Your address will show here +12 34 56 78

Optimiza el manejo de la glucosa y logra que la insulina actúe de manera más eficiente.


 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Valparaíso realizó un inédito estudio que concluyó que el consumo de arándanos frescos entrega beneficios relevantes en el control glicémico de personas jóvenes, pero sedentarias.


La investigación, realizada por las académicas de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso Ximena Palma y Samanta Thomas, junto al doctor Gonzalo Cruz, del Centro de Neurobiología y Fisiopatología Integrativa (CENFI) y académico del Instituto de Fisiología de la UV, apuntó a evaluar el manejo de la glucosa posprandial (después de las comidas) y la capacidad antioxidante de los arándanos frescos.


 Alimentos naturales
 El estudio publicado en Nutrients, una importante revista científica de acceso abierto del área de la nutrición, explica que “los arándanos son frutas ricas en polifenoles con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Los polifenoles de las bayas actúan bloqueando las enzimas digestivas, remodelando las vías de la microbiota gastrointestinal y afectando la liberación de hormonas gastrointestinales para regular la dinámica de la insulina y el manejo de la glucosa. Sin embargo, la mayoría de los estudios utilizan extractos de frutas en lugar de frutas frescas. Apuntamos a evaluar el manejo de la glucosa posprandial y la capacidad antioxidante de los arándanos frescos consumidos de forma aguda o como una suplementación de seis días en diez sujetos sedentarios”, señala la publicación.

La investigadora Ximena Palma, magíster en Ciencias Biológicas mención Nutrición, explica que “era importante poder utilizar alimentos naturales y no extractos, concentrados ni suplementos, porque siempre he sido partidaria de aprovechar la composición de los alimentos, especialmente sin procesar, para obtener beneficios sobre la salud. Y por eso quisimos comprobar si había algún efecto sobre el control glicémico al consumir una porción de arándanos naturales, lo cual es súper factible en el día a día”.

La investigadora agrega que “probamos dos ideas: el efecto de una porción única de arándanos junto con la ingesta alta de carbohidratos, y también el efecto después de consumir durante seis días una porción de igual tamaño y de la misma fruta. Al consumirlos crudos, y no procesados, podemos obtener una mayor concentración de aquellos compuestos hidrosolubles, como los polifenoles y la vitamina C, ya que estos podrían perderse en algún grado al someter a cocción o deshidratación, por ejemplo. También podemos asegurar una mayor concentración de compuestos antioxidantes, ya que si tu rompes la matriz alimentaria, por ejemplo, puedes exponer estas sustancias al oxigeno ambiental y reducir su concentración; y de fibra dietética, que si bien no era el objetivo de nuestra investigación, también tiene diversos beneficios sobre la salud, los que se podrían ver mermados al convertir la fruta en jugo o mermelada, por ejemplo”, sostiene la profesora Palma.

Los resultados del estudio indicaron que el consumo de arándanos frescos mejora el manejo de la glucosa después de las comidas (postprandial), presumiblemente debido a acciones en el tracto gastrointestinal, mientras que la suplementación mejora la sensibilidad a la insulina, probablemente debido a los antioxidantes y efectos antiinflamatorios.

Para el doctor Gonzalo Cruz, quien dirige el Laboratorio Alteraciones Reproductivas y Metabólicas del CENFI, es importante consumir alimentos ricos en polifenoles debido a su efecto antiinflamatorio y antioxidante y al contenido de fibra dietética, sobre todo las bayas.

“Los polifenoles pueden bloquear las enzimas que digieren los carbohidratos y entonces, para un mejor control de la glicemia, sería preferible incluso consumirlos antes de los carbohidratos o tal vez al mismo tiempo. En el estudio demostramos que el consumo de una taza de ‘berries’ logra disminuir el aumento de glucosa que se observa al consumir pan blanco”.

En la misma línea, el doctor Cruz adelanta que “en el caso del almuerzo, también se podría consumir verduras y ensaladas antes del plato de fondo, de forma de aprovechar los nutrientes y tener el efecto producido por los polifenoles sobre la glicemia. O también comer los ‘berries’ como postre, pero antes del almuerzo”.


 Chile, mayor exportador
 Hasta el año pasado, Chile se situaba como el mayor exportador, y segundo productor, de arándanos frescos del mundo, lo que Ximena Palma ve como una excelente oportunidad, ya que “los arándanos son conocidos fundamentalmente por ser ricos en antioxidantes, pero poca gente sabe que los polifenoles (los antioxidantes que estudiamos), también pueden modular otros procesos fisiológicos, como la digestión y consecuente absorción de carbohidratos, la secreción de insulina y la inflamación, entre otros. Si podemos potenciar y hacer conocidos estos efectos, estoy segura que las personas se interesarían más en su consumo”.
 La doctora Ciencias mención Investigación y Desarrollo de Productos Bioactivos Samanta Thomas destaca que “es sorprendente que una única porción de 150 gramos de arándanos fue responsable de disminuir el área bajo de la curva de glucosa postprandial y aumentar la secreción de insulina a los quince minutos de la ingesta. O sea, produjo una respuesta aguda o inmediata de parámetros metabólicos sumamente importantes en el control glicémico”.


Sensibilidad a la insulina
Tal como lo señala la doctora Thomas, “cuando decimos que el consumo de arándanos mejora la sensibilidad a la insulina, esto significa que la insulina secretada actúa de forma más eficiente tras absorber la glucosa, además de haberse verificado un aumento en su secreción”.

Además, “este estudio se realizó con sujetos sanos, jóvenes y sedentarios. En el caso de realizar una intervención en sujetos enfermos, como diabéticos u obesos que presentan este tipo de marcadores metabólicos bastante alterados, se podría esperar un efecto aún mayor de lo que hemos encontrado. Es de extrema relevancia resaltar que se realizó el estudio con frutos y no con un concentrado, suplemento o extracto, por lo que incorporar 150 gramos de arándanos es perfectamente razonable y viable de realizar”, advierte la doctora Thomas.

Proyecciones
Finalmente, Samanta Thomas anunció que “a futuro, esperamos evaluar este mismo tipo de intervención en sujetos que presenten Diabetes Mellitus tipo 2 u obesidad, para verificar si encontramos estos mismos beneficios. Además, esperamos poder analizar otros parámetros, como citoquinas inflamatorias e incretinas, entre otros, que pueden influenciar la homeostasis de la glucosa y no hemos podido evaluar en este estudio”.

El estudio se realizó en jóvenes universitarios chilenos sanos, pero sedentarios, lo que podría ser representativo de una parte importante de la población de esa edad (entre los 20 y 25 años).


0

Se trata del doctor Daniel Moraga, quien expuso sobre la educación farmacéutica en tiempos de pandemia.




Con la conferencia “If you knew then what you know now: sharing and assessing one year of remote and online learning”, el profesor Daniel Moraga, académico de la Escuela Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, participó en un seminario organizado por la Federación Internacional Farmacéutica (FIP, por sus iniciales en inglés).


Tal como explicó el doctor Moraga, la FIP se ha enfocado en crear espacios para que tanto académicos como estudiantes de distintos países compartan sus inquietudes sobre el proceso de educación en línea que se ha llevado a cabo durante la pandemia.


“Los seminarios del 2020 y el del presente año buscan resaltar cómo las comunidades educativas se han visto afectadas por el método online, pero también cómo se ha podido innovar en la materia de educación farmacéutica”, advirtió el académico.


El vínculo entre la FIP y la Escuela de Química y Farmacia de la UV no es nuevo y tal como lo adelantó el doctor Moraga, una de sus gestoras es la profesora Patricia Acuña, química farmacéutica, magíster en Ciencias y con una destacada trayectoria como investigadora y académica de los programas de pre y postgrados del área de la farmacología de la UV.


“Dentro de este contexto, la profesora Shaun Ellen Gleason, de la Universidad de Colorado, nos ha invitado a la profesora Tania Bahamondez y a mí a exponer sobre la iniciativa Global Virtual Exchange, curso de entrenamiento online en herramientas digitales para la escritura científica, que se ha diseñado para postgrado entre la Universidad de Texas Austin, la Universidad de Chile y la Universidad de Valparaíso. Es mi segunda participación desde el 2020 como miembro del equipo creativo”.


Respecto a la exposición, el farmacéutico agregó que fue una revisión de estrategias de enseñanza tras un año desde la conferencia 2020. “La estrategia para el 2021 es generar una base de datos basada en encuestas previas a la conferencia y durante la misma (usando aplicaciones online) para hacer un sondeo semicuantitativo de cómo ha reaccionado la comunidad que educa y prepara a los nuevos farmacéuticos a nivel global. Lo interesante es que este sistema se hará por separado para académicos y estudiantes, buscando reflejar cuáles son las estrategias que han sido mejor percibidas por las y los estudiantes. Estamos ansiosos de ver los resultados de este proceso”, señaló.


Finalmente, Daniel Moraga destacó que la FIP es una organización de nivel mundial con más de cuatro millones de profesionales del área farmacéutica y científica, que trabaja como una organización no gubernamental, teniendo relación oficial con la Organización Mundial de la Salud desde 1948. Su misión apunta a beneficiar a todos con acceso a medicamentos seguros, eficaces y de calidad, considerando precios accesibles y promocionando el trabajo colaborativo con otros profesionales de la salud.

0

El evento convoca a mil 500 estudiantes de escuelas de Farmacia de todo el mundo.



Gran interés por participar en el 66º Congreso Mundial de la Federación Internacional de Estudiantes de Farmacia (IPSF, por sus iniciales en inglés), mostraron los alumnos de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso (UV). El encuentro se llevará a cabo, de manera virtual, desde la ciudad de Seúl, capital de Corea del Sur.

Son cerca de medio centenar de estudiantes del programa académico de la UV que ya se han inscrito para asistir al evento en línea, que se realizará entre el 22 de julio y el 1 de agosto próximos y que convocará a más de mil 500 alumnas y alumnos de escuelas de Farmacia de todo el mundo.

El encuentro es considerado como una gran oportunidad para conocer y aprender más sobre los distintos ámbitos y áreas de desempeño que tiene la profesión, como lo adelanta Fabián Tadres, representante del Centro de Estudiantes de Química y Farmacia de la UV.

“Debo decir que la asistencia y participación en distintas actividades, ya sean congresos, conversatorios, simposios, etcétera, son excelentes oportunidades de conocimiento y de acercamiento del estudiante de pregrado a lo que en un futuro será su quehacer profesional. Además, son instancias, a lo menos a mi juicio, bastante motivadoras y logran generar ese sentimiento de reencanto con lo que uno estudia”, afirma.

Tal como lo destaca Fabián Tadres, la IPSF nació en el año 1949 y es una de las organizaciones más antiguas de estudiantes de Farmacia. El Congreso Mundial de IPSF cuenta con un completo programa de actividades, entre los que destacan los simposios para discutir temáticas centradas en qué está transformando los roles de los farmacéuticos, junto a una actualización sobre las nuevas tecnologías, el poder de la información, los mercados emergentes y las tendencias, adelanta el estudiante.

