces, en una primera ronda, obtuvieron la mejor calificación en una escala del 1 al 7. Posteriormente, un tercer juez, mediante la pauta de evaluación y su criterio, estableció quienes debían ser el primer y segundo lugar de esta competencia”, detalló.


El dirigente afirmó que, según lo expresado por el equipo ganador, el premio representaba una instancia de probar tanto sus conocimientos académicos como personales. Asimismo, esta competencia les permite probar si los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera son acordes a lo que se espera de un o una químico/a farmacéutico/a en el área clínica. Además, les da la posibilidad de participar como equipo, enfrentarse a problemas de la vida real y competir con alumnos que están en la misma instancia académica que ellos, los cuales se convertirán en sus futuros colegas. También los motiva a participar en futuros concursos de la misma índole y es una buena oportunidad para estimular a más estudiantes de la carrera a que participen en concursos académicos.


Fabián Tadres relevó que durante el año 2015, cuando la UV fue sede de CONEQYF, se fundó lo que es hoy la Sociedad Científica de Estudiantes de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso (SOCEQYF UV). Además, destacó que académicos de la UV han participado como jueces evaluadores y expositores en este evento. Y agregó que, gracias a la versión remota que tuvo el congreso este año, la convocatoria de estudiantes UV fue bastante alta.

0

 
 La aplicación informática, desarrollada por un académico de la Facultad de Farmacia UV, obtuvo importante distinción internacional.




Una innovadora aplicación informática permite mejorar la eficiencia en el manejo de inventarios de farmacias y de servicios de alimentación en tiempos de pandemia.

Se trata de una herramienta desarrollada por el investigador de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso Fernando Rojas, que en base a un algoritmo de toma decisiones se alimenta con datos de la demanda de los productos registrados para decidir los tamaños de lotes óptimos a ordenar, con la finalidad de obtener los mínimos costos totales de esta decisión, los cuales involucran la compra, el almacenamiento, el costo de ordenar y la valorización del posible desabastecimiento.

La aplicación podrá comenzar a ser utilizada por diversas instituciones como farmacias administradas por las corporaciones municipales de Valparaíso y de Concón y otras de hospitales pertenecientes al Servicio de Salud San Felipe-Los Andes y algunos servicios de alimentación de la Región de Valparaíso.

“Nuestros resultados preliminares hablan de ahorros en torno a un 20 por ciento en farmacias y cifras superiores al 50 por ciento en algunas categorías de productos de servicios de alimentación”, afirma el investigador.

Tal como lo señala el doctor Rojas, quien además es académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UV, desde que se inició la pandemia han existido cambios en los patrones de demanda, dado que algunos artículos, tales como los fármacos utilizados en tratamientos paliativos de Covid-19 y también ciertos alimentos utilizados en la dietoterapia de esta enfermedad, han tenido aumentos explosivos en la demanda, mientras que otros dejan de comprarse, ralentizando su consumo.

“Estos cambios en los patrones de demanda deben ser correctamente modelados para no producir decisiones de compra donde tengamos desabastecimiento o acumulación de productos”, advierte el académico.

La aplicación se desarrolló en el marco de su proyecto Fondecyt de Iniciación, que culmina el año 2022.

“Hasta el momento nuestros principales resultados han ido perfeccionando esta herramienta para la toma de decisiones de abastecimiento mediante el desarrollo de modelos útiles ante demanda de tipo intermitente, casos de cambio de patrones de demanda como los ocurridos en la pandemia y la posibilidad de trabajar con compras de agrupaciones de productos adaptados a escenarios desplegados en tiempos de Covid-19”, asegura.


Reconocimiento internacional

Por este último trabajo, recientemente publicado en Science Direct, el doctor Rojas obtuvo el premio internacional al “Mejor Investigador” en el Congreso Primary Care 2021, organizado por Global Awards on Primary Healthcare and Medicare, por su aplicabilidad como política de abastecimiento en Atención Primaria de Salud. La distinción será entregada en la próxima versión en línea del evento, que se desarrollará el 4 y 5 de octubre de este año.

“La solución a la que se desea llegar permitirá aumentar la eficiencia en el manejo de inventarios en farmacias, sobre todo en las insertas en el sistema de salud público, y en los servicios de alimentación privados. Dicha ineficiencia se manifiesta en altos costos totales de administración de inventarios, los cuales incluyen el costo de la compra, el de mantención de stock, el de generación de órdenes de compra y el de desabastecimiento, que ocurren por una mala estimación de la demanda de productos farmacéuticos y alimentos”.

Asimismo, sostiene que “la solución considera la realidad particular de las farmacias y servicios de alimentación, motivo por el cual lo hace más específico para solucionar el problema detectado de una manera más exacta que algoritmos genéricos. Además, una vez montado y funcionando el servicio podrán incorporarse nuevos avances científicos relacionados con la gestión de inventarios no sólo de farmacias y servicios de alimentación, sino que también brinda la posibilidad de expandirse hacia otros mercados una vez validados los eventuales nuevos modelos”.

Datos del Proyecto: Fondecyt de Iniciación, número 11190004, titulado “Ahorro en costos de inventarios de farmacias y servicios de alimentación y nutrición obtenidos a través de modelos de demanda estocástica para el abastecimiento y sus relaciones con factores de éxito en sus cadenas de suministro”.

 

0

Cerca de 500 asignaturas se impartirán de manera presencial durante el segundo semestre.

    













     












Este miércoles fue un día especial para los estudiantes de la Universidad de Valparaíso: las facultades abrieron sus aulas y laboratorios para retornar a la presencialidad, tras casi un año y medio de clases remotas.

La UV inició la modalidad presencial con actividades prácticas en los laboratorios de especialidades y también en campos clínicos, dejando las sesiones en línea para clases teóricas y en modo híbrido.

Cerca de 500 asignaturas se impartirán de manera presencial durante el segundo semestre en la Universidad de Valparaíso, gracias a la apertura de más 157 salas y treinta laboratorios implementados para desarrollar simultáneamente docencia presencial y remota a los estudiantes.

Así lo informaron las autoridades de la Universidad, encabezadas por el rector Osvaldo Corrales, quien junto al vicerrector académico, Carlos Becerra, y la decana Marcela Alviña realizaron una visita a la Facultad de Farmacia, donde cerca de sesenta alumnos de la carrera de Química y Farmacia asistieron, durante esta primera jornada, en forma parcializada y de acuerdo a los aforos permitidos, a una nivelación de prácticas experimentales de laboratorio del campo de la química y la biología, para estudiantes de la generación que ingresó el año 2020.

Este grupo de estudiantes, junto a la cohorte de ingreso 2021, no había podido tener, hasta ahora, clases presenciales, dado que la pandemia de Covid-19 obligó a un confinamiento obligatorio e impidió a los estudiantes asistir a la universidad.

En ese contexto el rector Osvaldo Corrales señaló que “nuestro primer mensaje a toda nuestra comunidad universitaria es que hemos adoptado todas las medidas sanitarias de rigor para garantizar que el retorno a la presencialidad sea seguro”.

Además, el rector indicó que para que el retorno continúe siendo muy seguro es imprescindible que todos y todas se comprometan con la mantención de las medidas sanitarias: uso de la mascarilla, atención del distanciamiento físico y también lavado frecuente de manos y uso de alcohol gel cuando asistan a los recintos universitarios.

