Noticias

UV lidera el análisis de SARS-CoV-2 en aguas residuales en la Región


Directora del CMBi compartió la experiencia en seminario internacional sobre Covid-19 y aguas servidas.


Las aguas residuales se han convertido en una nueva vía de estudio de la trazabilidad del coronavirus y ofrecen la oportunidad de hacer un seguimiento fiable de su presencia en la población.

En la zona, el Centro de Micro Bioinnovación (CMBi) de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso ha llevado a cabo el pionero estudio, analizando desde el mes de junio la concentración de material genético del virus SARS-CoV-2 en aguas servidas en cuatro comunas de la Región: Valparaíso, Viña del Mar, San Felipe y Los Andes.

La directora del CMBi, Claudia Ibacahe, doctora en Microbiología y académica de la  Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia UV, afirmó que “con los resultados obtenidos hasta ahora hemos visto que aumentos en el número de casos se relacionan con la concentración del material genético del virus en las aguas servidas. Para confirmar esta relación es que actualmente nos encontramos analizando las muestras de julio, agosto y septiembre”.

La doctora Ibacache explicó que “en nuestro laboratorio implementamos la liofilización como método de concentración. Una de sus principales ventajas es que al trabajar a bajas temperaturas (-80º C) se protege al material genético presente en las muestras de aguas de la degradación, ya que el ARN es una molécula extremadamente lábil”.

También la académica destacó que “a través de este estudio la UV se ha posicionado como el líder en la Región en el análisis de SARS-CoV-2 en aguas servidas, para implementar así estrategias complementarias a los análisis clínicos para el seguimiento epidemiológico de esta pandemia”.

Agregó que la implementación de estas estrategias es fundamental para poder dilucidar el alcance real de la pandemia, debido a que “actualmente se sabe que un porcentaje importante de las personas infectadas no desarrollan síntomas y, por lo tanto, al no realizarse las pruebas diagnósticas no son registrados como Covid-19 positivo. En este sentido, y debido a que el virus se excreta por vía fecal, tanto en pacientes sintomáticos como asintomáticos, la evaluación de la concentración de SARS-CoV-2 en aguas servidas es una herramienta que permite realizar un seguimiento de la pandemia a nivel comunitario”.

La doctora Ibacache compartió el estudio en el Seminario Internacional “Covid-19 y aguas servidas”, organizado por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) y patrocinado por la Embajada del Reino de los Países Bajos.

Junto a la doctora Ibacache participaron como expositores en el encuentro el doctor Aldo Gaggero, el investigador Homero Urrutia y Gertjan Medema, profesor de la Universidad Tecnológica de Delft de los Países Bajos, pionero en las mediciones del virus SARS-CoV-2 en aguas servidas.

“Compartir en el seminario con el doctor Medema fue una gran experiencia debido a que él es un experto a nivel mundial en esta área. Adicionalmente, compartir con los investigadores chilenos que también están llevando a cabo estas iniciativas en otras regiones del país contribuye a la colaboración científica entre los grupos”, sostuvo.