“Los estudiantes podrán participar a través de las distintas actividades que se desarrollarán en el congreso. Además de los simposios, también se llevarán a cabo concursos, competencias y actividades sociales, en las que uno podrá conocer y profundizar en la cultura coreana, por ejemplo. Asimismo, se abordarán áreas como tecnología farmacéutica, farmacia clínica, docencia, farmacogenética, educación y consejería farmacéutica, entre otras, en las que cada estudiante, según sus gustos y afinidades, podrá ser partícipe de las actividades en que le interese participar”.

Finalmente, Fabián releva que “además de la misma certificación que entrega el evento, que es algo que contribuye al curriculum de cada estudiante al momento de salir al mercado laboral, entrega la oportunidad de seguir nutriéndose a través del conocimiento sobre distintas áreas de la carrera, el cómo es nuestra carrera afuera de Chile, la oportunidad de abrirse hacia el mundo y conocer distintas culturas, poner en práctica el inglés, el reencanto y reenamoramiento con la carrera y aprovechar la oportunidad que en este minuto nos entrega la virtualidad, dado que antes del contexto de la Covid-19 era casi impensable ser parte de algo así, sobre todo por las barreras logísticas, de tiempo y económicas”.

0

Este año se incorporaron dos profesoras con grado de magíster y una académica PhD.


 















Tres nutricionistas con estudios de postgrados se incorporaron al equipo de profesores de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso.
 
Se trata de las académicas Marcela Vizcarra, nutricionista y doctora en Salud Comunitaria de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos y sus colegas Kathleen Priken e Isabella Vicuña, ambas con grado de Magíster en Nutrición de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

 
El director de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UV, Rafael Jiménez, explicó que la medida obedece a la necesidad de reforzar el equipo académico, para dar cumplimiento a los compromisos en las diferentes áreas de desarrollo: pre y postgrado, investigación, vinculación con el medio y asistencia técnica y científica.


“Necesitamos crecer en nuestra oferta de postgrado, incrementar la productividad científica, cumplir con las demandas del medio y, particularmente, cubrir necesidades de docencia en el pregrado, como exigencia de nuestra estructura de asignaturas colegiadas”, sostuvo el director.
 
Jiménez agregó que las nuevas académicas contribuirán en todas las áreas, fortaleciendo las líneas curriculares de “Nutrición clínica” y “Nutrición comunitaria” en el pregrado.
 
De esta manera, el claustro académico quedó conformado por 21 académicas y académicos, diez con grado de doctor o doctora e igual número de docentes con grado de magíster.

 
“Se debe tener en consideración que de esta dotación, nuestra Escuela contribuye con dos cargos de alta dirección: la decana de la Facultad, Marcela Alviña y el director de Innovación y Transferencia Tecnológica, doctor Alejandro Dinamarca”, destaca el director de la Escuela de Nutrición y Dietética.

 
Nuevas académicas
Por su parte, la doctora Marcela Vizcarra, especialista en obesidad infantil y comportamientos alimentarios con un abordaje socio-ecológico, adelantó que “me he centrado en investigar a nivel familiar la socialización parental en la alimentación de preescolares en Chile, con el objetivo de entender el rol de los estilos parentales de alimentación y prácticas parentales de alimentación en el estado nutricional de niños preescolares de familias vulnerables”.

Acotó que “entender la socialización parental en la alimentación, así como también las influencias a nivel familiar en este proceso, contribuye a desarrollar programas centrados en la familia orientados a mantener un estado nutricional saludable en niños y prevenir obesidad infantil”

En la misma línea, la académica Kathleen Priken señaló que en docencia se especializó en el área clínica y en investigación su enfoque se orienta al manejo dietoterapéutico de enfermedades crónicas no transmisibles, especialmente diabetes, enfermedad de hígado graso, obesidad, enfermedades tiroideas, entre otras.


“Tomo este nuevo desafío laboral con mucho entusiasmo y motivación. Me siento muy feliz de ser parte del cuerpo docente y espero contribuir al constante desarrollo de la Escuela. En relación al área de docencia, a la promoción de la nutrición basada en evidencia, así como potenciar las competencias de investigación en los estudiantes. Pretendo colaborar en la unidad de postgrado con el desarrollo de postítulos y por otra parte, en relación al área de la investigación, mi objetivo es contribuir a la línea de “Alimentación y enfermedades crónicas no transmisibles” de la Escuela, a través de proyectos de investigación y publicaciones asociadas, lo cual también aporta a la evidencia utilizada en docencia de esta respectiva línea.

 
Finalmente, la profesora Isabella Vicuña, indicó que el área de docencia que ha desarrollado se centra en el ámbito clínico, y en investigación ha definido una línea de trabajo en el área de “Alimentación y enfermedades crónicas”, haciendo énfasis en ensayos clínicos en enfermedades o condiciones endocrinas, como resistencia a la insulina, diabetes e hipotiroidismo. Actualmente forma parte del equipo de la línea clínica de la Escuela.

 
“Me siento comprometida y entusiasmada de contribuir al trabajo desarrollado por la Escuela de Nutrición. Asimismo, la posibilidad de insertarme en este equipo de trabajo es una gran oportunidad de aprendizaje personal y profesional. El énfasis de mis actividades estará puesto en contribuir al desarrollo de la docencia y nuevas estrategias, que se adapten a las necesidades de aprendizaje, como también, continuar ejecutando proyectos de investigación que aporten a los contenidos de docencia, contribuyan a la comunidad y a las competencias de investigación de los estudiantes, que son partícipes de éstas”, puntualizó.


0

En su segundo ciclo la iniciativa de SOCEQYF-UV abordará temáticas de las ciencias farmacéuticas, biológicas y de la salud.


“Nutrición en Pandemia” es el nombre de la charla inaugural que abre la segunda temporada online de Socelatte, iniciativa que organiza la Sociedad de Estudiantes de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso (SOCEQYF-UV).


El encuentro, que contará con la participación como expositora invitada de la nutricionista Valentina Westwood, certificada en Psicología de la Alimentación, se llevará a cabo el miércoles 28 de abril, desde las 20 horas y será transmitido a través del canal de Instagram @soceqyf y de https://www.facebook.com/SOCEQYFUV


Así lo dieron a conocer Paris Reyes, presidenta de SOCEQYF, junto a Ricardo Quiero, secretario de Comunicaciones de la organización estudiantil.


“Esta iniciativa surge de la necesidad de seguir informando a la comunidad, a pesar de la situación actual de pandemia. Dado que ya no podíamos realizar nuestras actividades de manera presencial, decidimos buscar una solución y de esta manera nace Socelatte. Su objetivo es informar, a través de una programación online vía IGTV de Instagram, trayendo invitados para hablar sobre temas relacionados con las ciencias farmacéuticas, biológicas y de la salud”, afirmó Paris Reyes.


Ricardo Quiero destacó que “nuestro público suelen ser profesionales y estudiantes relacionados con el área de la salud dentro de Chile, aunque también hemos llegado a personas extranjeras, gracias a la conectividad online. Aspiramos como equipo a llegar a la mayor cantidad de personas posibles que estén interesadas en aprender cosas nuevas relacionadas con la ciencia química-biológica”.


Tal como lo explicaron los organizadores, SOCEQYF es una sociedad de estudiantes sin fines de lucro que nace en el año 2016 de un grupo de estudiantes de la carrera de Química y Farmacia de la UV, actualmente todos titulados, con la finalidad de dar a conocer las ciencias farmacéuticas y la labor del químico farmacéutico en la salud. Al día de hoy, SOCEQYF se compone de 26 estudiantes de pregrado y se han fundado más sociedades de estudiantes de Química y Farmacia a lo largo del país, y de diferentes universidades, interesadas en la ciencia. Además de los encuentros en redes sociales que llevan a cabo, SOCEQYF también elabora la revista “Elixir”. Asimismo, adelantaron un nuevo proyecto: “Soceschool”, que se orientará al apoyo a colegios y actividades científicas a través del apadrinamiento.

0

Conferencia estuvo a cargo de la académica Caroline Weinstein, miembro del equipo de asesores externos del ISP.




Con una alta convocatoria, la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso realizó la ceremonia de inicio de año académico 2021.

El evento, que fue encabezado por Marcela Alviña, decana de la Facultad de Farmacia, contó con la participación de la representante de la Junta Directiva UV Marcela Escobar, quien también es jefa de Carrera de Química y Farmacia UV. Las acompañaron Jacqueline Concha, secretaria de Facultad; Yanneth Moya, directora de Escuela de Química y Farmacia; su homólogo de la Escuela de Nutrición y Dietética, Rafael Jiménez; Silvia Sepúlveda, jefa de Carrera de Nutrición y Dietética, representantes del claustro académico, funcionarias y funcionarios, estudiantes y profesionales graduados de la carrera.

“La ciencia detrás de las vacunas contra el COVID-19 aprobadas en Chile” fue el nombre de la conferencia que ofreció la doctora en Microbiología e Inmunología Caroline Weinstein, académica de la Escuela de Química y Farmacia, y quien ha tenido un destacado papel en el grupo de expertos del ISP, que asesora en la autorización del uso excepcional de emergencia de los inoculantes disponibles para enfrentar la pandemia en Chile.

La doctora Weinstein realizó un recorrido histórico respecto al desarrollo de vacunas en el mundo, que se inició hace tres siglos, y que hoy en día ha permitido -en tiempo récord- poder contar con un instrumento que se espera permita hacer frente al letal microorganismo que causa la Covid-19. “La ciencia en relación a las vacunas comenzó en el siglo XVIII. Pero en los últimos veinte años se ha generado el 50 por ciento de la producción científica relacionada con vacunas”, aseguró.

La investigadora también destacó que, de acuerdo a las estadísticas, siete mil muertes al día se previenen gracias a las vacunas en todo el mundo. Por lo tanto, para la doctora Weinstein las vacunas son la intervención en salud pública que más vidas salva.

“Por eso nuestro trabajo, como profesionales de la salud y como miembros del equipo sanitario, es educar a la población, para que los grupos antivacunas, que tercamente siguen teorías conspirativas, puedan comprender que estamos frente a una potente herramienta terapéutica”, advirtió.

Tal como lo explicó la especialista, de las técnicas más convencionales, que utilizan virus atenuados o inactivos -estrategia que ha servido, por ejemplo, de fundamento a la vacuna Coronavac del Laboratorio chino Sinovac, inoculante que se está aplicando en mayor medida en nuestro país- se avanzó a los abordajes modernos, destacando la tecnología del ADN recombinante, que permitió tener proteínas para inmunizar.

“Es decir, en vez de usar el virus, ya sea vivo, pero atenuado, o simplemente destruido, se usan las proteínas producidas en cultivos de células a las cuales se les agregó el ADN de la proteína para la que se desea desarrollar una inmunidad. En este punto, hay que destacar que la primera vacuna de la Hepatitis B fue un desarrollo en el que participó el científico chileno Pablo Valenzuela”, sostuvo.