“Por ello también, y con el propósito de evitar las aglomeraciones, hemos dispuesto que las actividades sean espaciadas y ha sido necesario generar todas las secciones que hagan falta para que las y los estudiantes puedan asistir en grupos que no superen los límites establecidos para evitar situaciones de riesgo”.

El vicerrector académico afirmó que “durante el segundo semestre se van a realizar más de 500 clases de asignaturas, en la modalidad híbrida o presencial, en toda la institución. La idea es ir trabajando y ajustando eso durante agosto, de manera que en septiembre ya tengamos el plan en pleno funcionamiento”.

El académico agregó que “hemos planificado la docencia hibrida con más de 157 salas y más de treinta laboratorios implementados y con eso estamos desarrollando en cada una de las carreras docencia hibrida, que incluye actividades presenciales, como ven aquí ustedes en laboratorios y campos clínicos”.

La profesora Marcela Escobar, jefa de carrera de Química y Farmacia, indicó que el retorno a la presencialidad es una excelente noticia tanto para académicos como para estudiantes, ya que es un regreso a hacer vida universitaria, a vivir nuevamente en comunidad y lograr los resultados de aprendizaje que requieren los estudiantes para desarrollarse efectivamente en su campo profesional. “Es esencial esta actividad presencial, es esencial no solamente en el ámbito disciplinario. Sin duda también lo es desde el ámbito social, el ámbito personal, un poco liberarse del estrés, liberarse del encierro y volver a retomar a las actividades normales de la vida universitaria”, aseguró la académica.

Finalmente, los estudiantes valoraron la vuelta a clases presenciales, experiencia que no habían experimentado desde su ingreso a la Universidad. Es el caso de la joven Carla Mendoza, estudiante de la carrera de Química y Farmacia, quien ingresó a la carrera el año 2020. “Es como el primer día de clases. Volver es importante, emocionante y entretenido, porque no conocía a mis compañeros, la única comunicación que teníamos siempre había sido online. Verlos ahora es más entretenido y baja un poco la presión de las clases. Aparte, uno se siente más en ambiente de estudio, de universidad. Es un cambio que, aunque uno no lo crea, es súper grande, que se espera y también se necesita”, afirmó la joven.

Las autoridades señalaron que en toda la Universidad están disponibles los elementos de protección personal para quienes lo requieran. También llamaron a mantener las medidas de autocuidado y respetar los controles de ingreso habilitados con toma de temperatura, dispensador de alcohol gel y registro de los asistentes para mantener la trazabilidad.


0


Equipo SOCEQYF realizará la ceremonia de lanzamiento online el próximo 27 de agosto.




La Sociedad Científica de Estudiantes de Química y Farmacia (SOCEQYF) de la Universidad de Valparaíso anunció la presentación del segundo número de la revista Elixir, que se llevará a cabo el viernes 27 de agosto a través de su Instagram oficial (@soceqyf).

Tal como lo señaló el estudiante Ricardo Quiero, encargado de relaciones públicas de la agrupación, la publicación que surge el año 2018 para generar un vínculo entre estudiantes, docentes, investigadores y la Escuela de Química y Farmacia UV también tiene como objetivo la difusión de información actualizada, de trabajos de investigación, generar espacios de discusión científica y entregar consejos sobre la vida universitaria.

En ese marco, Ricardo Quiero adelantó que “el segundo tomo es muy especial, pues fue hecho en pandemia. En él se abordarán a fondo gran parte de las actividades realizadas durante el año 2020 y cómo el equipo de SOCEQYF supo adaptarse a un mundo pandémico, trabajando casi al cien por ciento desde nuestros hogares. Además, al igual que en el primer tomo, se incluye una sección dedicada a los mechones”.

La revista se editó en formato digital y esta versión cuenta con cuarenta páginas.

“La verdad es que fue un desafío nuevo para nosotros. Ninguno de los miembros es experto en el área de edición o diseño. Por lo tanto, todos fuimos haciendo pequeños aportes. Incluso fue necesario capacitarnos rápidamente con las herramientas tecnológicas que están a nuestra disposición. Posteriormente, tuvimos que hacer un estricto análisis de redacción y ortografía, proceso en el cual participó una parte importante del equipo de trabajo”, sostuvo el estudiante.

El evento comenzará a las 20:00 horas. La publicación estará disponible en la página web de SOCEQYF: https://soceqyfuv.webnode.cl/

Comité editorial de la revista: Daniela Darlington, Rocío Dávila, Dámari Gutiérrez y Fabián Utreras.

Otros colaboradores: Rubén Acuña, Isabel Lizana, Daniela Molina, Ricardo Quiero, Paris Reyes, Lucas Rocco, Angely Troncoso, Constanza Ulloa y Laura Villanueva.

0


La actividad convocó a cerca 65 participantes.



“Interacciones farmacológicas: desde el concepto a su impacto clínico” se tituló el curso que llevó a cabo la agrupación de titulados del Programa de Intervención Farmacéutica (PIF), perteneciente a la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, y que fue dirigido a alumnos de las carreras del área de la salud de la UV.

La actividad, que tuvo alrededor de 65 participantes, consistió en una capacitación teórico-práctica, que incluyó temáticas como fundamento y análisis de las interacciones farmacológicas, interacciones fármaco-plantas medicinales e interacciones fármaco-alimentos, entre otras.

La coordinadora del PIF, la académica de la Escuela de Química y Farmacia UV Javiera Olivares, explicó que el Programa de Intervención Farmacéutica es un proyecto universitario dirigido a la comunidad con el objetivo de educar sobre el uso racional de medicamentos y ya cuenta con una trayectoria de 13 años.

“Algunos titulados que han pertenecido al PIF de pregrado han demostrado su interés en seguir colaborando desde su rol profesional. Actualmente el programa se compone de dos grupos: el primero, conformado por estudiantes de pregrado de distintos cursos (35 estudiantes aproximadamente). El segundo, denominado “PIF Senior”, se constituyó el año pasado y lo integran titulados de la carrera (catorce profesionales), quienes en forma voluntaria nos apoyan en distintas actividades, dentro de éstas el desarrollo de capacitaciones para estudiantes”, sostuvo la académica.

También agregó que “la parte práctica se llevó a cabo mediante un taller de análisis de casos clínicos, en el que se trabajó en grupos pequeños dirigidos por tutores, todo esto facilitado por farmacéuticos y farmacéuticas del PIF senior, quienes además de aportar con sus conocimientos apoyan a nuestros estudiantes desde su experiencia profesional y clínica”.

La coordinadora valoró la experiencia como muy positiva, porque “tuvimos una gran convocatoria y participación. Al finalizar el curso recibimos buenos comentarios y sugerencias de que se sigan dictando más capacitaciones de este tipo. Esto es un gran desafío, pero gracias a la buena voluntad y dedicación del PIF Senior, creemos que será posible”.

También adelantó que para este segundo semestre en primera instancia se está programando la segunda versión del curso-taller “Farmacovigilancia: aproximaciones”.

“Es una solicitud que hemos recibido de parte de los y las estudiantes, además de ser un tema muy relevante para el equipo de salud y que hoy en día toma más fuerza, dado el contexto sanitario que enfrentamos”, concluyó.

0

Los primeros días de agosto se realizaron distintas actividades de promoción.



Con el objetivo de crear conciencia e impulsar acciones sobre temas relacionados con la protección y apoyo a la lactancia materna, desde el 1 al 7 de agosto se celebró, a nivel mundial, la Semana de la Lactancia Materna, iniciativa que fue instaurada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF en 1992.

La Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso también se sumó a la celebración y participó en distintas actividades, que se llevaron a cabo de manera remota y presencial.

De este modo, las internas de la unidad de Pediatría y Neonatología del Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso Karina Vilches y Xiomara Brignardello, supervisadas por las nutricionistas Pamela Estay y Yasna Muñoz, ambas académicas de la Escuela de Nutrición y Dietética UV, y guiadas por los nutricionistas Diego López y Camila Ortega, ex estudiantes UV y actualmente nutricionistas clínicos del centro asistencial, realizaron infografías y educación sobre extracción y entrega de leche materna en el hospital, además de fomentar una adecuada alimentación materna durante esta etapa.

Así lo comentó la también supervisora de prácticas profesionales de la carrera, Pamela Estay, quien agregó que “en el CESFAM de Nogales la interna Ignacia Pacheco realizó acciones de educación y un video informativo dirigido a la comunidad sobre beneficios de la lactancia materna para el lactante, la madre, la familia y la sociedad, además de participar en múltiples actividades vinculadas a la semana mundial de la lactancia materna”.

El Comité de Lactancia Materna de Nutrición y Dietética, COLMANUD, organizó múltiples actividades de vinculación por redes sociales, entre ellas capacitaciones realizadas por destacadas nutricionistas y actividades de colaboración con otras universidades de la Región, con el fin de potenciar la protección y promoción de la lactancia materna entre escuelas de Nutrición.

La profesora Estay, quien es tutora de COLMANUD, agradeció la motivación y compromiso de las y los estudiantes de Nutrición con la Semana de Lactancia Materna, ya que “es fundamental para reforzar y promover la entrega de este alimento ideal y potenciar una nutrición óptima desde las primeras etapas de la vida”, sostuvo.

0

​Investigación UV analizó diversos estudios científicos sobre las consecuencias de la suplementación con omega-3 durante los periodos de embarazo y lactancia.






El omega 3 ha sido motivo de estudio desde la década de 1970, cuando los científicos daneses Hans Olaf Bang y Jorn Dyerberg, concluyeron que los esquimales, que vivían en Groenlandia, presentaban bajos índices de mortalidad por cardiopatías, debido a su dieta alta en pescado, una de las principales fuentes de este ácido graso poliinsaturado.

 
A la fecha, diversas investigaciones sobre el consumo de omega 3 han permitido revelar nuevos beneficios.

 
En particular un estudio de tesis de la Universidad de Valparaíso, elaborado, en tiempos de pandemia por Daniza Puca y dirigido por las académicas de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UV Yasna Muñoz, en colaboración con Pamela Estay y Carina Valenzuela, analizó la literatura científica disponible respecto a los efectos de la suplementación con omega 3 en la leche materna, durante los periodos de embarazo y lactancia, arrojando positivos resultados.

 
El omega 3 no lo produce el cuerpo por sí mismo y debe obtenerlo de la dieta que consume. Tal como lo explica Yasna Muñoz este ácido graso se encuentra principalmente en tres formas en los alimentos: alfa linolénico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).


 
Beneficios
Sin embargo, en la mayoría de las investigaciones son las variedades EPA y DHA, que se encuentran en productos marinos, las que han demostrado tener mayores efectos en comparación con ALA. Este último es de origen vegetal y se halla principalmente en semillas, como linaza, nueces y chía.

 
“La principal fuente alimentaria de los omega 3 es el pescado con elevado contenido de grasa, que incluye al atún, jurel y salmón, entre otros. También se encuentra en la leche purita mamá y en nutracéuticos o suplementos elaborados en base a aceite de pescado, krill o de concentrados de algas marinas”, advierte.

 
La nutricionista adelanta que obtener un aumento significativo del DHA en la leche materna es importante, ya que “tiene un efecto positivo a nivel del desarrollo neurológico y visual del lactante; estudios destacan una mayor coordinación de manos, mejor rendimiento en pruebas de lenguaje y memoria, mejor comunicación y capacidad de atención, entre otras. Además, se ha visto que contribuye a evitar enfermedades crónicas no transmisibles a largo plazo y potenciar el sistema inmune, disminuyendo el riesgo de enfermedades alérgicas en la infancia”.


 
Cómo ocurre
Por su parte la académica Carina Valenzuela explica que para tener efectos beneficiosos al aumentar el consumo de EPA y DHA se requiere que estos ácidos grasos sean incorporados en las membranas de las células del organismo.

“Al ocurrir esto, se podrían generar cambios en la fluidez de las membranas, en la conformación de estas y la capacidad que tienen los receptores de membrana para interactuar con sus ligandos (moléculas) y producir señales de respuesta dentro de las células. Gracias a estas modificaciones a nivel celular es que se explican los efectos de estos ácidos grasos en salud, ya sea a nivel de desarrollo neurológico-motor o modulación de las respuestas inmunes para disminuir riesgos de alergias y asma en los niños, quienes en sus primeros meses de vida reciben estos ácidos grasos exclusivamente de la leche materna, aporte que dependerá de que la madre consuma suficiente EPA y DHA a través de la dieta o en forma de nutracéuticos o suplementos”.

 
Para alcanzar cifras idóneas de omega 3 en la dieta, la nutricionista señala que “hay un estudio (Hibbeln J y cols. Lancet, 2007) que indica que estos niveles se pueden alcanzar con el consumo de 340 gramos semanales de alimentos de origen marino”.

 
En ese contexto la nutricionista Pamela Estay recomienda el consumo de al menos dos veces a la semana de pescados, preparados al jugo, horno, plancha o vapor, evitando idealmente las frituras.


 
También en algas
“En países orientales, las algas son otra fuente importante de DHA y EPA. Siempre es más saludable el consumo de alimentos, ojalá frescos, para cubrir los requerimientos nutricionales. Además, se recomienda evitar el consumo especialmente de grandes especies de peces depredadores como pez espada o albacora, tiburón, ballena, caballa, blanquillo y el atún durante el embarazo, ya que han mostrado tener mayores concentraciones de mercurio en su composición. En el caso del consumo de nutracéuticos o suplementos de EPA + DHA, idealmente se debe asegurar que contengan certificación de ser libres de mercurio o metales pesados”.

 
Y en cuanto al omega 3 de origen vegetal, ALA, que se puede encontrar en la chía, nueces y linaza, idealmente deben ser incluidas en la dieta por sus múltiples propiedades saludables, sostiene Pamela Estay.

 
“Siempre es aconsejable seguir además una dieta saludable y equilibrada, de acuerdo a las preferencias alimentarias individuales o familiares. Y frente a dudas o problemas de salud asociados a la nutrición es aconsejable solicitar asesoría de nutricionistas”, concluye.


0

Nueve proyectos participaron en la nueva versión del evento.


 

Desde aplicaciones móviles para prevenir la obesidad y fomentar la actividad física, hasta alimentos fortificados e hiperproteicos, junto a iniciativas de intervención, con un claro sello educativo, fueron parte de las nueve propuestas que este año participaron, de manera virtual, en la XI Exposición de Prototipos, que organiza la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso.

 
La iniciativa corresponde al hito final de la asignatura Formulación y Evaluación de Proyectos de la carrera de Nutrición y Dietética, señaló el doctor Fernando Rojas, académico a cargo del ramo.

 
El doctor Rojas relevó que “destaco que, por el contexto de pandemia, el desarrollo de la asignatura y del hito final fue realizado completamente online. La asignatura prepara a los y las estudiantes para formular y desarrollar proyectos en cualquiera de sus áreas profesionales, tanto en los ámbitos públicos para presentar iniciativas a concurso de financiamiento público, como planes de negocios para emprendimientos privados”.

 
Al consultar en qué áreas se innovó, en esta nueva versión del evento, el profesor afirmó:” en todas las áreas de desarrollo de la carrera de Nutrición y Dietética: Nutrición comunitaria, Nutrición clínica, Alimentos y servicios de alimentación. En cada área, las y los estudiantes cuentan con una tutoría disciplinar de profesores con experticia, y la guía en el desarrollo de proyectos de un profesional de gran experiencia, más mi supervisión como doctor en administración. Se presentaron diversas iniciativas de innovación”

 
En la actividad participaron como evaluadores, profesionales de la Dirección de Innovacion UV: Tomás Katz y Jocelyn Anabalón, junto al egresado UV Bastián Oyaneder de la Gerencia de Innovación y Desarrollo de Corpora Tres Montes Luccetti.

 
Finalmente Fernando Rojas destacó que “muchos proyectos pueden tener continuidad por la vía de proyectos de Valorización de la Investigación Universitaria (VIU), los cuales son de investigación aplicada y desarrollo experimental y buscan generar impactos económico-sociales y científico-tecnológicos relevantes para el país. Otros pueden buscar continuidad mediante financiamiento vía becas, como la que ofrece Banco Santander. Asimismo, postulaciones a fondos que fomentan el emprendimiento como COPEC-UC, CORFO, entre otros y colaboraciones para presentar iniciativas a fondos tradicionales como FONDEF, FONIS, CONICYT, etcétera”.

 
Tal como lo indicó el profesor Rojas, la jornada y las respectivas presentaciones quedaron alojadas en el siguiente link: https://drive.google.com/file/d/1igDEjeHpGbSYbpG5koyowdiSlqkH6E5N/view?usp=sharing

 

Proyectos

1.-Movámosnos, la aplicación móvil.

2.-Contigo mamá preparemos purita mamá.

3.-Huertos comunitarios.

4.-Pan de masamadre.

5.-Nutrie Veggi. Restaurant de comida vegana y vegetariana con conciencia medioambiental.

6.-Mantequilla de maní fortificada con vitamina B12.

7.-Estudio piloto: Intervención nutricional, a través de una aplicación multifuncional para prevenir y contribuir a disminuir la prevalencia de obesidad en la Región de Valparaíso.

8.-Barra de chocolate 70 por ciento cacao, hiperproteica, ansiolítico.

9.- Protein pasta, fideos en base a legumbres.


0

Su trabajo fue destacado en la ceremonia del Medio Farmacéutico 2021.


Mostrando una respuesta adaptativa a las condiciones sanitarias que vive el país producto de la pandemia, 56 estudiantes de la carrera de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso realizaron su práctica profesional en distintas regiones del país.

La experiencia fue reconocida en la tradicional ceremonia del Medio Farmacéutico, que marca el inicio de la segunda etapa en la formación de los estudiantes, en la que se incorporan las prácticas profesionales, y que este año se realizó de manera inédita post práctica laboral, que efectuó el grupo de estudiantes de la cohorte 2018.

En la ceremonia en línea participaron la secretaria de Facultad, Jacqueline Concha; la directora de Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya; la jefa de carrera de Química y Farmacia, Marcela Escobar, y los estudiantes acompañados de sus familiares, académicos y químicos farmacéuticos invitados.

La profesora Marcela Escobar destacó que “son muchas las cosas que se podrían decir en una celebración como esta y más en las circunstancias sociales, epidemiológicas y tecnológicas que estamos experimentando y que llevan muchas veces al límite nuestra capacidad de adaptación. Esta ceremonia es el mejor ejemplo de adaptación a las circunstancias”.

Tal como lo explicó la académica, la ceremonia del Medio Farmacéutico es un hito importante para los estudiantes de Química y Farmacia, que “debe abrir el camino a hacia la farmacia comunitaria o un centro de salud, donde realizan su primera práctica profesional, sin embargo, esto ya ha ocurrido. Nuestros estudiantes ya realizaron su práctica en condiciones sanitarias adversas y que supieron enfrentar con responsabilidad, profesionalismo y solidaridad”.

“En este día es importante resaltar el riesgo que asumieron nuestros estudiantes. Al desarrollar sus prácticas, las condiciones sanitarias no eran óptimas, se enfrentaron al temor del contagio, a una serie de normas de trabajo y preventivas, cuidándose para prevenir su contagio, el de sus colegas de trabajo y familia. Algunos tuvieron que trasladarse de ciudad para realizar esta actividad académica, otros tuvieron que esperar algún tiempo su cupo por las cuarentenas, enfrentaron diariamente desafíos, desafíos pequeños y a veces gigantes, que les exigieron doble esfuerzo, asumiendo responsabilidades y trabajo extra, enfrentando problemas que los obligaron a crecer constantemente. La práctica profesional ya la realizaron, de forma presencial, durante el segundo semestre 2020, en farmacias comunitarias independientes y de cadenas, desde la Región de Tarapacá hasta la Región del Maule. Todos y todas las estudiantes recibieron elementos de protección personal, a los de regiones se les envió a sus hogares y a los de las comunas cercanas a Valparaíso se les entregaron en la Facultad”, agregó la profesora Escobar.

La ceremonia del Medio Farmacéutico contó con la participación del químico farmacéutico Agustín Rodríguez, quien estuvo a cargo de la charla “La farmacia comunitaria en el siglo XXI: experiencia y desafíos de un farmacéutico”. Posteriormente se realizó la entrega simbólica a los estudiantes de la piocha, que los acredita como alumnos en práctica de la carrera de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso.

Estos estudiantes son: Ivonne Antiquera, Karla Barrientos, Catalina Caballero, Valentina Cáceres, Anyelo Caimanque, Franchesca Canibilo, Ignacio Carrasco, Ignacia Chavarría, Mariana Contreras, Javiera Cosmelli, Paloma Darlington, Savka Diaz, Jorge Escobar, Maureen Estrada, Rocío Figueroa, Brandon Galaz, Silvana Guzmán, Zahid Halabi, Ezequiel Hurtado, Valentina Iturrieta, Leslie López, Mackarena Martínez, Jorge Mella, Luis Monrreal, Catalina Moraga, Javiera Muñoz, Sofía Negrete, Francesca Olivares, Gianina Olivares, Lissette Olmos, Felipe Opazo, Fernanda Opazo, Yovanka Osorio, Rocío Oyanedel, Camilo Parra, Betsabé Pereira, Pablo Pizarro, Ricardo Quiero, Valeria Ramírez, París Reyes, Sebastián Riffo, Alexis Ríos, Bruno Ripeti, Lucas Rocco, Paula Rojas, Sofía del Carmen Rojas, Paulina Salgado, Hans Sandoval, Claudia Soza, Catalina Stanley, Romina Tabilo, Martín Thomas, Valentina Trigo, Claudio Urrelo, Florencia Valdebenito, Camila Vergara, Andrea Vilicic y Belén Zepeda.

0

A una semana de su inicio ya han participado estudiantes de las carreras: Química y Farmacia, Nutrición y Dietética e Ingeniería Ambiental.


