En la misma línea, también destacó el trabajo del inmunólogo Alexis Kalergis, quien actualmente está trabajando en el desarrollo de la primera vacuna chilena contra Covid -19, diseñada para ser utilizada desde el nacimiento.

A continuación, la académica se focalizó en describir y revisar los datos disponibles de las cuatro vacunas que están autorizadas –hasta ahora- para su uso de emergencia en el país, pertenecientes a los laboratorios Pfizer, Sinovac, Astrazeneca y Cansino, exponiendo respecto a sus procesos de producción, los estudios que las respaldan en términos de eficacia y seguridad, inmunidad y estabilidad, entre otros aspectos.

Finalmente, Caroline Weinstein señaló que “necesitamos que todos los países, tengan o no dinero, puedan acceder a la vacuna. No vamos a poder controlar la pandemia si no lo hacemos todos juntos. Este es el momento de ser solidarios. Necesitamos más dinero para investigar en vacunas. Si tenemos más investigación los precios van a bajar. Las vacunas más baratas son las que se han desarrollado al alero de las universidades. Necesitamos como país recuperar nuestra planta de producción de vacunas, que fue cerrada en el año 2010. Si no hubiese sido por eso, podríamos haber tenido una vacuna no solo ideada en Chile, sino que además producida en nuestro país”.

0

Se adjudicaron proyecto que permitirá a estudiantes del programa Magíster en Bioactividad de Productos Naturales y de Síntesis de la UV participar en curso de intercambio virtual con alumnos del doctorado en Farmacia Molecular y Administración de Fármacos de esa institución.
 
 


 
 

El trabajo colaborativo que han venido cultivando hace un tiempo los profesores de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso Tania Bahamondez y Daniel Moraga con académicos de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos, institución donde ambos obtuvieron su doctorado, está dando sus frutos.

Este año fueron nombrados profesores asistentes adjuntos de la casa de estudios estadounidense y, además, se adjudicaron el proyecto “Global Virtual Exchange Initiative”, que es un programa financiado por la Universidad de Texas y que permitirá a estudiantes del programa de Magíster en Bioactividad de Productos Naturales y de Síntesis de la UV participar en el curso de intercambio virtual con estudiantes del programa de doctorado en Farmacia Molecular y Administración de Fármacos (MDPP, por sus iniciales en inglés) de la Universidad de Texas.

“El cargo que ofreció la Universidad de Texas es una posición para consolidar un grupo de académicos que ha mostrado ser altamente productivo no solo en el laboratorio, sino también en la formación de capital humano avanzado. Dentro de nuestras actividades está el dictar clases y seminarios a estudiantes del programa del doctorado en MDPP, así como dar espacio a nuestros estudiantes del Magíster en Bioactividad de Productos Naturales y de Síntesis UV para participar de dichas actividades. Esta posición nos permite crear espacios para que nuestros estudiantes puedan interactuar con grupos de investigación del más alto nivel”, advierte el doctor Moraga.

Tal como lo explica el profesor, la invitación a postular al cargo de profesor asistente adjunto nace gracias a un esfuerzo colaborativo dentro de la Escuela de Química y Farmacia. El año 2020, un equipo de profesores del Magíster en Bioactividad de Productos Naturales y de Síntesis -Natalia Quiñones, Carolina Campos, Tania Bahamondez y Daniel Moraga- desarrollaron un curso llamado “Herramientas Digitales para la Investigación”, que se enfoca en entrenar a estudiantes de postgrado en el uso de softwares para acelerar el procesamiento de datos y gestión de proyectos de un científico en formación.


“La Universidad de Texas Austin vio en la Universidad de Valparaíso una asociación estratégica, al determinar que nuestro modelo de entrenamiento virtual era innovador y que su contenido era inexistente en sus programas de postgrado. Así, dicho curso nos abrió las puertas a una posición que conecta a la Universidad de Valparaíso con una universidad que clasifica, por más de diez años seguidos, entre las primeras cuarenta del mundo”, agrega Moraga.

El “Global Virtual Exchange Initiative” es un programa financiado por la Universidad de Texas pensado para extender su interacción con universidades a lo largo del mundo, destaca la doctora Bahamondez.

“Estos fondos concursables están disponibles para profesores de la misma universidad que buscan innovar en sus programas, así como crear espacios de interacción intercultural. La postulación fue liderada por Hugh D.C. Smyth, profesor de la Universidad de Texas, siendo adjudicada el 2020, recibiendo los fondos para crear el curso “Written Scientific Communication Using Digital Tools”. El curso está planificado para comenzar en junio de 2021. Tiene contemplado doce semanas de duración, con material sincrónico y asincrónico, enfocado en la escritura científica de revisiones y publicaciones de investigación, guiado por dos editores de revistas científicas de alto impacto”.

0

Facultad de Farmacia inauguró su año académico con conferencia sobre salud y nueva constitución
 
El expositor invitado fue el diputado Víctor Torres, médico formado en la Universidad de Valparaíso.



La Facultad de Farmacia dio inicio oficial al año académico 2021 con una solemne ceremonia virtual que contó con una alta participación del claustro académico, estudiantes y funcionarios de la unidad.

Encabezaron la ceremonia el rector de la Universidad de Valparaíso, Osvaldo Corrales, junto a la decana de la Facultad de Farmacia, Marcela Alviña. Los acompañaron la integrante de la Junta Directiva UV y jefa de carrera de Química y Farmacia, Marcela Escobar; el vicerrector de Vinculación con el Medio, Carlos Lara; la secretaria de Facultad, Jacqueline Concha; la directora de la Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya; su homólogo de la Escuela de Nutrición y Dietética, Rafael Jiménez; y la jefa de carrera de Nutrición y Dietética, Silvia Sepúlveda.

El rector Corrales destacó los esfuerzos de colaboración que han realizado las distintas facultades, incluida la de Farmacia, para colaborar en la lucha contra la pandemia. Destacó la plataforma Epivigilia, la incorporación a la mesa de datos para la trazabilidad de casos con Covid-19, la instalación de vacunatorios en dependencias de la Universidad; el arduo trabajo en la pesquisa del virus, ya sea a través del análisis de los exámenes de PCR o su detección aérea en el transporte público y en aguas residuales de la Región de Valparaíso y de Perú, éstos últimos estudios liderados por investigadores de la Facultad de Farmacia, entre otros ejemplos.

“Las ceremonias de inauguración de años académicos siempre son un motivo de celebración. Y dadas las circunstancias actuales, el hacerlo de manera telemática no resta a que esta ocasión sea de encuentro y de alegría. Los inicios de año son instancias de reflexión y de plantearnos desafíos a futuro, en un mundo que está cambiando rápidamente y que a nosotros nos impone enormes retos”, afirmó el rector.

Osvaldo Corrales agregó que la educación pública y la superior, en particular, se encuentra desafiada por las enormes y masivas transformaciones que están ocurriendo a nivel social: “Se ha llamado a sí misma ‘Sociedad del Conocimiento y nosotros también tendremos que tener la capacidad de anticiparnos a esos cambios, de adaptarnos a ese mundo. Ciertamente, las y los jóvenes que cada año prefieren a nuestra institución para desarrollar sus estudios de pregrado no son los mismos de hace veinte años. Hoy tienen otros perfiles, otros intereses, otros modos de interacción, otra relación con las nuevas tecnologías de la información y comunicación y a nosotros nos corresponderá saber adaptarnos también a esas transformaciones. Termino mis palabras felicitando a cada uno de ustedes por la dedicación y esfuerzo que ponen en la realización de sus labores, deseándoles, sinceramente, que este sea un gran año para la Facultad de Farmacia, y estoy cierto que será así”.

Por su parte, la decana Marcela Alviña señaló que a pesar de las circunstancias desfavorables que ha traído la pandemia decidieron realizar este hito, dado que es una tradición no solo de la Facultad, sino también de la Universidad.

“Decidimos aportar en nuestro rol de universidad pública a la construcción del país, poniendo en la mesa y en el debate las problemáticas en las cuales está inmersa nuestra sociedad. Como estamos ad portas de elegir a nuestros representantes para el proceso constituyente, invitamos al diputado Víctor Torres para reflexionar sobre la nueva constitución y la salud. Siendo una facultad que tiene dos carreras relacionadas con el área de la salud -Química y Farmacia y Nutrición y Dietética-, es de gran interés escuchar al diputado Torres y abrir el debate en este acto de inauguración de año académico”, señaló.

Al final de su presentación la decana Alviña aprovechó la instancia de felicitar a la Escuela de Química y Farmacia por haber recibido el dictamen de certificación de la carrera por seis años.

“Sin duda, que es un reconocimiento a la excelencia académica de los procesos formativos que está llevando a cabo esta escuela, felicitamos a su cuerpo académico y a la Facultad completa por haber podido certificarse en alta calidad en la formación de los químicos farmacéuticos”.

A continuación, el diputado Víctor Torres, quien además se formó como médico en la Universidad de Valparaíso y actualmente es profesor ad honorem de la cátedra de Anatomía de la Escuela de Medicina, ofreció la conferencia titulada “Nueva Constitución y Salud”.

“Agradezco la invitación y me parece muy interesante tener la oportunidad de conversar sobre un tema que evidentemente está en el tapete de la discusión, pero no necesariamente es propio de la formación de las carreras del área de la salud, y que tiene que ver con este diálogo entre la salud y la constitución”, sostuvo.

El parlamentario hizo un análisis del contexto sociopolítico del país de los últimos años, incluido el estallido social, que conllevó a la firma de un acuerdo por la paz y la nueva constitución y derivó en establecer un mecanismo para escribir una nueva carta magna. También reflexionó sobre cómo la actual constitución considera a la salud y consignó sus principales críticas en el ámbito del derecho a la salud. Asimismo, revisó los efectos del Estado en su calidad de subsidiario de la salud y los objetivos que plantean organismos internacionales, como la Organización de la Salud (OMS), para los sistemas de salud. Finalizó planteando su propuesta sobre qué debe contener la nueva constitución para cumplir con un modelo más solidario.

Para el diputado los pilares de la nueva constitución, en este ámbito, son: establecer la salud como un derecho, tener un enfoque con determinantes sociales para superar las inequidades en salud, tener un sistema único de salud y contar con una garantía de financiamiento.

“Para nosotros estos cuatro puntos son claves y deben estar contenidos en la constitución, para que a partir de eso podamos generar una legislación y políticas públicas que puedan cambiar el paradigma actual y evolucionar desde una mirada individual de la protección de la salud a una mirada colectiva y comunitaria”.

La conferencia completa la pueden ver en el siguiente link: https://drive.google.com/file/d/1ODWqw4Cr9iyCtex5fPec8py5BfXR0qPL/view?usp=sharing

0

Yanneth Moya, química farmacéutica de la Universidad de Valparaíso, explica la prohibición de realizar publicidad a medicamentos de venta libre y las obligaciones a los médicos de prescribir medicamentos genéricos, a las farmacias de mostrar todos los precios y recomendar los más baratos y a la industria farmacéutica de registrar un bioequivalente al momento registrar un fármaco original.



Esta semana se reinicia en la Comisión Mixta del Senado el debate de la denominada Ley de Fármacos 2, propuesta que pretende mejorar aspectos contenidos en la iniciativa anterior (Ley de Fármacos 1).

La Ley de Fármacos es una herramienta que busca poder dar cumplimiento a lo especificado en la Política Nacional de Medicamentos, constituida por tres grandes pilares: mejorar la disponibilidad de medicamentos, disminuir el “gasto de bolsillo de las familias” y asegurar la calidad de los productos farmacéuticos que se comercializan en el país.

Tal como lo explica la directora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, Yanneth Moya, los puntos más relevantes de la nueva propuesta son: la prohibición de realizar publicidad a medicamentos declarados de venta libre, la obligación a los médicos de prescribir medicamentos genéricos, la obligación de las farmacias a mostrar todos los precios de medicamentos, recomendando los más baratos, y la obligación a la industria farmacéutica a registrar un bioequivalente al momento registrar un fármaco original.

Respecto al alcance de la propuesta, la química farmacéutica afirma que “si bien es cierto que se da respuesta a algunas necesidades actuales, quedan pendientes temas como el fraccionamiento gracias a la rotulación individual de los comprimidos desde la industria farmacéutica. Esto permitiría entregar las dosis necesarias para cada tratamiento, evitando la acumulación en casa de comprimidos no usados, como también el pago extra de dosis no utilizadas. Esto no se puede realizar con fraccionamiento en las actuales condiciones desde las farmacias (cortar blíster), ya que se pierde la trazabilidad de los lotes y vencimientos de los comprimidos atentando contra la seguridad de los pacientes”.

La académica también agrega que otro punto esencial no abordado es la educación que la comunidad requiere para ejercer el autocuidado con respecto a su enfermedad y tratamiento. “Esto pasa por fortalecer a las farmacias como centro de salud y no centros de negocios, darles el sentido de lugares en donde puedan resolverse dudas y necesidades puntuales de la comunidad en relación con sus medicamentos”, apunta.

Asimismo, y considerando que, si bien el proyecto contempla la intercambiabilidad de medicamentos, solo un 57 por ciento de los fármacos que se comercializan tienen estudios de bioequivalencia, la especialista afirma que “aún es muy bajo el porcentaje de bioequivalencia, por lo que se debería potenciar esta estrategia. Por otra parte, la actual bioequivalencia sólo se refiere al contenido de los medicamentos (cantidad de principio activo que se libera) y queda aún por evaluar la bioequivalencia terapéutica (es decir, la acción esperada). Sería muy importante la incorporación de nuevos fármacos bioequivalentes, es decir, medicamentos que tengan la garantía de calidad y equivalencia de acción del fármaco original”.

Con relación a la prohibición de realizar publicidad a medicamentos declarados de venta libre, señala que “es una medida que contribuiría a evitar o disminuir la automedicación, una estrategia muy utilizada en nuestra sociedad y que genera importantes problemas de salud. Sin embargo, las grandes industrias están en contra, lo que podría afectar la decisión del Congreso”.

También advierte que “al ser medicamentos de venta libre no significa que sean inofensivos, ya que el mismo paracetamol en manos de un paciente con daño hepático podría detonar su enfermedad o afectar la acción de otros medicamentos. Asimismo, los analgésicos o antigripales en pacientes adultos mayores hipertensos pueden aumentar su presión arterial o desencadenar problemas renales”.

Por otra parte, al referirse a la obligación de los médicos de prescribir medicamentos genéricos y de las farmacias a mostrar todos los precios de medicamentos, recomendando los más económicos, la farmacéutica sostiene que “desde un contexto de la salud pública, podría ser de gran aporte, sin embargo, para que esto sea realmente efectivo es necesario que la industria farmacéutica previamente pueda actualizarse con la gran deuda de generar medicamentos de bioequivalencia, de manera que podamos garantizar en parte que el más barato sea realmente eficaz”.

Yanneth Moya señala que “en ocasiones, es necesario que el médico prescriba el fármaco original, ya que en algunos casos poseen tecnologías adicionales que permiten que la acción del fármaco sea más rápida o eficiente, por lo que también se debería dar la posibilidad a que utilizaran esta estrategia. Sin embargo, la decisión final debería recaer en el usuario, no en las farmacias ni en el médico, y para esto debe conocer sus medicamentos. Nos hace falta que el usuario se interiorice más de su farmacoterapia (saber cuándo usarla, para qué sirve, si se puede partir o se debe tomar con agua, entre otros), sólo de esta forma sabrá qué se está escogiendo. De esta manera, es muy importante que nuestra comunidad posea los conocimientos y destrezas necesarias para realizar un buen uso de los medicamentos, lo cual, lamentablemente, no siempre se cumple”.
0

El doctor Fernando Rojas fue distinguido por la Sociedad Científica de Ingeniería Industrial y Administración de Operaciones; que tiene más de trescientas instituciones miembro, en los cinco continentes.


 

Esta semana el doctor Fernando Rojas recibió el reconocimiento al Investigador Destacado, premio entregado por la Sociedad Internacional de Ingeniería Industrial y Administración de Operaciones (IEOM, por sus iniciales en inglés).
 
El profesor Rojas es químico farmacéutico, doctor en Administración y Gestión, magíster en Gestión de Organizaciones y académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso.
 
El académico explica que la IEOM es una sociedad de instituciones académicas internacionales, que fomentan globalmente el pensamiento científico, crítico y su aplicación efectiva en el campo de la Ingeniería Industrial y la Gestión de Operaciones.
 
Tal como se señala en el sitio web de la corporación, esta distinción reconoce a quienes se han destacado por su contribución excepcional a la investigación y sus logros en el campo de la ingeniería industrial y la gestión de operaciones. También se releva que en la etapa de selección de los ganadores se consideran los conocimientos fundamentales, la relevancia industrial, la dificultad técnica, las comunicaciones y las publicaciones de alto impacto de los nominados.
 
“Creo que el premio corresponde a un reconocimiento a la trayectoria en la línea de Investigación de Operaciones, que he llevado a cabo por ya más de diez años, la cual ha dado como fruto más de veinte publicaciones de corriente principal, mi tesis doctoral, dos libros y varios proyectos de investigación, siempre poniendo como foco la mejora en la toma de decisiones organizacionales de farmacias y servicios de alimentación”, afirma.
 
Fernando Rojas agrega que la membresía de la Sociedad IEOM está abierta a personas que tengan educación o experiencia en las áreas de ingeniería industrial, ingeniería de fabricación, ingeniería de sistemas, investigación de operaciones, gestión de ingeniería, gestión de operaciones, ciencias de la decisión, educación en ingeniería, matemáticas, informática, ingeniería y tecnología en general campos relacionados.
 
“Cualquier corporación, universidad, facultad, institución u organización puede ser miembro asociado, y en la actualidad tiene más de trescientas instituciones miembro, en los cinco continentes. Destaca también su importante revista “International Journal of Industrial Engineering and Operations Management”, (IJIEOM)” indica.
 
En la misma línea el profesor sostiene: “Los beneficios de esta vinculación son variados y con impacto en la academia, movilidad académico-estudiantil, colaboraciones científicas, transferencia de tecnología al sector productivo, formación de posgrado, entre otras. Es una excelente instancia de visibilización de nuestro trabajo y un gran honor el ser parte de esta comunidad”.
 
La ceremonia de premiación se realizó de manera online durante la II Conferencia Internacional Sudamericana sobre Ingeniería Industrial y Gestión de Operaciones, que se llevó a cabo entre el 5 y el 8 de abril del presente año.
0

La instancia reúne a catorce instituciones del ámbito de la salud, del deporte, de la educación y la academia.



Con mucha responsabilidad por el significativo impacto que esta iniciativa puede generar en la calidad de vida de los estudiantes de la región de Valparaíso, la nutricionista Ximena Ceballos, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso, aceptó participar como integrante de la Comisión Regional intersectorial para la vida saludable en establecimientos educacionales.
 
Tal como lo explica la académica, la entidad, que existe desde el año 2007, nace como Comisión Regional para el abordaje de la obesidad, liderada por la Seremi de Salud, y en el año 2016 cambia su nombre al actual, fortaleciendo su objetivo desde una perspectiva promocional y preventiva, con el fin de contribuir a la promoción de la vida activa y saludable en los entornos educacionales de la región de Valparaíso, desde la gestión intersectorial articulada con enfoque de determinantes sociales de salud.
 
La Escuela de Nutrición se integra en el año 2018 y desde ese año que participa en forma permanente.
 
Para mi es de gran interés participar en esta comisión, ya que reúne a catorce instituciones del ámbito de la salud, del deporte, de la educación y la academia, que tienen incidencia, en mayor o menor medida y desde diferentes miradas, en la conducta alimentaria y de actividad física en los escolares, lo cual influirá en el estado nutricional de estos y ello repercutirá en su estado de salud”, sostuvo.
 
La nutricionista agregó que el propósito de la comisión es favorecer los factores protectores de la salud desde la educación parvularia hasta la enseñanza media, fomentando y articulando programas y estrategias de diversos sectores, con énfasis en los componentes de alimentación saludable y actividad física.
 
“El ser parte de esta comisión a la Escuela le permite responder a las políticas de Vinculación con el Medio de la Institución. Para el año 2021 debemos ejecutar el plan de acción que se diseñó post-diagnóstico nutricional (levantado el año 2019) y claramente se ha visto postergado por la pandemia”, afirmó.
 
Ximena Ceballos explicó: “Es una comisión multidisciplinaria y su rol es articular las diferentes estrategias y actividades, que se desarrollan en el ámbito de la alimentación y deporte en los establecimientos educacionales, para responder de forma más eficiente a las demandas del sector y contribuir al mejoramiento de la salud de los estudiantes. La participación de la Escuela estará centrada este año en apoyar la ejecución del plan de trabajo para poder contribuir a mejorar el estado nutricional de los escolares”.
0

Afirma Yanneth Moya, directora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso y especialista en seguridad de medicamentos.



“Los anticonceptivos sí requieren receta médica, porque, al igual que cualquier medicamento, tienen un principio activo, en este caso hormonas, que es capaz de provocar efectos colaterales”, señala la química farmacéutica Yanneth Moya, directora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso y especialista en seguridad de medicamentos.

La académica, reconoce que la actual normativa del Instituto de Salud Pública (ISP) explicita que estos medicamentos son de venta bajo receta médica (no retenida), sin embargo, en la práctica esto no ocurre.