La Facultad de Farmacia inauguró la modalidad híbrida en sus clases de laboratorios de especialidades, priorizando a los estudiantes de primero, segundo y último año de carrera.

La facultad inició esta metodología hace una semana y ya ha recibido a alumnos de las carreras de Química y Farmacia, Nutrición y Dietética y de Ingeniería Ambiental.

La inédita experiencia ha permitido a los estudiantes que asisten de manera voluntaria, y bajo un estricto protocolo sanitario, acceder a las clases prácticas de forma segura, conocer a sus compañeros y profesores por primera vez de forma no virtual e interactuar también con el otro grupo de alumnos que se conecta a la clase digitalmente, a través de los monitores instalados especialmente para las clases mixtas.

La modalidad mixta se inauguró con la clase Introducción al Laboratorio, a cargo de las profesoras Jacqueline Concha y Cecilia Rubio y el doctor Rodrigo Díaz. Los tres profesores, dos de manera presencial y uno a través de la red, llevan a cabo el desafío de enseñar a sus estudiantes las materias introductorias al trabajo de laboratorio.

El uso de las nuevas tecnologías ha permitido avanzar en este nuevo paradigma de enseñanza, al que ha llevado la pandemia. Un desafío que se está alcanzado exitosamente gracias al trabajo y esfuerzo de todos los miembros de la unidad académica. Así lo reconoció Jacqueline Concha, secretaria de Facultad: “Hay que entender un laboratorio mixto no es solamente el recurso material, acá hay un recurso humano, que es muy importante, desde los auxiliares, quienes están a cargo de la sanitización de los espacios; los funcionarios administrativos, que nos generan las listas de los estudiantes autorizados a asistir a la clase; los técnicos, que montan los laboratorios; y también los profesores y directores de las Escuelas, todos han estado junto a nosotros colaborando”.

Respecto a la habilitación de los espacios para las jornadas mixtas, Jacqueline Concha destacó que cada sala cuenta con cámaras Go Pro y monitores, que permiten interactuar con los estudiantes que están en sus casas y ellos con los profesores que están en el laboratorio, conectados con el wifi de la Facultad. También, puntualiza, que los notebooks y las cámaras ubicadas estratégicamente al interior de los laboratorios permiten tomas en primer plano del trabajo que realizan profesores y alumnos, y si es necesario repetir o profundizar en alguna demostración, la explicación se lleva a cabo directamente frente a una de las cámaras, para lograr una mayor claridad en los alumnos que están en casa. Esa dinámica e interacción que permiten la tecnología y las clases en vivo enriquece el aprendizaje en ambos grupos de estudiantes.

Respecto a la seguridad sanitaria, la profesora Concha explicó que la Facultad cuenta con la Unidad de Aseguramiento de Calidad de Pregrado, constituida por miembros de sus dos escuelas, Química y Farmacia y Nutrición y Dietética. De ahí surgió un instructivo interno para la modalidad mixta. Se trata de una infografía que fue enviada a cada uno de los estudiantes y en la que se les indican los protocolos, restricciones en el uso de los espacios y buenas prácticas sanitarias, para minimizar el riesgo y prevenir el contagio del coronavirus.

“También se implementó el termómetro digital, que se encuentra en el hall de acceso a la Facultad y que entrega, automáticamente al acercase, dosis de alcohol gel. Además, quienes ingresan deben estar autorizados por el decanato. Y se chequea el horario y lugar al que se asistirá. Los estudiantes no pueden recorrer todo el edificio, sino sólo aquellos espacios a los que están autorizados para ingresar. Toda esa retroalimentación y los eventuales ajustes los estamos conversando permanentemente con los prevencionistas de riesgos de la Dirección de Gestión y Desarrollo de Personas (DGDP)”, advirtió.

En la misma línea, Cecilia Rubio, académica de la Escuela de Química y Farmacia, señaló que, si la pandemia lo permite y no hay cuarentenas, esta modalidad se podría extender hasta fines de julio, cuando termine el semestre.

Asimismo, adelantó que “se estableció un protocolo de ingreso y de registro de todas las personas que están ocupando los espacios de la Facultad. El aforo se determinó con el prevencionista de riesgo en los espacios que están habilitados y el protocolo incluye registro del nombre y número telefónico, tenemos también los correos de los estudiantes en caso de cualquier eventualidad. Los académicos por edad estamos todos vacunados y los estudiantes en su mayoría están sin vacunas, pero dentro de poco van a ser del grupo que se pueden vacunar”.

La experiencia ya cuenta con positivas evaluaciones y ha sorprendido el interés de los estudiantes por asistir de manera presencial.

“Me siento muy satisfecha y algo que no esperábamos: vino un estudiante desde La Serena. Hay chicos que son de Chiloé, de Iquique, Puerto Montt, de Algarrobo, de Cabildo, y han llegado acá al laboratorio porque sienten la necesidad de tener la actividad presencial, en aula. Pero no solo eso, fue bastante positivo el poder conocerse en la vida real y tiene que ver con lo que nosotros queremos de una vida universitaria, que la pandemia de alguna manera nos ha limitado, pero los chiquillos llegan acá y es como si hubieran estado siempre en el laboratorio”, aseguró Jacqueline Concha.

Es el caso de Pablo López, estudiante de primer año de Química y Farmacia, quien asistió a la clase presencial viajando desde Limache: “Prefiero las clases presenciales, porque podemos tener la experiencia, como la que estamos teniendo ahora. Lo que se ve a través de la pantalla se hace más entretenido, debido a que podemos experimentar nosotros mismos. Es primera vez que veo a mis compañeros, es una sensación distinta, es como ir el primer día a clases y empezar una nueva vida con lo que nosotros queremos estudiar”.

Su compañera Dafne León, quien vive en Valparaíso, coincidió con Pablo y dijo que “todo es completamente nuevo. Es primera vez en todo: conocer a los compañeros, no a todos, pero a algunos, después de estar en clases online y ver solo nombres y ahora verlos en persona y a los profesores también. El laboratorio está bien equipado, me gustó y los protocolos están bien también, son los correctos: la temperatura, el alcohol gel, la mascarilla, todo como corresponde para poder venir y tener una buena clase”.

Link nota audiovisual: https://uv.cl/pdn/?id=12283
0

Optimiza el manejo de la glucosa y logra que la insulina actúe de manera más eficiente.


 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Valparaíso realizó un inédito estudio que concluyó que el consumo de arándanos frescos entrega beneficios relevantes en el control glicémico de personas jóvenes, pero sedentarias.


La investigación, realizada por las académicas de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso Ximena Palma y Samanta Thomas, junto al doctor Gonzalo Cruz, del Centro de Neurobiología y Fisiopatología Integrativa (CENFI) y académico del Instituto de Fisiología de la UV, apuntó a evaluar el manejo de la glucosa posprandial (después de las comidas) y la capacidad antioxidante de los arándanos frescos.


 Alimentos naturales
 El estudio publicado en Nutrients, una importante revista científica de acceso abierto del área de la nutrición, explica que “los arándanos son frutas ricas en polifenoles con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Los polifenoles de las bayas actúan bloqueando las enzimas digestivas, remodelando las vías de la microbiota gastrointestinal y afectando la liberación de hormonas gastrointestinales para regular la dinámica de la insulina y el manejo de la glucosa. Sin embargo, la mayoría de los estudios utilizan extractos de frutas en lugar de frutas frescas. Apuntamos a evaluar el manejo de la glucosa posprandial y la capacidad antioxidante de los arándanos frescos consumidos de forma aguda o como una suplementación de seis días en diez sujetos sedentarios”, señala la publicación.