“El espíritu de la normativa apunta a que las pacientes que estén usando anticonceptivos puedan controlarse al menos una vez al año, por un ginecólogo, ginecóloga o matrona, de manera de evaluar la eficacia y la seguridad del medicamento. Y en esto quiero ser enfática, porque la comunidad asume que los anticonceptivos siempre son inofensivos y eso es falso”, advierte.

La farmacéutica explica que “los anticonceptivos en ocasiones presentan efectos secundarios, por lo cual es necesario el control médico, que puede ser anual o semestral, dependiendo de la paciente. Esta evaluación incluye exámenes de sangre, la prueba de Papanicolau y las mamografías, entre otras, análisis que todas las mujeres debemos realizarnos periódicamente, de manera de asegurarnos de que el fármaco sea seguro en la paciente y eficaz en el control de la natalidad”.


Medicina reproductiva
Respecto a las políticas de salud pública en relación a la medicina reproductiva o anticoncepción aplicadas en el país, la académica señala que hay tareas pendientes.

“Si bien es cierto que el exigir la receta médica puede parecer, especialmente en estos momentos de pandemia, como un obstáculo y que se limita el acceso a los anticonceptivos a quien lo requiera, debemos entender de que estos medicamentos ocasionan efectos sistémicos en el organismo, los que pueden incluso llegar a ser nocivos”, sostiene.

La farmacéutica agrega que los anticonceptivos no son excipientes que tengan nula respuesta en nuestro organismo, al contrario, se espera que tengan el efecto para lo cual fueron creados, generalmente tienen una función anovulatoria, es decir, impiden que el ovario produzca óvulos. Por lo tanto, la académica llama a ser responsables, realizar controles para evaluar si el fármaco es el indicado para la paciente o no y evitar la automedicación.


Anticonceptivos de emergencia
Por otra parte, Yanneth Moya hizo notar que para los anticonceptivos de emergencia no se requiere receta médica, lo que ha provocado un uso riesgoso de este medicamento por parte de las usuarias.

“También debemos llamar la atención sobre esto, porque la píldora del día después contiene altas dosis de hormonas, y debido a que se implementó esta política sin la educación suficiente para las usuarias, estamos observando actualmente un mal uso e incluso un abuso de este fármaco en algunas pacientes, quienes han tomado estás píldoras hasta tres veces en un mismo mes o ciclo, en forma rutinaria”.

La farmacéutica señala que “esta elevada carga de hormonas podría traer graves consecuencias en pacientes sin su evaluación periódica, ya que las usan no como un método de emergencia, sino como un método anticonceptivo, es decir, de manera frecuente en un mismo ciclo. En estas personas podríamos encontrar alteraciones hepáticas o de otra índole, debido a la alta cantidad de hormonas que están administrándose, en forma mensual”.

La académica insistió que ante cualquier duda sobre medicamentos las personas pueden consultar con el químico farmacéutico de su farmacia más cercana: “Los químicos farmacéuticos y las químicas farmacéuticas son personal de salud. Para ayudarlos en sus dudas con medicamentos no cobran y las personas no necesitan comprar algo para ser atendidos. Cada farmacia en funcionamiento debe contar con este profesional, ya que es la forma de garantizar que las farmacias son centros de salud y no unidades de comercio”, advierte la profesora Moya.


Oficio del ISP
Finalmente, Yanneth Moya, al recibir la noticia publicada esta mañana respecto a que el ISP ofició a las farmacias flexibilizar la venta de anticonceptivos, por lo cual no se verán obligadas a exigir la prescripción médica, señaló que “en estos momentos es inoportuno exigir receta médica para adquirir los anticonceptivos, dadas las medidas de restricción de desplazamiento y cuarentena vigentes en gran parte del país. Pero llamo a las mujeres a ser responsables con su salud y controlarse con su médico frente a eventuales reacciones adversas que pueda provocar la administración de estos medicamentos, obviamente cuando las condiciones sanitarias así lo permitan. El monitoreo es muy importante, porque los efectos adversos se manifiestan a largo plazo”.
0



Se trata de la doctora en Ciencias Farmacéuticas, Tania Bahamondez, quien además es profesora adjunta de la casa de estudios estadounidense, desde principios de este año.
 
Con la conferencia “Formulaciones antimicrobianas aplicadas a la ingeniería de tejidos” la académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, Tania Bahamondez, participó en ciclo de seminarios de la División de Farmacia y Medicamentos Moleculares de la Universidad de Texas de Austin, Estados Unidos.
 
Tal como lo explica la doctora Bahamondez el seminario es un espacio para mostrar a los estudiantes del programa de doctorado del departamento de Farmacia Molecular y Administración de Fármacos el potencial que existe al obtener el grado de doctor, pero también para difundir la ciencia que se realiza en la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso.
 
“La invitación surgió en el contexto del trabajo colaborativo que venimos cultivando hace años con académicos de la Universidad de Texas, en donde obtuve mi doctorado.

La Universidad de Texas valora por sobre todo el desarrollo profesional de sus exalumnos, pues el éxito de sus egresados es un insumo clave en el desarrollo de su red de trabajo”, afirma.
 
La académica agrega que estos seminarios van dirigidos a estudiantes y académicos del programa de doctorado del departamento de Farmacia Molecular y Administración de Fármacos de la casa de estudios estadounidense y son una oportunidad para actualizarse en conocimientos científicos, así como crear un espacio para el desarrollo de redes de colaboración.
 
“Fui invitada a contar mi experiencia como graduada de la Universidad de Texas. Específicamente, la presentación aborda mi rol como investigadora responsable de los proyectos de investigación que me adjudique durante el 2019 y 2020, además de una pequeña introducción al quehacer dentro del Centro de Investigación Farmacopea Chilena (CIFAR) del que soy parte. En lo que respecta al trabajo de investigación, hablé principalmente de mi proyecto FONDECYT de Iniciación en Investigación, cuyo principal objetivo es el de desarrollar matrices biodegradables para la entrega de bioactivos antimicrobianos y cicatrizantes en el tratamiento de heridas crónicas”.
 
También destaca que el trabajo colaborativo entre académicos de la Universidad de Valparaíso y la Universidad de Texas ya ha traído frutos.

“El primero de ellos, y que me enorgullece, es el haber recibido el nombramiento como profesora adjunta de la Universidad de Texas, en enero de este año. Otros frutos de este vínculo son el desarrollo de un seminario de innovación farmacéutica en el 2019, con la presencia de académicos de la Universidad de Texas, en donde presentaron sus emprendimientos desde la academia en un formato donde panelistas y estudiantes pudieron compartir de forma distendida los pormenores del proceso de innovación”, sostiene.

Finalmente, la profesora Bahamondez adelanta: ”Recientemente también nos adjudicamos el proyecto Global Virtual Exchange, que le permitirá a nuestros estudiantes del programa Magíster en Bioactividad de Productos Naturales y de Síntesis participar de un curso de intercambio virtual, con estudiantes del programa del departamento de Farmacia Molecular y Administración de Fármacos la Universidad de Texas y de la Universidad de Chile”.



 
 
0


Evalúan su condición de salud y elaboran un plan alimentario mediante sesiones virtuales o telefónicas.




En el marco de sus prácticas profesionales, estudiantes de quinto año de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso (UV) se encuentran realizando consultas nutricionales gratuitas a personas mayores de 60 años, en coordinación con el Centro Gerópolis UV. Las consultas se llevan a cabo a través de videollamadas o vía telefónica, según la disponibilidad de cada persona mayor.


“La iniciativa nació en respuesta a la reconversión de las prácticas profesionales debido a la crisis sanitaria. El año pasado logramos contribuir a la salud de más de cien personas mayores que agendaron consultas nutricionales. Junto a esto, también se ofrecieron semanalmente talleres educativos con diversas temáticas asociadas a la alimentación”, señaló Carla Nicolini, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética UV, quien, junto a la profesora Daniela Pincheira, supervisa a los futuros nutricionistas encargados de vincularse con las personas mayores.


“El estudiante debe reunirse con la persona mayor en tres ocasiones. En la primera oportunidad se afianza la relación y confianza, consultando datos personales, familiares, sociales y alimentarios, y se establecen ciertos objetivos de acuerdo a lo que el usuario quiere o debe trabajar según su condición de salud. En la segunda consulta el alumno debe identificar las redes de apoyo con las que cuenta la persona y hace entrega del plan de alimentación, previamente revisado y aprobado por su nutricionista tutor, realizando una exhaustiva educación alimentaria. En la tercera y última sesión se evalúan las barreras y facilitadores del cumplimiento del plan alimentario y el alumno debe aplicar un instrumento denominado ‘línea de vida’, el cual permite identificar los momentos que han marcaron la vida de la persona mayor y así evaluar si es que alguna de estas situaciones podrían estar influyendo en sus hábitos alimentarios”, detalló Carla Nicolini.


Alimentación y calidad de vida


La directora ejecutiva de Gerópolis UV y académica de la Escuela de Fonoaudiología, Viviana García, destacó la positiva recepción que ha tenido esta iniciativa: “Hemos comprobado que las personas mayores tienen un gran interés por participar en estas consultorías y con ello cuidar su salud. Debido a la pandemia, la mayoría de sus controles médicos se han suspendido, por lo tanto, estas consultas han sido una buena oportunidad para saber si están haciendo lo correcto respecto a su alimentación, recibir orientaciones avaladas por especialistas en el área y, sobre todo, adquirir herramientas que les permitan tomar mejores decisiones para fomentar su bienestar. Es importante comprender que los hábitos alimentarios inciden en nuestra calidad de vida y nunca es tarde para generar un cambio positivo”, afirmó.


Al respecto, Carla Nicolini agregó que “una alimentación saludable es parte del tratamiento de enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, dislipidemias, pero lo más importante es que ayuda a prevenirlas. Disminuye el riesgo de caídas, aumenta la vitalidad, contribuye a evitar el deterioro cognitivo, muscular, óseo e intestinal, entre muchos otros beneficios que podrán aprender si se animan e inscriben en estas instancias”.


Bastián Vilches fue uno de los estudiantes que llevó a cabo consultas nutricionales durante el semestre pasado, lo cual le permitió reforzar y adquirir nuevos conocimientos relacionados con la nutrición en la vejez. “Llevar una alimentación saludable y adecuada que atienda a las necesidades de cada persona ayuda a prevenir la mal nutrición, ya sea sobrepeso, obesidad y -en el otro extremo- la desnutrición. También nos ayuda a mantenernos fuertes, a proteger el sistema inmune e incluso a reducir el estrés”, señaló.


En tanto, Froilina Carvajal, una de las personas mayores participantes, manifestó que “fue muy bueno sumarme a esta iniciativa, aprendí cómo alimentarme de manera sana, cómo equilibrar las proteínas, conocí más acerca de los beneficios de comer pescado, que es lo que me corresponde reforzar. Me ha servido mucho para mejorar mi calidad de vida, estoy muy agradecida y contenta; creo que es un gran aporte de la Universidad de Valparaíso”.