La investigadora Ximena Palma, magíster en Ciencias Biológicas mención Nutrición, explica que “era importante poder utilizar alimentos naturales y no extractos, concentrados ni suplementos, porque siempre he sido partidaria de aprovechar la composición de los alimentos, especialmente sin procesar, para obtener beneficios sobre la salud. Y por eso quisimos comprobar si había algún efecto sobre el control glicémico al consumir una porción de arándanos naturales, lo cual es súper factible en el día a día”.

La investigadora agrega que “probamos dos ideas: el efecto de una porción única de arándanos junto con la ingesta alta de carbohidratos, y también el efecto después de consumir durante seis días una porción de igual tamaño y de la misma fruta. Al consumirlos crudos, y no procesados, podemos obtener una mayor concentración de aquellos compuestos hidrosolubles, como los polifenoles y la vitamina C, ya que estos podrían perderse en algún grado al someter a cocción o deshidratación, por ejemplo. También podemos asegurar una mayor concentración de compuestos antioxidantes, ya que si tu rompes la matriz alimentaria, por ejemplo, puedes exponer estas sustancias al oxigeno ambiental y reducir su concentración; y de fibra dietética, que si bien no era el objetivo de nuestra investigación, también tiene diversos beneficios sobre la salud, los que se podrían ver mermados al convertir la fruta en jugo o mermelada, por ejemplo”, sostiene la profesora Palma.

Los resultados del estudio indicaron que el consumo de arándanos frescos mejora el manejo de la glucosa después de las comidas (postprandial), presumiblemente debido a acciones en el tracto gastrointestinal, mientras que la suplementación mejora la sensibilidad a la insulina, probablemente debido a los antioxidantes y efectos antiinflamatorios.

Para el doctor Gonzalo Cruz, quien dirige el Laboratorio Alteraciones Reproductivas y Metabólicas del CENFI, es importante consumir alimentos ricos en polifenoles debido a su efecto antiinflamatorio y antioxidante y al contenido de fibra dietética, sobre todo las bayas.

“Los polifenoles pueden bloquear las enzimas que digieren los carbohidratos y entonces, para un mejor control de la glicemia, sería preferible incluso consumirlos antes de los carbohidratos o tal vez al mismo tiempo. En el estudio demostramos que el consumo de una taza de ‘berries’ logra disminuir el aumento de glucosa que se observa al consumir pan blanco”.

En la misma línea, el doctor Cruz adelanta que “en el caso del almuerzo, también se podría consumir verduras y ensaladas antes del plato de fondo, de forma de aprovechar los nutrientes y tener el efecto producido por los polifenoles sobre la glicemia. O también comer los ‘berries’ como postre, pero antes del almuerzo”.


 Chile, mayor exportador
 Hasta el año pasado, Chile se situaba como el mayor exportador, y segundo productor, de arándanos frescos del mundo, lo que Ximena Palma ve como una excelente oportunidad, ya que “los arándanos son conocidos fundamentalmente por ser ricos en antioxidantes, pero poca gente sabe que los polifenoles (los antioxidantes que estudiamos), también pueden modular otros procesos fisiológicos, como la digestión y consecuente absorción de carbohidratos, la secreción de insulina y la inflamación, entre otros. Si podemos potenciar y hacer conocidos estos efectos, estoy segura que las personas se interesarían más en su consumo”.
 La doctora Ciencias mención Investigación y Desarrollo de Productos Bioactivos Samanta Thomas destaca que “es sorprendente que una única porción de 150 gramos de arándanos fue responsable de disminuir el área bajo de la curva de glucosa postprandial y aumentar la secreción de insulina a los quince minutos de la ingesta. O sea, produjo una respuesta aguda o inmediata de parámetros metabólicos sumamente importantes en el control glicémico”.


Sensibilidad a la insulina
Tal como lo señala la doctora Thomas, “cuando decimos que el consumo de arándanos mejora la sensibilidad a la insulina, esto significa que la insulina secretada actúa de forma más eficiente tras absorber la glucosa, además de haberse verificado un aumento en su secreción”.

Además, “este estudio se realizó con sujetos sanos, jóvenes y sedentarios. En el caso de realizar una intervención en sujetos enfermos, como diabéticos u obesos que presentan este tipo de marcadores metabólicos bastante alterados, se podría esperar un efecto aún mayor de lo que hemos encontrado. Es de extrema relevancia resaltar que se realizó el estudio con frutos y no con un concentrado, suplemento o extracto, por lo que incorporar 150 gramos de arándanos es perfectamente razonable y viable de realizar”, advierte la doctora Thomas.

Proyecciones
Finalmente, Samanta Thomas anunció que “a futuro, esperamos evaluar este mismo tipo de intervención en sujetos que presenten Diabetes Mellitus tipo 2 u obesidad, para verificar si encontramos estos mismos beneficios. Además, esperamos poder analizar otros parámetros, como citoquinas inflamatorias e incretinas, entre otros, que pueden influenciar la homeostasis de la glucosa y no hemos podido evaluar en este estudio”.

El estudio se realizó en jóvenes universitarios chilenos sanos, pero sedentarios, lo que podría ser representativo de una parte importante de la población de esa edad (entre los 20 y 25 años).


0

Se trata del doctor Daniel Moraga, quien expuso sobre la educación farmacéutica en tiempos de pandemia.




Con la conferencia “If you knew then what you know now: sharing and assessing one year of remote and online learning”, el profesor Daniel Moraga, académico de la Escuela Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, participó en un seminario organizado por la Federación Internacional Farmacéutica (FIP, por sus iniciales en inglés).


Tal como explicó el doctor Moraga, la FIP se ha enfocado en crear espacios para que tanto académicos como estudiantes de distintos países compartan sus inquietudes sobre el proceso de educación en línea que se ha llevado a cabo durante la pandemia.


“Los seminarios del 2020 y el del presente año buscan resaltar cómo las comunidades educativas se han visto afectadas por el método online, pero también cómo se ha podido innovar en la materia de educación farmacéutica”, advirtió el académico.


El vínculo entre la FIP y la Escuela de Química y Farmacia de la UV no es nuevo y tal como lo adelantó el doctor Moraga, una de sus gestoras es la profesora Patricia Acuña, química farmacéutica, magíster en Ciencias y con una destacada trayectoria como investigadora y académica de los programas de pre y postgrados del área de la farmacología de la UV.


“Dentro de este contexto, la profesora Shaun Ellen Gleason, de la Universidad de Colorado, nos ha invitado a la profesora Tania Bahamondez y a mí a exponer sobre la iniciativa Global Virtual Exchange, curso de entrenamiento online en herramientas digitales para la escritura científica, que se ha diseñado para postgrado entre la Universidad de Texas Austin, la Universidad de Chile y la Universidad de Valparaíso. Es mi segunda participación desde el 2020 como miembro del equipo creativo”.


Respecto a la exposición, el farmacéutico agregó que fue una revisión de estrategias de enseñanza tras un año desde la conferencia 2020. “La estrategia para el 2021 es generar una base de datos basada en encuestas previas a la conferencia y durante la misma (usando aplicaciones online) para hacer un sondeo semicuantitativo de cómo ha reaccionado la comunidad que educa y prepara a los nuevos farmacéuticos a nivel global. Lo interesante es que este sistema se hará por separado para académicos y estudiantes, buscando reflejar cuáles son las estrategias que han sido mejor percibidas por las y los estudiantes. Estamos ansiosos de ver los resultados de este proceso”, señaló.


Finalmente, Daniel Moraga destacó que la FIP es una organización de nivel mundial con más de cuatro millones de profesionales del área farmacéutica y científica, que trabaja como una organización no gubernamental, teniendo relación oficial con la Organización Mundial de la Salud desde 1948. Su misión apunta a beneficiar a todos con acceso a medicamentos seguros, eficaces y de calidad, considerando precios accesibles y promocionando el trabajo colaborativo con otros profesionales de la salud.

0

El evento convoca a mil 500 estudiantes de escuelas de Farmacia de todo el mundo.



Gran interés por participar en el 66º Congreso Mundial de la Federación Internacional de Estudiantes de Farmacia (IPSF, por sus iniciales en inglés), mostraron los alumnos de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso (UV). El encuentro se llevará a cabo, de manera virtual, desde la ciudad de Seúl, capital de Corea del Sur.

Son cerca de medio centenar de estudiantes del programa académico de la UV que ya se han inscrito para asistir al evento en línea, que se realizará entre el 22 de julio y el 1 de agosto próximos y que convocará a más de mil 500 alumnas y alumnos de escuelas de Farmacia de todo el mundo.

El encuentro es considerado como una gran oportunidad para conocer y aprender más sobre los distintos ámbitos y áreas de desempeño que tiene la profesión, como lo adelanta Fabián Tadres, representante del Centro de Estudiantes de Química y Farmacia de la UV.

“Debo decir que la asistencia y participación en distintas actividades, ya sean congresos, conversatorios, simposios, etcétera, son excelentes oportunidades de conocimiento y de acercamiento del estudiante de pregrado a lo que en un futuro será su quehacer profesional. Además, son instancias, a lo menos a mi juicio, bastante motivadoras y logran generar ese sentimiento de reencanto con lo que uno estudia”, afirma.

Tal como lo destaca Fabián Tadres, la IPSF nació en el año 1949 y es una de las organizaciones más antiguas de estudiantes de Farmacia. El Congreso Mundial de IPSF cuenta con un completo programa de actividades, entre los que destacan los simposios para discutir temáticas centradas en qué está transformando los roles de los farmacéuticos, junto a una actualización sobre las nuevas tecnologías, el poder de la información, los mercados emergentes y las tendencias, adelanta el estudiante.

“Los estudiantes podrán participar a través de las distintas actividades que se desarrollarán en el congreso. Además de los simposios, también se llevarán a cabo concursos, competencias y actividades sociales, en las que uno podrá conocer y profundizar en la cultura coreana, por ejemplo. Asimismo, se abordarán áreas como tecnología farmacéutica, farmacia clínica, docencia, farmacogenética, educación y consejería farmacéutica, entre otras, en las que cada estudiante, según sus gustos y afinidades, podrá ser partícipe de las actividades en que le interese participar”.

Finalmente, Fabián releva que “además de la misma certificación que entrega el evento, que es algo que contribuye al curriculum de cada estudiante al momento de salir al mercado laboral, entrega la oportunidad de seguir nutriéndose a través del conocimiento sobre distintas áreas de la carrera, el cómo es nuestra carrera afuera de Chile, la oportunidad de abrirse hacia el mundo y conocer distintas culturas, poner en práctica el inglés, el reencanto y reenamoramiento con la carrera y aprovechar la oportunidad que en este minuto nos entrega la virtualidad, dado que antes del contexto de la Covid-19 era casi impensable ser parte de algo así, sobre todo por las barreras logísticas, de tiempo y económicas”.

0

Este año se incorporaron dos profesoras con grado de magíster y una académica PhD.


 















Tres nutricionistas con estudios de postgrados se incorporaron al equipo de profesores de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso.
 
Se trata de las académicas Marcela Vizcarra, nutricionista y doctora en Salud Comunitaria de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos y sus colegas Kathleen Priken e Isabella Vicuña, ambas con grado de Magíster en Nutrición de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

 
El director de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UV, Rafael Jiménez, explicó que la medida obedece a la necesidad de reforzar el equipo académico, para dar cumplimiento a los compromisos en las diferentes áreas de desarrollo: pre y postgrado, investigación, vinculación con el medio y asistencia técnica y científica.


“Necesitamos crecer en nuestra oferta de postgrado, incrementar la productividad científica, cumplir con las demandas del medio y, particularmente, cubrir necesidades de docencia en el pregrado, como exigencia de nuestra estructura de asignaturas colegiadas”, sostuvo el director.
 
Jiménez agregó que las nuevas académicas contribuirán en todas las áreas, fortaleciendo las líneas curriculares de “Nutrición clínica” y “Nutrición comunitaria” en el pregrado.
 
De esta manera, el claustro académico quedó conformado por 21 académicas y académicos, diez con grado de doctor o doctora e igual número de docentes con grado de magíster.

 
“Se debe tener en consideración que de esta dotación, nuestra Escuela contribuye con dos cargos de alta dirección: la decana de la Facultad, Marcela Alviña y el director de Innovación y Transferencia Tecnológica, doctor Alejandro Dinamarca”, destaca el director de la Escuela de Nutrición y Dietética.

 
Nuevas académicas
Por su parte, la doctora Marcela Vizcarra, especialista en obesidad infantil y comportamientos alimentarios con un abordaje socio-ecológico, adelantó que “me he centrado en investigar a nivel familiar la socialización parental en la alimentación de preescolares en Chile, con el objetivo de entender el rol de los estilos parentales de alimentación y prácticas parentales de alimentación en el estado nutricional de niños preescolares de familias vulnerables”.

Acotó que “entender la socialización parental en la alimentación, así como también las influencias a nivel familiar en este proceso, contribuye a desarrollar programas centrados en la familia orientados a mantener un estado nutricional saludable en niños y prevenir obesidad infantil”

En la misma línea, la académica Kathleen Priken señaló que en docencia se especializó en el área clínica y en investigación su enfoque se orienta al manejo dietoterapéutico de enfermedades crónicas no transmisibles, especialmente diabetes, enfermedad de hígado graso, obesidad, enfermedades tiroideas, entre otras.


“Tomo este nuevo desafío laboral con mucho entusiasmo y motivación. Me siento muy feliz de ser parte del cuerpo docente y espero contribuir al constante desarrollo de la Escuela. En relación al área de docencia, a la promoción de la nutrición basada en evidencia, así como potenciar las competencias de investigación en los estudiantes. Pretendo colaborar en la unidad de postgrado con el desarrollo de postítulos y por otra parte, en relación al área de la investigación, mi objetivo es contribuir a la línea de “Alimentación y enfermedades crónicas no transmisibles” de la Escuela, a través de proyectos de investigación y publicaciones asociadas, lo cual también aporta a la evidencia utilizada en docencia de esta respectiva línea.

 
Finalmente, la profesora Isabella Vicuña, indicó que el área de docencia que ha desarrollado se centra en el ámbito clínico, y en investigación ha definido una línea de trabajo en el área de “Alimentación y enfermedades crónicas”, haciendo énfasis en ensayos clínicos en enfermedades o condiciones endocrinas, como resistencia a la insulina, diabetes e hipotiroidismo. Actualmente forma parte del equipo de la línea clínica de la Escuela.