Las personas interesadas en agendar una consulta nutricional deben enviar un mensaje al correo geropolis@uv.cl, indicando su nombre, edad, teléfono y motivo de la consulta.


 
0

En la categoría por carrera, Nutrición y Dietética de la UV, mantuvo el destacado cuarto lugar por segundo año consecutivo, a nivel nacional.
 
Un nuevo resultado positivo logró la Universidad de Valparaíso en un ranking de educación superior al ubicarse entre las diez primeras casas de estudio en la edición 2020 del tradicional Ranking de las Mejores Universidades de Chile que elabora la revista América Economía.

Este reconocimiento se suma a otros alcanzados por la institución en distintos rankings y mediciones especializadas elaborados en Chile y en el extranjero en los que permanentemente la UV se posiciona entre las mejores universidades del país. De hecho, hace sólo semanas el ranking La Tercera/Qué Pasa ubicó a la Universidad de Valparaíso entre las diez con mejor percepción dentro del mercado laboral.

En el caso de la clasificación de América Economía, la UV logró por cuarto año consecutivo mejorar su posición, hasta ubicarse en el décimo lugar entre las 33 universidades que cumplieron los requisitos para ser rankeadas en la presente entrega.

El resultado de la Universidad de Valparaíso es especialmente relevante por dos motivos: primero, porque el ranking de América Negocios es uno de los más antiguos; y, más importante aún, porque es uno de los más exhaustivos que existe, ponderando no sólo aspectos cuantitativos, sino que valorando también elementos cualitativos que otros informes omiten.

En efecto, América Economía otorga una gran relevancia a aspectos como calidad de la docencia, nivel de los estudiantes, investigación o infraestructura -indicadores que todos los rankings consideran de manera preponderante-, pero también releva los esfuerzos de cada institución en inclusión y diversidad, la vida universitaria y la vinculación con el medio. Más recientemente, también otorgó puntuación extra a las casas de estudios que tienen incubadoras de negocios y programas de apoyo sicológico internos.

Carreras destacadas
Junto a su ranking general, América Economía realiza ranking por carreras. Allí, seis programas de la UV se ubicaron entre los diez mejores del país.

La ubicación más destacada volvió a ocuparla Nutrición y Dietética, que logró conservar el cuarto lugar a nivel nacional que había conseguido el año pasado.

        El director de Escuela Nutrición y Dietética, profesor Rafael Jiménez señaló que “esta ubicación de la Escuela de Nutrición y Dietética dentro de las cuatro mejores carreras de su especialidad a nivel nacional, en un universo de ochenta y siete programas impartidos en cuarenta instituciones de educación superior que se ofrecen en el país, constituye un gran aliciente y un impulso de confianza y motivación para enfrentar el 2021, particularmente en momentos que estamos sometidos a un nuevo proceso de autoevaluación que deberá culminar con una renovación de nuestra certificación de calidad”.

        Jiménez también agregó que “para nosotros, ser la mejor carrera rankeada de la UV constituye una gran responsabilidad, toda vez que los desafíos para mantenerse en la cima e incluso mejorar son superiores, contamos, sin embargo, con el apoyo institucional que, para este año, permitirá incorporar cuatro nuevos académicos a nuestro equipo”.
Otras dos carreras de la Universidad de Valparaíso se ubicaron séptimas: Odontología y Sociología. En tanto, Derecho y Medicina se ubicaron como las octavas mejores del país. Finalmente, Psicología se ubicó décima.




 
0


Los trabajos ejecutados representaron una inversión de 375 millones de pesos.

prorrector rector decana.jpg

 

En una de sus primeras actividades como nuevo rector de la Universidad de Valparaíso, Osvaldo Corrales visitó las obras de remodelación de la Facultad de Farmacia. El recorrido lo realizó junto a la decana de la Facultad, Marcela Alviña, quien guió la visita, en la que también participaron el prorrector Christian Corvalán, y el secretario General, Carlos Lara, junto a otras autoridades universitarias.

Entre las obras ejecutadas destacan los proyectos de remodelación del Edificio A y la recuperación de la Casa Errázuriz, lo cual permitió ampliar los metros cuadrados de ocupación y optimizar el uso útil de los espacios. La inversión alcanzó los 375 millones de pesos.

Durante el trayecto se pudo observar los significativos avances en infraestructura y habilitación de los edificios en que funcionan las carreras de Química y Farmacia y Nutrición y Dietética.

La decana destacó la relevancia de las obras: “El edificio A se construyó el año 1981 y no se le habían hecho mejoras en su infraestructura, por lo tanto, esta fue una gran inversión y consistió –básicamente- en modificar todo el piso, el cielo y la pintura de muros de todo el edifico”.

También relevó la remodelación absoluta de los laboratorios: “Gracias a ello ahora contamos con tres laboratorios de una gran envergadura y de muy alto estándar. Además, se acondicionaron algunos laboratorios de investigación, junto a todas las oficinas de los profesores y espacios para los estudiantes, como las salas de clases, que quedaron totalmente renovadas”.

Marcela Alviña añadió, con relación a la restauración de la Casa Errázuriz, que colinda con los edificios de la Facultad: “Es un patrimonio de la ciudad de Valparaíso, por lo tanto, aquí hubo una recuperación tangible y simbólica. Es necesario recordar que esta casa fue desmantelada totalmente, por lo tanto el trabajo realizado fue muy importante. Ha quedado magnífica y nos ha permitido trasladar el decanato del Edificio A, a este otro nuevo espacio, por lo tanto, liberará una superficie importante de metros cuadrados, que van a ser ocupados por las direcciones de las escuelas de Química y Farmacia y Nutrición y Dietética”.

El rector Corrales se mostró muy satisfecho con las obras y sostuvo que “la Universidad está haciendo un esfuerzo sistemático no solo por ampliar la cantidad de metros cuadrados de los que disponemos para el ejercicio de nuestras actividades de docencia de pre y postgrado, investigación y vinculación con el medio; también hemos hecho un esfuerzo por mejorar los estándares de habilitación de los edificios que ya tenemos. Y en ese contexto se enmarca la recuperación de los edificios de la Facultad de Farmacia, la inversión que se ha hecho para que se trate de espacios de mucha mejor calidad y también lo que se ha hecho en esta casa, que es la casa Errázuriz”.

Osvaldo Corrales agregó que “estamos tratando de ocupar los espacios de un modo óptimo, y por eso hemos separado las dependencias administrativas, especialmente las del decanato, de otros espacios, que van a ser prioritariamente dedicados a la docencia, o bien, a la habilitación de laboratorios. Y en ese sentido aquí se hizo una inversión bastante importante, que de alguna manera pone a punto estos edificios, tanto para nuestras y nuestros estudiantes como también para nuestros académicos y académicas y funcionarios y funcionarias de la institución”.

Junto a lo anterior, el rector se sumó a los positivos comentarios en torno a la restauración de la casa Errázuriz y afirmó que “la Universidad también hace un aporte a la ciudad cuando recupera un inmueble como este, que tiene interés patrimonial, que forma parte del entorno de Playa Ancha en este caso, y eso es lo que estamos tratando de hacer con muchos de nuestros edificios”.

Las obras de remodelación también incluyeron la implementación de salas de estudio apropiadas a las metodologías de enseñanza-aprendizaje, propias de la innovación curricular que aplican ambas carreras.

La nota audiovisual se puede ver en el siguiente link: https://www.uv.cl/pdn/?id=11956.

0

Es una de las dos en el país cuyos titulados registran una tasa de ocupación del 100% al primer año de egreso.



De acuerdo al sitio www.mifuturo.cl de la Subsecretaría de Educación Superior, unidad perteneciente al Ministerio de Educación y que entrega datos oficiales, la carrera de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso registra cien por ciento de empleabilidad al primer año de titulación. Sólo dos programas de Química y Farmacia en el país alcanzan esta cifra y la de la UV es la única de una universidad estatal.

El mismo estudio revela que el ingreso promedio al cuarto año de egresado fluctúa entre un millón 600 mil y un millón 700 mil pesos.

El sólido posicionamiento que registra el programa académico fue destacado por la directora de la Escuela de Química y Farmacia de la UV, Yanneth Moya, quien explicó que estos resultados responden a la alta demanda que presenta el mercado por estos profesionales.

“En estos momentos existe una alta demanda de los profesionales químicos farmacéuticos en el país, en especial asociados a la Atención Primaria en Salud. Además, en nuestra región existe una brecha importante de químicos farmacéuticos, tanto en el sector hospitalario como en atención primaria. La carrera de Química y Farmacia de nuestra universidad mantiene una estrecha relación con estos sectores profesionales, de manera que nos preocupamos de entregar los conocimientos y desarrollar las habilidades necesarias para el óptimo desempeño en esas áreas”, sostuvo.

La académica también agregó que el campo laboral que ofrece esta carrera es amplio y variado: “En la actualidad las principales áreas son las farmacias comunitarias, tanto farmacias de cadena como farmacias independientes, en el área de atención primaria y en el área de farmacia hospitalaria, donde se desarrollan tanto funciones clínicas como de gestión”.

Finalmente, y respecto a las áreas de interés y habilidades que debe desarrollar un estudiante de Química y Farmacia, la directora señaló que “debe manifestar interés por el área de la salud y contar con conocimientos generales de química, biología y matemáticas. Además, debe poseer habilidades en comunicación oral y escrita, capacidad de trabajo en equipo con inquietud científica, mentalidad innovadora, vocación de servicio y responsabilidad social”.

0


El evento contempló cuatro conferencias que abordaron temáticas diversas y contingentes.

Con la conferencia “La toxicología y el crimen perfecto”, culminará este viernes el exitoso ciclo de seminarios organizado por el Programa de Magíster en Toxicología, que imparte la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso.

El ciclo, que se inició el 25 de septiembre con la charla “Aspectos toxicológicos de los desinfectantes. Una mirada en tiempos de pandemia”, y que contó con un total de cuatro conferencias, finaliza este viernes 18 de diciembre con la exposición sobre toxicología forense, a cargo de la doctora Alejandra Moreira, quien se desempeña en el Servicio Médico Legal de Valparaíso.

María Fernanda Cavieres, directora del Programa de Magíster en Toxicología UV, quien además es académica de la Escuela de Química y Farmacia de la UV, evaluó positivamente los encuentros. “Estamos muy contentos, porque tuvimos muy buena recepción de la comunidad general. En cada una de las sesiones hemos tenido un buen número de inscritos, lo que ha posibilitado que al término de cada presentación hayamos podido tener una muy buena ronda de preguntas y respuestas, lo que también posibilita una discusión disciplinaria interesante. Pensamos que esta recepción nos compromete a continuar con estos seminarios en los próximos semestres”, sostuvo.