 
“Me siento comprometida y entusiasmada de contribuir al trabajo desarrollado por la Escuela de Nutrición. Asimismo, la posibilidad de insertarme en este equipo de trabajo es una gran oportunidad de aprendizaje personal y profesional. El énfasis de mis actividades estará puesto en contribuir al desarrollo de la docencia y nuevas estrategias, que se adapten a las necesidades de aprendizaje, como también, continuar ejecutando proyectos de investigación que aporten a los contenidos de docencia, contribuyan a la comunidad y a las competencias de investigación de los estudiantes, que son partícipes de éstas”, puntualizó.


0

En su segundo ciclo la iniciativa de SOCEQYF-UV abordará temáticas de las ciencias farmacéuticas, biológicas y de la salud.


“Nutrición en Pandemia” es el nombre de la charla inaugural que abre la segunda temporada online de Socelatte, iniciativa que organiza la Sociedad de Estudiantes de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso (SOCEQYF-UV).


El encuentro, que contará con la participación como expositora invitada de la nutricionista Valentina Westwood, certificada en Psicología de la Alimentación, se llevará a cabo el miércoles 28 de abril, desde las 20 horas y será transmitido a través del canal de Instagram @soceqyf y de https://www.facebook.com/SOCEQYFUV


Así lo dieron a conocer Paris Reyes, presidenta de SOCEQYF, junto a Ricardo Quiero, secretario de Comunicaciones de la organización estudiantil.


“Esta iniciativa surge de la necesidad de seguir informando a la comunidad, a pesar de la situación actual de pandemia. Dado que ya no podíamos realizar nuestras actividades de manera presencial, decidimos buscar una solución y de esta manera nace Socelatte. Su objetivo es informar, a través de una programación online vía IGTV de Instagram, trayendo invitados para hablar sobre temas relacionados con las ciencias farmacéuticas, biológicas y de la salud”, afirmó Paris Reyes.


Ricardo Quiero destacó que “nuestro público suelen ser profesionales y estudiantes relacionados con el área de la salud dentro de Chile, aunque también hemos llegado a personas extranjeras, gracias a la conectividad online. Aspiramos como equipo a llegar a la mayor cantidad de personas posibles que estén interesadas en aprender cosas nuevas relacionadas con la ciencia química-biológica”.


Tal como lo explicaron los organizadores, SOCEQYF es una sociedad de estudiantes sin fines de lucro que nace en el año 2016 de un grupo de estudiantes de la carrera de Química y Farmacia de la UV, actualmente todos titulados, con la finalidad de dar a conocer las ciencias farmacéuticas y la labor del químico farmacéutico en la salud. Al día de hoy, SOCEQYF se compone de 26 estudiantes de pregrado y se han fundado más sociedades de estudiantes de Química y Farmacia a lo largo del país, y de diferentes universidades, interesadas en la ciencia. Además de los encuentros en redes sociales que llevan a cabo, SOCEQYF también elabora la revista “Elixir”. Asimismo, adelantaron un nuevo proyecto: “Soceschool”, que se orientará al apoyo a colegios y actividades científicas a través del apadrinamiento.

0

Conferencia estuvo a cargo de la académica Caroline Weinstein, miembro del equipo de asesores externos del ISP.




Con una alta convocatoria, la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso realizó la ceremonia de inicio de año académico 2021.

El evento, que fue encabezado por Marcela Alviña, decana de la Facultad de Farmacia, contó con la participación de la representante de la Junta Directiva UV Marcela Escobar, quien también es jefa de Carrera de Química y Farmacia UV. Las acompañaron Jacqueline Concha, secretaria de Facultad; Yanneth Moya, directora de Escuela de Química y Farmacia; su homólogo de la Escuela de Nutrición y Dietética, Rafael Jiménez; Silvia Sepúlveda, jefa de Carrera de Nutrición y Dietética, representantes del claustro académico, funcionarias y funcionarios, estudiantes y profesionales graduados de la carrera.

“La ciencia detrás de las vacunas contra el COVID-19 aprobadas en Chile” fue el nombre de la conferencia que ofreció la doctora en Microbiología e Inmunología Caroline Weinstein, académica de la Escuela de Química y Farmacia, y quien ha tenido un destacado papel en el grupo de expertos del ISP, que asesora en la autorización del uso excepcional de emergencia de los inoculantes disponibles para enfrentar la pandemia en Chile.

La doctora Weinstein realizó un recorrido histórico respecto al desarrollo de vacunas en el mundo, que se inició hace tres siglos, y que hoy en día ha permitido -en tiempo récord- poder contar con un instrumento que se espera permita hacer frente al letal microorganismo que causa la Covid-19. “La ciencia en relación a las vacunas comenzó en el siglo XVIII. Pero en los últimos veinte años se ha generado el 50 por ciento de la producción científica relacionada con vacunas”, aseguró.

La investigadora también destacó que, de acuerdo a las estadísticas, siete mil muertes al día se previenen gracias a las vacunas en todo el mundo. Por lo tanto, para la doctora Weinstein las vacunas son la intervención en salud pública que más vidas salva.

“Por eso nuestro trabajo, como profesionales de la salud y como miembros del equipo sanitario, es educar a la población, para que los grupos antivacunas, que tercamente siguen teorías conspirativas, puedan comprender que estamos frente a una potente herramienta terapéutica”, advirtió.

Tal como lo explicó la especialista, de las técnicas más convencionales, que utilizan virus atenuados o inactivos -estrategia que ha servido, por ejemplo, de fundamento a la vacuna Coronavac del Laboratorio chino Sinovac, inoculante que se está aplicando en mayor medida en nuestro país- se avanzó a los abordajes modernos, destacando la tecnología del ADN recombinante, que permitió tener proteínas para inmunizar.

“Es decir, en vez de usar el virus, ya sea vivo, pero atenuado, o simplemente destruido, se usan las proteínas producidas en cultivos de células a las cuales se les agregó el ADN de la proteína para la que se desea desarrollar una inmunidad. En este punto, hay que destacar que la primera vacuna de la Hepatitis B fue un desarrollo en el que participó el científico chileno Pablo Valenzuela”, sostuvo.

En la misma línea, también destacó el trabajo del inmunólogo Alexis Kalergis, quien actualmente está trabajando en el desarrollo de la primera vacuna chilena contra Covid -19, diseñada para ser utilizada desde el nacimiento.

A continuación, la académica se focalizó en describir y revisar los datos disponibles de las cuatro vacunas que están autorizadas –hasta ahora- para su uso de emergencia en el país, pertenecientes a los laboratorios Pfizer, Sinovac, Astrazeneca y Cansino, exponiendo respecto a sus procesos de producción, los estudios que las respaldan en términos de eficacia y seguridad, inmunidad y estabilidad, entre otros aspectos.

Finalmente, Caroline Weinstein señaló que “necesitamos que todos los países, tengan o no dinero, puedan acceder a la vacuna. No vamos a poder controlar la pandemia si no lo hacemos todos juntos. Este es el momento de ser solidarios. Necesitamos más dinero para investigar en vacunas. Si tenemos más investigación los precios van a bajar. Las vacunas más baratas son las que se han desarrollado al alero de las universidades. Necesitamos como país recuperar nuestra planta de producción de vacunas, que fue cerrada en el año 2010. Si no hubiese sido por eso, podríamos haber tenido una vacuna no solo ideada en Chile, sino que además producida en nuestro país”.

0