La doctora Cavieres agregó que “las temáticas fueron muy diversas pero todas contingentes. La primera sesión tuvo que ver con la toxicidad de productos sanitizantes, muy de acuerdo con la necesidad de conversar sobre estos temas en pandemia. Luego continuamos con dos expositores, jóvenes investigadores que están insertándose en la academia nacional y que nos presentaron sus estudios sobre toxicidad de contaminantes del aire y de moléculas disruptoras endocrinas”.

Finalmente, la académica adelantó que la toxicología forense será el tema que abordará la última conferencia del ciclo 2020. Un campo poco explorado en nuestro país, a pesar de que la literatura científica señala que esta especialidad es tan antigua como la propia medicina legal. De hecho, en un principio surgieron como ciencias indistintas, siendo la toxicología parte de la experticia del médico legista. No obstante, la toxicología forense en la actualidad tiene un rol relevante en la investigación médico legal y tiene como función principal aislar e identificar drogas, venenos y otros compuestos químicos en fluidos y tejidos humanos, relacionados con hechos que son objeto de la investigación criminal.

“Este viernes 18 de diciembre, a las 12:00 horas, tenemos una presentación muy entretenida sobre toxicología forense. Este es un tema que resulta siempre atractivo y seguramente podremos conversar si en la realidad de los procesos forenses se trabaja como en la serie de televisión CSI”, afirmó.

 

0



Con la autorización del ISP se espera la llegada al país de 20 mil vacunas.


Una destacada participación tuvo la doctora en Microbiología e Inmunología de la Universidad de Valparaíso Caroline Weinstein como parte del equipo de 22 especialistas externos que revisó los antecedentes y asesoró al Instituto de Salud Pública (ISP) para dar curso a la autorización del uso de emergencia en Chile de la vacuna contra el Covid -19 desarrollada por el laboratorio Pfizer y su socio alemán BionTech.

En una reunión virtual con el ISP, la doctora Weinstein, quien además es académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, llevó a cabo una detallada exposición sobre el mecanismo de acción, la seguridad y la eficacia de la vacuna, además de entregar recomendaciones para su uso en Chile.

De acuerdo a lo señalado por la investigadora, la evidencia disponible sobre la inmunidad que ofrece la vacuna de Pfizer -también llamada BNT 162 b2- garantiza una protección por un lapso de tiempo definido.

“Los anticuerpos neutralizantes se han detectado hasta el día 52, por lo tanto, esto va a ser bien importante en la educación a los pacientes vacunados. Es lo que tenemos a la vista y de lo que estamos seguros en este momento, por lo tanto, ese es el tiempo en que tenemos certeza de que va haber protección y pasado este tiempo las personas van a tener que seguir teniendo las precauciones sanitarias”, explicó Caroline Weinstein.

La académica también aclaró que los estudios continuarán, por lo que no se descarta que la evidencia científica futura pueda revelar otros aspectos relevantes de la vacuna.

La doctora Weinstein concluyó en su presentación que “la comisión de expertos se pronunció favorablemente a la solicitud de autorización de uso excepcional por urgencia sanitaria solicitada para la vacuna BNT 162 b2 presentada por el laboratorio Pfizer”.

Con la autorización en marcha, 20 mil vacunas llegarán a Chile para iniciar el proceso de inmunidad de la población, que podría comenzar la próxima semana.

0

La investigación analizará la presencia del virus Sars-CoV-2 en aguas no tratadas de ciudades de Chile y Perú.


Estudios realizados a nivel global han reportado que el SARS-CoV-2 está presente en heces de pacientes, con y sin síntomas gastrointestinales, hasta por más de tres semanas desde el inicio de la infección y su presencia en aguas residuales urbanas no tratadas ha sido detectada en etapas tempranas de la epidemia.

La evaluación de la carga viral del coronavirus en aguas servidas ha surgido como una alternativa para el seguimiento epidemiológico a nivel comunitario de la pandemia, dada la experiencia de países como Australia, Países Bajos y China, por ejemplo.

El Centro de Micro Bioinnovación (CMBi) de la Universidad de Valparaíso ha sido uno de los primeros en llevar a cabo el seguimiento del COVID-19 a través de las aguas no tratadas en Chile. A mediados de este año lideró el estudio de SARS-CoV-2 en aguas residuales en cuatro ciudades de la Región de Valparaíso.

Esta experiencia permitió al equipo de científicos de la UV, liderado por la doctora Claudia Ibacache, directora del CMBi y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética, adjudicarse un proyecto binacional, junto a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú), que permitirá identificar y analizar la carga viral del Sars-CoV-2 en aguas residuales de ciudades de Chile y Perú, desarrollando un modelo estadístico de alerta temprana para predecir eventuales brotes infecciosos en la población.

“El proyecto realizará una evaluación espacio-temporal de la concentración de Sars-Cov-2 en muestras de aguas residuales urbanas y su relación con la población de infectados. La propuesta tiene por objetivo el desarrollo de una metodología estandarizada para la detección y cuantificación de SARS-CoV-2 en aguas residuales y el seguimiento epidemiológico de este patógeno en paralelo en dos países latinoamericanos con altos índices de incidencia y mortalidad, así como también el desarrollo de un modelo predictivo que permita generar la alerta temprana de posibles brotes epidémicos, tanto de COVID-19 como de otras futuras epidemias que puedan ser detectadas en aguas residuales”, adelantó la doctora Ibacache.

El proyecto fue financiado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC), su homólogo peruano.

El equipo de investigadores nacionales, que encabeza la doctora Ibacache, como investigadora responsable del proyecto, está conformado por Alejandro Dinamarca, doctor en Biología Molecular y académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Facultad de Farmacia UV, y el doctor Milan Stehlik del Instituto de Estadísticas de la Facultad de Ciencias UV.

Respecto al proyecto, la investigadora destacó que se trata del primer estudio de evaluación de SARS-CoV-2 en aguas residuales que se llevará a cabo de manera paralela en Chile y en el extranjero. En ese marco, el análisis abarcará la Región de Valparaíso y el Departamento de Junín, ubicado en la zona centro de la República del Perú.

Entre las ventajas del proyecto, Ibacache explicó: “Una de las principales limitantes del seguimiento epidemiológico de COVID-19 es el alto porcentaje de casos asintomáticos que no se detectan por las pruebas clínicas. En este sentido, la implementación del análisis de SARS-CoV-2 permitirá complementar la estrategia actual mediante el seguimiento comunitario de la pandemia”.

La investigadora agregó que “se espera que los resultados obtenidos a través del proyecto sean transferidos tanto a la comunidad científica, empresas sanitarias y la autoridad de salud, con el objetivo de establecer las bases para la realización del seguimiento epidemiológico de esta pandemia a través del análisis de aguas servidas, implementar un sistema de alerta temprana y ser incorporado como un método en las futuras normativas y políticas sanitarias para la alerta temprana de brotes producidos por agentes patógenos virales”.

Finalmente, la doctora Claudia Ibacache sostuvo que “con la adjudicación de este proyecto el CMBi se posiciona como líder en esta área, específicamente, en el desarrollo e implementación de nuevas estrategias para el seguimiento epidemiológico a nivel comunitario, que no solo permitirán contribuir en esta emergencia sanitaria, sino que también, en futuros brotes epidémicos de origen viral”.

0


La unidad académica conmemoró 47 años de tradición.


La Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso conmemoró un nuevo año de existencia, que se suma a su larga tradición académica, iniciada el año 1973.

Durante cuatro días se llevó a cabo la semana de aniversario, con una atractiva parrilla de actividades de manera virtual, convocando, en total, a 150 asistentes, entre estudiantes, académicos, exalumnos, profesionales del área y funcionarios.

La directora de la Escuela de Química y Farmacia, Yanneth Moya, señaló que “este año cumplimos 47 años y el conmemorarlo de manera online significó todo un reto. Afortunadamente, entre los académicos de la Escuela formamos un equipo con el cual pudimos cubrir nuestras expectativas y organizar una semana de actividades que abarcó temas en los cuales creíamos que la Escuela debía tener una posición, como lo son los avances en vacunas Covid-19 y la educación farmacéutica virtual”.

Respecto a las jornadas, que incluyó simposios sobre Covid-19 y educación farmacéutica virtual, junto al concurso para estudiantes “Elevator Pitch”, la directora afirmó que “discutimos temas contingentes con una mirada multidisciplinaria y para ello fue fundamental el apoyo prestado por académicos de otras unidades UV, por ejemplo, los profesores Rodrigo Cruz y Cindy Peña, de la Facultad de Medicina; y Sebastián Lepe, de Creatic, ya que a partir de sus brillantes presentaciones se facilitó la conversación de estos tópicos y nos han dejado con nuevas tareas que deberemos evaluar”.

Respecto al concurso “Elevator Pitch”, actividad que se realiza por segundo año consecutivo, la profesora Moya advirtió que “a pesar de que el contexto era difícil, los estudiantes se motivaron y nos presentaron novedosas propuestas. Tal vez lo más lindo de esta actividad es ver cómo, a partir de sus inquietudes, los académicos pueden canalizar sus dudas para que desarrollen propuestas creativas”.

La académica también relevó que en la ceremonia de clausura se realizó un reconocimiento a académicos de la Escuela, estudiantes, exalumnos y funcionarios que destacaron durante el año 2020.

“Reconocimos a las académicas Carolina Campos y Natalia Quiñonez, por la adjudicación de un Fondecyt de Inicio; a la profesora Tania Bahamondez, por la adjudicación del Proyecto Global Virtual Exchange de la Universidad de Texas; y a la profesora Patricia Acuña, por el proyecto Erasmus plus Cophela y su nombramiento como miembro del Consejo Consultivo GES. Junto a ellas, distinguimos a la profesora Mariane Lutz, quien tuvo una productiva vida académica ligada a nuestra Escuela y actualmente está adscrita a la Escuela de Medicina, así como a los profesores Juan Collao y Marcela Goddard, quienes ya no están contractualmente ligados a nuestra universidad, pero continúan siempre dispuestos a colaborar con nosotros”.

También fueron distinguidos los estudiantes Matías Latorre, Bastián Hernández y Sebastián Tobar, quienes se adjudicaron el Concurso del Fondo de Desarrollo Institucional de Emprendimiento Estudiantil del Ministerio de Educación. Además, recibieron el reconocimiento los alumnos que realizaron intercambios internacionales: Felipe Carrasco, quien viajó a la Universidad de Pavia (Italia) y Karela Carrasco, quien hizo lo propio en la Universidad Federal de Santa María (Brasil).

A ellos se sumaron Beatriz Berehnd, ganadora del concurso “Elevator Pitch”, y las estudiantes Vania Acuña, Alejandra Méndez y Almendra Castro. Por su parte, los estudiantes Rubén Acuña, Constanza Maldonado y Katherine Araya fueron reconocidos por su participaron en las Jornadas de Especialidades Farmacéuticas, en las cuales fueron premiados sus trabajos.

Adicionalmente, se reconoció la desinteresada colaboración de los exalumnos en la Expo UV 2020. Se trata de los químicos farmacéuticos Gina Lagomarsino, Patricia Khlan, Angélica Villagra, Marcela Morales, Marcelo Castillo, Víctor Gómez, Pamela Morales, Enrique Gaete, Ann Loren Smith, Alexis Aceituno, Cynthia Acevedo, Lucila Espíndola, Katherine Álvarez, Ana Nieto, Andrea Arias, José Martin, Mauricio Velásquez, Mauricio Reyna, Sergio Guerrero, Bárbara Díaz, Paola Leiva, Laura Carvacho, Camilo Fuentes, Patricia Muquillaza, Rodrigo Niño y Humberto Zaldívar.

Finalmente, también se despidió a la secretaria de Estudios Cristina Pedraza, tras finalizar una larga y destacada trayectoria en la Escuela.



0

Box de producción y sala de masoterapia serán emplazados en la isla el primer semestre del 2021.
 
Una fructífera reunión remota realizó el equipo del proyecto Etnofarmacia, liderado por la profesora Cecilia Rubio, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, con el director del hospital Hanga Roa de Rapa Nui, Juan Pakomio, para definir la próxima instalación de dos contenedores a un costado del centro de salud de la isla.

La iniciativa, financiada con aportes del FIC-R, integra a académicos de las facultades de Farmacia, Medicina y Arquitectura de la UV. Una de sus acciones a desarrollar es el emplazamiento de dos contenedores, uno destinado a masoterapia y el segundo como sala de producción de extractos de plantas de acuerdo a fórmulas de medicina ancestral isleña.

Junto a Pakomio, titulado de Obstetricia y Puericultura en la UV, participó de la jornada como representante del hospital la asistente social Yolanda Nahoe, mientras que del equipo UV lo hicieron las académicas Marcela Escobar y Patricia Carreño, junto a los profesores Omar Acevedo y Alan Muñoz.

Durante la sesión se discutieron aspectos relevantes a los elementos externos que deben incorporarse en los contenedores, considerando las condiciones climáticas de la isla. Ambos de 20 pies, estarán totalmente habilitados, con dimensiones de 6 x 2,4 x 2,5 metros.

El box destinado a aplicar masajes terapéuticos por parte de las sanadoras de la agrupación Papa Ra’au, contará con camilla convencional y camilla de jade, lavamanos y mobiliario. Mientras, el segundo contenedor está diseñado como una zona de producción de preparados tradicionales de la medicina ancestral de Rapa Nui, tendrá una fuente de calor eléctrica, mesones de acero inoxidable, estante tipo rack, vestidor y lavadero de tipo industrial.

Esta sala de producción debe cumplir con las normas sanitarias, es decir, debe contar con zonas diferenciadas de ingreso a través de un vestidor. En el exterior, ambos contenedores tendrán accesibilidad para personas con movilidad reducida incluso en silla de ruedas y su diseño será armónico con el hospital Hanga Roa.

Al respecto, la directora del proyecto, profesora Cecilia Rubio, señaló que “el diseño de ambos contenedores y su funcionalidad fue consensuado en conjunto con la agrupación Papa Ra’au, integrada por mujeres sanadoras de la isla, poseedoras de conocimiento ancestral en el uso de las plantas endémicas e introducidas, y quienes actualmente aún realizan extractos, tanto en sus casas como en el box intercultural del hospital”.

La directora comentó que “entre los objetivos del proyecto se cuentan modernizar la práctica sostenible de la etnofarmacia Rapa Nui a partir del mejoramiento de la infraestructura disponible, junto con validar la calidad y bioactividad de sus productos. Las actuales condiciones sanitarias provocadas por la pandemia del Covid 19 nos han impuesto la necesidad de reprogramar las actividades, ya que en la actualidad la isla permanece cerrada a los visitantes, por lo que estamos organizando la instalación de los contenedores en conjunto con la dirección del hospital Hanga Roa”.

La fotografía que complementa esta información corresponde a uno de los viajes realizados en 2019 a Rapa Nui, cuando el equipo Etnofarmacia exploró en terreno junto a la dirección del hospital el lugar donde serán emplazados los contenedores.


0

La académica de la Escuela de Química y Farmacia expuso en el Diplomado Derecho, Salud e Innovación Farmacéutica del plantel mexicano.
 
La doctora Caroline Weinstein, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valparaíso, ofreció la conferencia “Medicamentos biotecnológicos. Concepto de biosimilaridad”, a los estudiantes del diplomado Derecho, Salud e Innovación Farmacéutica de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.

La exposición se llevó a cabo ante una audiencia compuesta principalmente por abogados y otros profesionales que se desempeñan en el ámbito regulatorio.

“El objetivo de la clase fue transmitirles por qué los medicamentos biotecnológicos son tan diferentes de los medicamentos de síntesis, y deducir de estas diferencias que no corresponde, para este grupo de fármacos, aplicar el concepto de bioequivalencia, siendo la biosimilaridad el concepto que los expertos han acuñado para referirse a los productos que imitan a un producto biotecnológico, cuya patente ha caducado. Al tratarse de medicamentos de naturaleza proteica, es necesario estar atento a las reacciones inmunológicas, y que en consecuencia la farmacovigilancia cobra vital importancia en estos medicamentos”, sostuvo la investigadora.

La Universidad de Valparaíso mantiene un convenio vigente de colaboración con la UNAM. “A través de la docencia, en este diplomado se hace un aporte a mantener activo dicho convenio. Es probable que la colaboración se mantenga, a través de futuras versiones de este diplomado y de algún tipo de publicación, que compare el marco normativo de los países participantes de Latinoamérica y Brasil”, afirmó.

La doctora Weinstein valoró su participación de la siguiente manera: “Una gran experiencia poder divulgar los mismos conceptos que hace más de cinco años venimos entregando, a través del curso taller (de profundización profesional) ‘Medicamentos biotecnológicos: una visión global’, que este año debió ser suspendido debido a la pandemia. Pude visualizar que las preocupaciones que tenemos en Chile son comunes a países de Latinoamérica y Brasil. También sirvió de preludio a un módulo de enseñanza virtual denominado ‘Terapias biológicas y avanzadas’, que estamos preparando con las colegas Patricia Carreño, Carolina Campos, Silvia Bonilla y Patricia Acuña de la Facultad de Farmacia, en el marco del proyecto Cophela, dirigido por esta última”.




0

​Nutricionista de la Universidad de Valparaíso advierte sobre los efectos negativos para la salud, en especial en niños, si sobrepasa la ingesta diaria admitida.


Por su bajo o nulo aporte calórico, los edulcorantes se han convertido para muchas personas en los sustitutos ideales del azúcar y en la alternativa para quienes deseen bajar de peso sin disminuir el sabor. Sin embargo, nuevos estudios han puesto en cuestionamiento la inocuidad de estos productos en la dieta.

La nutricionista Claudia Vega, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso, explicó el comportamiento de los edulcorantes en el organismo.

“Se ha descubierto que los edulcorantes podrían tener efectos sobre receptores de sabor dulce a nivel intestinal y desencadenar respuestas metabólicas, alterando la glicemia o insulinemia postprandial (es decir, cuánta insulina tiene en la sangre después de comer) y el apetito”, advirtió la académica.

En la misma línea, un artículo publicado en la prestigiosa revista Nature demostró que la ingesta crónica de edulcorantes no nutritivos tiene un efecto sobre la microbiota intestinal, aumentando factores pro-inflamatorios en el eje intestino-hígado, provocando intolerancia a la glucosa, comentó la nutricionista.

En relación al consumo abusivo de edulcorantes, para Claudia Vega el mayor riesgo de esta situación se daría principalmente en los niños, porque podrían alcanzar rápidamente la ingesta diaria admitida.

“Por ejemplo, un niño que pesa 18 kilos alcanzaría la ingesta diaria admitida de aspartamo y acesulfamo consumiendo ocho vasos de bebida light al día. A su vez, el mismo menor podría alcanzar el límite diario de la ingesta consumiendo dos unidades de yogurt light de 125 gramos. Es por eso que en niños menores no sería recomendable el uso de alimentos con edulcorantes. Además, el abuso de consumo de edulcorantes no nutritivos aumentaría el umbral de dulzor y con ello se podría estimular la necesidad de consumir alimentos dulces”, aseguró la nutricionista.

La académica UV también se refirió a los efectos metabólicos que no están considerados en la ingesta diaria admitida y podrían ser provocados incluso con un consumo menor al recomendado de cada edulcorante.

“Por eso es relevante continuar investigando esos efectos que podrían modular el apetito y la respuesta glicémica e insulinémica tras la ingesta de edulcorantes no nutritivos” señaló.

Tal como lo menciona Claudia Vega, un reciente meta-análisis concluyó que para el caso de la ingesta aguda de sucralosa, L-arabinosa, aspartamo, acesulfamo y sacarina no se observa un efecto metabólico relevante sobre glicemia e insulinemia en sujetos sanos y que podría tener un efecto positivo controlando la glicemia postprandial (nivel de glucosa en sangre tras las comidas) en pacientes con Diabetes Mellitus Tipo 2 (DM 2).

Otro ensayo clínico de hace un año encontró que efectivamente los adultos disminuyen la ingesta energética total incorporando edulcorantes no nutritivos en la dieta.

“También hay estudios, por ejemplo el de la profesora Verónica Sambra, egresada de la Universidad de Valparaíso, que detectó aumento de apetito tras la ingesta de edulcorantes no nutritivos. Al parecer, compensaríamos la falta de ingesta energética en un siguiente tiempo de comida y existen algunos ensayos clínicos que así lo han detectado. Sin embargo, un ensayo clínico en pacientes con obesidad, que incluyó 200 personas durante un año, demostró que la inclusión de edulcorante en la dieta promueve la baja de peso, disminuyendo la ingesta total de energía en el día”.
Tal como lo afirmó la académica, en relación al efecto en el colon, el riesgo estaría dado principalmente con aquellos edulcorantes que no se absorben a nivel intestinal (estevia, sacarina o sucralosa) y que podrían alterar los factores pro-inflamatorios, como lo reportó un artículo de Nature hace un tiempo.

Finalmente, la nutricionista aseguró que si se respeta la ingesta diaria admitida de cada edulcorante sería seguro su consumo y no habría toxicidad. Respecto a las respuestas metabólicas agudas, al parecer no serían significativas en sujetos sanos y resultaría beneficioso en DM2 (esto para sucralosa, L-arabinosa, aspartamo, acesulfamo y sacarina), según un reciente meta-análisis.

“Para el caso de los otros edulcorantes no nutritivos, como estevia y D-tagatosa, es necesario más investigación para determinar efectos agudos. Respecto a efectos crónicos dados, principalmente por el cambio o alteración de microbiota, los que podrían generar este problema serían sucralosa, estevia, sacarina y D-tagatosa, porque no son absorbidos a nivel intestinal y llegan al colon”, concluyó.



0